viernes, 12 julio 2024 |

Actualizado a las

13:21

h CEST

Contacto  |  Publicidad   | 
26.9 C
Madrid

Tipos de plásticos: composición, toxicidad y usos

Publicación:

Puntuación media: 4.7 | Votos: 26

Existen 7 diferentes tipos de plásticos, y algunos están hechos con componentes altamente tóxicos. Conocer cuáles son los más dañinos y cuáles los más ecológicos e inocuos es crucial para la salud y el medio ambiente…

El primer compuesto que se denominó como plástico fue fabricado en el año 1860, aunque no empezó a aplicarse en las industrias y con diferentes usos hasta la segunda década del siglo XX.

Sin embargo, a pesar de ser un compuesto tan nuevo, el plástico hoy en día forma parte de la vida cotidiana de millones de personas, se encuentra presente en todo tipo de industrias, y, desafortunadamente, en gran parte de las superficies naturales del planeta en forma de desecho.

El plástico se obtiene mediante un proceso de polimerización de sustancias derivadas del petróleo y de resinas, entre otros materiales, y es posible moldearlo utilizando el calor o la presión. Según su composición, fabricación, toxicidad y propiedades existen diversas variedades de plásticos.

Con el fin de poder identificar correctamente los diferentes tipos de plásticos, evitar los más tóxicos, saber cómo usarlos y realizar un buen reciclaje, es muy importante conocer las distintas categorías de clasificación dependiendo del material con el que se fabrica.

Te contamos todos los detalles sobre cada uno de los tipos, ordenados de mayor a menor según su nivel de toxicidad.

1. Policarbonato (PC)

Policarbonato
Bebé alimentado con un biberón de plástico.

Con este tipo de plástico, uno de los más versátiles y duraderos, se fabrican los CDs, DVDs, juguetes y biberones. A pesar de que en noviembre del año 2010 la Comisión Europea prohibió la venta de biberones de policarbonato (cuyo componente base es el bisfenol-A, BPA en inglés), aún pueden encontrarse en el mercado biberones con este componente.

La toxicidad del componente se libera en el momento de hervir los biberones para esterilizarlos, pues es entonces cuando desprenden la sustancia tóxica. Por ello es muy importante elegir el biberón adecuado, leyendo con atención las etiquetas donde se informa de la composición. Por otra parte, también hay que informarse bien al comprar juguetes de plástico, evitando los que contengan policarbonato y PVC.

Aunque diversos estudios han demostrado los efectos nocivos del bisfenol-A, los fabricantes de BPA consideran que son argumentaciones anecdóticas y, de hecho, la sustancia química aún no se ha prohibido en ningún país del mundo.

Según las investigaciones, este componente tiene efectos similares al estrógeno e interfiere en el funcionamiento correcto del sistema hormonal, además de provocar cambios celulares, afectar al cerebro, provocar la pubertad precoz y problemas de conducta, siendo especialmente vulnerables los fetos, bebés y los niños

2. Policloruro de vinilo (PVC)

Policloruro de vinilo PVC
Enfermera con guantes médicos sosteniendo una bolsa de transfusión de sangre.

El policloruro de vinilo se obtiene al combinar etileno y cloro. Fue uno de los primeros plásticos en descubrirse y en la actualidad es uno de los más utilizados. Se caracteriza por su versatilidad, resistencia y flexibilidad, por eso se emplea ampliamente en la industria de la construcción.

Además, el PVC es ligero, resistente al fuego y posee unas propiedades aislantes excelentes. Empleando determinados aditivos durante su fabricación es posible alterar la resistencia, transparencia, rigidez y el color para adaptarlo a las necesidades.

Puede ser rígido (para envases de detergentes, tuberías, cañerías, marcos de ventanas o revestimientos de las paredes y suelos), o flexible (muñecas, juguetes, zapatos, mangueras, piscinas hinchables y cables).

A pesar de todas sus ventajas, el PVC puede liberar BPA (como en el caso del policarbonato) y, por lo tanto, no es aconsejable su uso en productos para la alimentación. Sin embargo, se utiliza en algunos envases, en bandejas de presentación de alimentos y en productos médicos, como las bolsas de sangre y los guantes quirúrgicos.

La industria del PVC no reconoce que este plástico presente efectos tóxicos sobre el medio ambiente y la salud, pero el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (IARC) ha relacionado el cloruro de vinilo con el cáncer hepático, la leucemia, tumores en el sistema nervioso central y con el cáncer de pulmón

3. Poliestireno (PS)

alimentos envasados en plástico
Nevera de supermercado con yogures y otros alimentos envasados en plástico (Pixabay)

Es un plástico muy ligero y resistente que se obtiene con la polimeración del estireno. Puede ser rígido o espumado y es transparente, aunque se puede teñir usando colorantes. Hoy en día es el cuarto tipo de plástico más consumido, detrás del polietileno, el polipropileno y el PVC.

Su gran desventaja es la baja resistencia a las altas temperaturas, pero tiene las propiedades de amortiguar y flotar. El poliestireno se utiliza en la fabricación de electrodomésticos y productos electrónicos, en la construcción, para realizar embalajes y en la industria alimentaria (platos, cubiertos y vasos de plástico desechables, envases de helado, de margarina y yogurt, además de los característicos envases de comida para llevar).

No obstante, lo más conveniente es no utilizarlo con los alimentos porque al desgastarse puede emitir sustancias muy contaminantes. Evitar su uso es lo mejor para ayudar al medio ambiente.

4. Polietileno tereftalato (PET)

Polietileno tereftalato (PET)
Botellas de plástico. (Pixabay)

Este tipo de plástico se obtiene con la reacción de policondensación entre el etilenglicol y el ácido tereftálico. No contiene bisfenol-A (BPA), por lo que se puede utilizar con total seguridad en los envases alimentarios.

Sus principales características son: es liviano, impermeable y transparente (aunque admite ciertos colorantes), actúa como barrera para los gases, gran indeformabilidad pese al calor, tiene buena resistencia al desgaste (incluso estando en la intemperie) y es totalmente reciclable.

El PET se utiliza mucho en la industria alimentaria, en especial para fabricar botellas de agua, envases para el aceite y para los refrescos. Sin embargo, es recomendable no reutilizar esta clase de botellas, puesto que están pensadas para usarlas una sola vez, y existe la posibilidad de que con el uso continuado se desprendan partículas de plástico y se acumulen bacterias en su interior

5. Polipropileno (PP)

Polipropileno
Pistola de juguete hecha de polipropileno (Pexels)

El polipropileno es el segundo material plástico más consumido, solo superado por el polietileno. Se trata de una fibra sintética que se obtiene con la polimerización del propileno, un hidrocarburo parecido al etileno. Es resistente al calor y a toda clase de sustancias y sirve de barrera contra los productos químicos, la humedad y la grasa.

Este tipo de plástico no tiene componentes tóxicos y es seguro para uso alimentario, además de que es inodoro. Se utiliza en la fabricación de tapones para las botellas, vasos de plástico y otros utensilios no desechables, recipientes, botellas, juguetes y hasta parachoques para los automóviles.

También se usa para elaborar contenedores de alimentos, especialmente para los que requieren ser resistentes a las bajas o altas temperaturas, con el fin de utilizarlos en el microondas o para congelar la comida. El polipropileno se puede reciclar y reutilizar con seguridad.

6. Polietileno de alta densidad (HDPE)

Polietileno de alta densidad (HDPE)
Pareja con cascos de moto (Unsplash)

El HDPE (High Density Polyethylene) es un polímero termoplástico que se forma con unidades repetitivas de etileno de alta densidad. Es muy ligero, más rígido que el polietileno de baja densidad, incoloro, translúcido (casi opaco) y resiste muy bien los impactos y la acción de los ácidos, aunque la resistencia térmica no es muy buena.

Carece de componentes tóxicos y es seguro para almacenar alimentos. No obstante, es recomendable no introducir los envases de este tipo de plástico en el microondas porque solo resiste hasta los 60 °C. Cuando se supera esta temperatura, el material puede desprender partículas de plástico.

El polietileno de alta densidad se utiliza para elaborar envases plásticos desechables (briks, garrafas, envases para cosméticos, jabones y detergentes), recipientes para uso alimentario, juguetes, artículos para el hogar, tuberías, rodilleras, cascos, prótesis femorales de cadera y para la impermeabilización de terrenos y piscinas.

7. Polietileno de baja densidad (LDPE)

Polietileno de baja densidad (LDPE)
Hombre con bolsas de plástico llenas de alimentos.

El LDPE (Long Density Polyethylene) es un polímero termoplástico que también se forma con unidades repetitivas de etileno, pero de baja densidad. Como todos los termoplásticos, es posible reciclarlo, aunque el proceso es un poco más difícil y caro, por eso las industrias prefieren emplear otros tipos de plásticos.

Tiene una buena resistencia química y térmica, siendo capaz de soportar hasta 95°C durante un período corto de tiempo, y es bastante duro y flexible. Con él se elaboran bolsas de la compra y bolsas para la basura, film transparente, utensilios desechables, botellas, envases de champú y de cosméticos, revestimiento para los briks de leche, juguetes, bases para los pañales, tubos y tuberías.

El polietileno de baja densidad no tiene ningún componente tóxico, por lo que se le puede dar un uso alimentario con total seguridad.

Inconvenientes del plástico

Inconvenientes del plástico
Tortuga marina jugando con una bolsa de plástico en el mar.

Al ser un material barato y sencillo de manejar, con el que es posible fabricar todo tipo de productos, el plástico es ampliamente usado en todo el planeta. Solo en los Estados Unidos, cada año se producen aproximadamente 2 millones de toneladas de desperdicios plásticos, de las que solo llegan a reciclarse alrededor del 20%.

El consumo desmedido de este material ha propiciado que los desechos plásticos se amontonen en los mares, océanos y playas, convirtiendo muchos rincones del planeta en auténticos vertederos y contaminando las aguas, la tierra y la atmósfera, además de deteriorar el hábitat de muchas especies.

Por otra parte, durante su producción se llevan a cabo procesos químicos que contribuyen a incrementar el efecto invernadero, y también aumenta la contaminación si se queman los residuos.

Playa contaminada con envases y otros objetos de plástico
Playa contaminada con objetos de plástico (Pixabay)

La particularidad del plástico de ser muy resistente a la degradación complica aún más el asunto. Por ejemplo, las bolsas de plástico tardan unos 150 años en descomponerse, y una botella de plástico enterrada puede tardar hasta 1000 años.

Además, los bioplásticos, que irrumpieron en el sector anunciándose como la solución a la contaminación, parece ser que tienen más inconvenientes que ventajas.

Por todo ello es necesario optar por otras alternativas, como limitar la fabricación de todos los tipos de plásticos contaminantes, utilizar envases biodegradables, limpiar los océanos y los entornos naturales, y reciclar el 100% de los materiales que ya no pueden ser usados de nuevo, tal y como ha logrado hacer Suiza con políticas medioambientales de consenso.

Referencias:

Cita este artículo

Pincha en el botón "Copiar cita" o selecciona y copia el siguiente texto:

Cinco Noticias, Redacción. (2020, 04 agosto). Tipos de plásticos: composición, toxicidad y usos. Cinco Noticias https://www.cinconoticias.com/tipos-de-plasticos-composicion-toxicidad-y-usos/

¿Te ha gustado este contenido?

Valóralo y ayúdanos a mejorar

Puntuación media: 4.7 | Votos: 26

Cinco Noticias / Lifestyle / Tipos de plásticos: composición, toxicidad y usos

No te pierdas...

Lo último

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre