Neorrealismo italiano: características, directores, actores y las mejores 25 películas del cine neorrealista italiano

5
(1)

El neorrealismo italiano se encargó de marcar un antes y un después en la historia del cine y se perfiló como la antítesis de los filmes hollywoodenses que mostraban paraísos soñados y finales felices. El realismo italiano fue el sinónimo de la revolución cinematográfica.

El cine, a nivel mundial, tiene etapas interesantes y han surgido movimientos que sirvieron como influencia para las nuevas olas que se aproximaron década tras década, y una de ellas es el neorrealismo italiano. A continuación, en esta entrada te contamos de qué va el realismo italiano, su historia y cuáles fueron las 25 películas que quedaron para la posteridad en este género cinematográfico. 

La Nouvelle Vague:
Origen, características, directores y 15 películas que cambiaron el cine

Leer artículo

¿Qué es el neorrealismo italiano?

Cuando se habla del neorrealismo italiano (1942-1955) se refiere al estilo particular de hacer películas que se popularizó en Italia en los años cuarenta  tras los hechos de la Segunda Guerra Mundial. Históricamente el neorrealismo se convirtió en un movimiento de alta importancia en el cine y sirvió como influencia para producciones posteriores (como las de la Nueva Ola francesa de 1950), ya que se alejó de todo lo que se acostumbraba a ver en Hollywood. 

Contexto histórico

En 1930 solo se veían “películas de teléfono blanco”, que eran metrajes ambientados en hoteles y clubes nocturnos de lujo; y eran, más que nada, películas estadounidenses que vendían una vida soñada. Pero eso no reflejaba la realidad de los italianos en aquellos tiempos donde crecieron bajo el régimen Benito Mussolini y los tiempos seguidos a la WW2.

No obstante, la realidad de las familias italianas empezó a proyectarse cuando los directores de cine enfocaron su vista en la verdad política, social y económica del país. 

Ya en 1943, sin Mussolini en el poder, inició el movimiento del neorrealismo italiano (neorealismo) que funcionaba el realismo cinematográfico con temas socioeconómicos (la Resistencia, desempleo, pobreza) y políticos a modo de crítica y visibilización. 

Para aquel entonces, el cine y el neorrealismo literario reemplazaron a sus vertientes originales —que eran más pomposas y entusiastas— y dejaron ver las realidades de las demás personas a modo de homenaje a la verdad y la libertad. 

Directores del neorrealismo italiano

A continuación, enlistamos a los cineastas del realismo italiano que se encargaron de dejar huella en toda la historia del cine gracias a sus visiones sobre la vida y a la forma en cómo la plasmaron en sus películas.

Vittorio De Sica

Vittorio De Sica (1901-1974) empezó en el mundo de la actuación cuando tenía 16 años y apareció en comedias románticas en las que destacó por su gran atractivo físico.  Y su amor por el cine creció tanto, hasta que empezó a dirigir largometrajes en 1940 acompañado de su socio Cesare Zavattini. Algunos de sus filmes destacados son: “Sciuscià”, “Ladri di biciclette”(que le valió un premio Oscar) y “Umberto D.”.

Retrato de Vittorio De Sica en Schiphol, Amsterdam, 1962 (Harry Pot, CC BY-SA 3.0 NL, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

Roberto Rossellini

Roberto Rossellini (1906-1977) fue uno de los directores de cine italianos que desde pequeño se vio interesado por el arte y comenzó a hacer películas de aficionados en la adolescencia; le gustaban las técnicas de la edición de fotografías y vídeos, así como también el doblaje y las tramas. No fue sino hasta 1943 que el cineasta italiano empezó a poner en marcha sus proyectos y regaló al mundo joyas como “Roma, città aperta”, “Paisà” y “Germania anno zero”.

Roberto Rossellini en 1951 junto al gato Saha del episodio ‘Envidia’ que dirigió en “Los siete pecados capitales” (1952) —(Unknown author, Public domain, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

Luchino Visconti

Luchino Visconti (1906-1976) tuvo contacto con el arte en general en sus primeros años de vida, y ya en la adultez se metió en el mundo cinematográfico cuando comenzó como ayudante del director Jean Renoir, al tiempo que preparaba los guiones de sus primeras películas “Ossessione” y “La Terra Trema”, dos de los metrajes más destacados del neorrealismo italiano.

Retrato de Luchino Viscontti fumando un cigarrillo en 1972 (Marisa Rastellini (Mondadori Publisher), Public domain, vía Wikimedia Commons / Recorte,
mejora de tono y resolución de la original).

Federico Fellini

Federico Fellini (1920-1993) fue otro de los encargados de proyectar el cine neorrealista italiano de la posguerra, y un visionario que añadió otra forma de ver la realidad de su época. Fue un apasionado del arte y el circo que entró al mundo del cine gracias a su amigo Aldo Fabrizi, y trabajó junto a Rossellini  y Alberto Lattuda en sus grandes obras. 

Foto de Federico Fellini en 1965, en el set de «Giulietta degli Spiriti», extraída de la revista «Gente» (Autor desconocido, Public domain, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

Alberto Lattuada

Alberto Lattuada (1913-2005) fue un arquitecto, escritor y director italiano que entró en la industria cinematográfica italiana en 1933 como decorador de escenarios, y ya en 1943 estaba a cargo de la dirección de su primera película. Entre sus mejores obras están “ Il delitto di Giovanni Episcopo”, “Il cappotto” y “Fräulein Doktor”.

Alberto Lattuada en el Festival de Cine de Venecia de 1991 (Gorup de Besanez, CC BY-SA 4.0, via Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

Giuseppe de Santis

Giuseppe de Santis (1917-1997) está entre los cineastas neorrealistas italianos más top de los años 40 por películas como “Riso Amaro” y otros metrajes que reflejaron la realidad del país. Antes de estudiar en el Centro Sperimental di Cinematografia de Roma, estudió literatura y filosofía, al tiempo que  trabajaba como periodista para la revista Cinema; y todo ese estudio lo ayudó a plasmar su visión en las obras que proyectó.

Giuseppe De Santis fotografiado durante una pausa en el rodaje de la película «Giorni d’amore» (1954) (Federico Patellani, Public domain, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

Actores del neorrealismo italiano

El tema de los actores del neorrealismo italiano sigue siendo sorpresa para muchos, ya que las primeras películas neorrealistas italianas se caracterizaron por no contar con un elenco profesional (pocas veces) para interpretar los diferentes roles, ni siquiera los principales. No obstante, varios nombres que resonaron en el cine del neorrealismo italiano fueron:

  • Ingrid Bergman
  • George Sanders
  • Giulietta Masina
  • Carlo Battisti
  • Lamberto Maggiorani

Directores de cine italianos como Rossellini, De Sica y Visconti, usaron este método con niños y adultos para muchas de sus películas porque querían hacer de su obra algo natural y con una narrativa más fluida. 

Características del neorrealismo italiano

El realismo italiano tiene varias características que lo hacen único. Por ejemplo, se centra en personajes e historias realistas, es decir que acerca mucho más al espectador a las vivencias del día a día. Otros rasgos del neorrealismo italiano, además del enfoque estético y práctico del cine, son los siguientes:

Presupuesto y locación

Las películas del cine neorrealista italiano a menudo se hacían en locaciones comunes de la ciudad, y de esta forma se buscó ofrecer una historia más realista con la que los espectadores pudieran conectar. 

Por otro lado, los presupuestos destinados para las películas en italiano eran muy reducidos. Básicamente fue una manera de enlazar todo con la situación que estaba viviendo Italia en medio de la posguerra.

Sin finales felices

Las películas de Italia en los 40 querían alejarse tanto de los preceptos de Hollywood que, en su mayoría, eliminaban de los guiones los finales felices. Esto se debe al contexto histórico en el que se desarrollaban las historias.

Estilo documental

El neorrealismo italiano en el cine se basó mucho en el estilo documental neorrealista italiano tomó sus claves estilísticas del cine documental y algunos directores preferían centrarse en la improvisación de los diálogos de sus personajes.

No obstante, otros cineastas del realismo italiano se decantaban por hacer una crónica de los acontecimientos diarios no tan dramáticos de los ciudadanos y, en el proceso, se apoyaban de un guion más elaborado para la obra. 

Otra de las razones por las que preferían el estilo documental es que se hacía más fácil filmar y no era necesario cargar con todas las luces y demás elementos de grabación. Los directores podían moverse de un sitio a otro e ir documentando todo en sus cámaras livianas. 

Narración fluida

Otra de las características del neorrealismo son los diálogos fluidos que se dan en la narrativa, la cual se centra en la vida cotidiana. Los cineastas del realismo italiano buscaron incorporar conversaciones improvisadas ​​para emular la simpleza de los intercambios sociales de la época.

Visión de la sociedad

El neorrealismo italiano en literatura y en el cine tuvieron un enfoque hacia las vivencias de los ciudadanos en el área social y política, y mostraron el repudio del fascismo y la censura que se instaló el reinado de Mussolini. 

Asimismo, mostrando las características sociales de Italia, las películas neorrealistas fueron la contraparte de las comedias, melodramas y largometrajes de teléfono blanco, y a menudo dejaron en evidencia las diferencias de clases sociales, la pobreza y la realidad enmarcada en la posguerra.

Humanismo y realidad 

Con el fin de la censura se empezaron a mostrar temas que antes estaban prohibidos (como los temas sociales y dilemas morales), y se vio expuesta la humanidad como concepto, sin diferencias entre buenos o malos. 

La narrativa, tanto en libros del neorrealismo italiano, como en el cine hizo que las personas se engancharan con los protagonistas y sus historias realistas de redención.

Películas del neorrealismo italiano

Ahora bien, ya que hemos desglosado las características de este estilo de cine, es momento de hablar de las 25 películas del neorrealismo italiano que son esenciales para la compresión del género. 

Ossessione (1942)

Ossessione es el primer largometraje de Luchino Visconti, y está basado en “El Cartero Siempre Llama dos Veces”, la novela de 1934 de James M. Cain. Este filme es considerado a menudo como el que abrió camino a las demás películas del neorrealismo italiano.

Ossessione narra la historia de amor que nace entre un trabajador y la esposa del propietario de una trattoria. Este romance trágicamente termina en el asesinato del dueño del lugar, ubicado en las llanuras del Po. 

Gente del Po (1943)

La película de Michelangelo Antonioni, que es dirigida y escrita por él mismo, retrata cómo es la vida de las personas que residen alrededor del río Po, en la Italia de 1940. 

Los Niños Nos Miran (1944)

Junto a Zavattini, De Sica estrenó esta película que muestra las graves consecuencias de la locura adulta en un pequeño niño que se enfrenta a la desintegración de una familia que no repara en destruir su inocencia. 

Roma, Citta Aperta (1945)

Esta fue una de las primeras películas de Roberto Rossellini (la primera de la Trilogía de la Guerra) que se enfocó en contar la historia sobre la dificultad de vivir en una sociedad sin ser censurada y, en contraste, mostró la lucha de las personas en medio del fascismo y la guerra.

Póster original de «Roma, città aperta», 1945 (Excelsa Film) — (Breve Storia del Cinema, CC BY 2.0, Flickr / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

Paisà (1946)

La segunda entrega de la Trilogía de la Guerra de Rossellini trata sobre la vida en una finca rural aislada que había sido tomada por fascistas locales. Pero, a su vez, también es un reflejo de cómo la barrera del idioma puede tener graves consecuencias.

Sciuscià (1946)

Vittorio De Sica dirige esta película que se centra en un par de limpiabotas de Roma que han ahorrado dinero para comprarse un caballo, pero sus travesuras cambiaron el curso de la historia y terminaron en prisión, donde verán caer o fortalecer su amistad.

Il Sole Sorge Ancora (1946)

También conocida como “Outcry”, la película de Aldo Vergano es un drama bélico que se presenta como un homenaje a los combatientes italianos que regresaron de la WW2 y se encontraron con un país dividido entre ricos y pobres. 

Germania, Anno Zero (1948)

Esta es la última parte de la Trilogía de Guerra de Roberto Rossellini, que se enfoca en el período posterior a la Segunda Guerra Mundial. En esta historia el protagonista es Edmund, un niño de 12 años, que busca incansablemente la forma de mantener viva a su familia entera.

L’amore (1948)

Roberto Rossellini presentó “L’amore”, una película que se basó libremente en la novela “Malavoglia” de Giovanni Verga, y que tiene como núcleo la vida de los habitantes de la clase trabajadora de un pequeño pueblo de pescadores en la costa de Sicilia. 

La Macchina Ammazzacattivi (1948)

Esta historia de Rossellini se centra en un fotógrafo del pueblo recibe una cámara mágica de manos de un extraño que se hace llamar Sant Andrea. Lo extraño de este nuevo artefacto es que, cuando se usa, puede eliminar a las personas malas. No obstante, surge la interrogante sobre el origen de este hombre misterioso. 

Ladri di Biciclette (1948)

Este filme de Vittorio de Sica fue aclamado mundialmente y se ganó el premio Oscar a la mejor película de habla extranjera. La película ubica al espectador en la Roma de posguerra asolada por la pobreza, donde un hombre tiene la dicha de tener un nuevo trabajo, pero le roban su bicicleta, la que necesita para ir a su sitio de trabajo.

Para tratar de recuperarla, su mujer empeña toda la ropa familiar para rescatar la bicicleta (ya empeñada) y, en todo el proceso,  Antonio y su hijo van a la calle en busca de su medio de transporte, en un intento desesperado de hallarla.

Póster oficial de «Ladri di Biciclette», 1948 (Produzione P.D.S.) — (Breve Storia del Cinema, CC BY 2.0, Flickr / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

La Terra Trema (1948)

Esta película tiene lugar en un pequeño pueblo de pescadores en la costa este de Sicilia, Italia, donde queda expuesta la explotación de los pescadores de clase trabajadora que se ganan la vida con esta actividad. La obra de Visconti es una especie de adaptación de la novela de Giovanni Verga, “La Casa del Níspero”.

Póster original de «La Terra Trema», 1948 (Film Universalia S.P.A.) – (Internet Culturale / Biblioteca Provinciale La Magna Capitana – Foggia, Public Domain, Europeana / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

Riso Amaro (1949)

Bajo la dirección de Giuseppe De Santis, “Riso Amaro” se centra en una pareja de delincuentes que huyen de la ley y, al final de todo, terminan trabajando en un campo de arroz. No obstante, eso no significa que abandonaron sus fechorías, pues ahora traman invitar a sus compañeros a que participen en el próximo robo.

Póster original de «Riso Amaro», 1949 (Lux Film) — (Internet Culturale / Biblioteca Provinciale La Magna Capitana – Foggia, Public Domain, Europeana / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

Stromboli (1950)

Otro neorealismo de Rossellini que cuenta la travesía de una mujer que intenta escapar de un campo de prisioneros y se casa con un pescador de Stromboli. No obstante, la nueva vida en el pueblo no será nada fácil, pues viven en una constante amenaza de una erupción volcánica.

Francesco, giullare di Dio (1950)

Roberto Rossellini narra la historia de San Francisco (el santo), historia que está basada en la novela del siglo XIV,  “Fioretti Di San Francesco” y en “La Vita di Frate Ginepro”, Es una adaptación que estuvo a cargo de Frederico Fellini (coescritor) y Rossellini en la dirección.

¿Qué es el neorrealismo italiano?  Conoce todo sobre el realismo italiano, su origen, características, actores, directores y películas esenciales.
Póster oficial de «Francesco, giullare di Dio», 950 (Minerva Film) — (Internet Culturale / Biblioteca Provinciale La Magna Capitana – Foggia, Public Domain, Europeana / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

Cronaca di un Amore (1950)

El filme Michaelangelo Antonioni se centra en una hermosa mujer casada con un exitoso empresario que se enfrenta a un cambio agitado cuando se encuentra con un viejo amante, hombre con el cual comparte un oscuro pasado.

Bellissima (1951)

Luchino Visconti dirige la película que se centra en una madre que sueña con que su hija sea una actriz reconocida, así que remará contra viento y marea para ver a su pequeña en el casting de la película del director Alessandro Blasetti. Sin embargo, puede enfrentarse a los peligros de confiar en quien no debe. 

Miracle in Milan (1951)

En este filme De Sica trabajó con actores profesionales y no profesionales para narrar cómo un niño de Milán lucha para sobrevivir después de la muerte de su madre adoptiva. 

Póster oficial de «Miracle in Milan», 1951 (Produzional DE SICA, IENIC) — (Internet Culturale / Biblioteca Provinciale La Magna Capitana – Foggia, Public Domain, Europeana / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

Roma Ore 11 (1952)

La película de Giuseppe De Santis explora el impacto que generó una oferta de trabajo respondida por 200 mujeres y el accidente que ocurre en la compañía. El metraje está basado en un accidente real que ocurrió en 1951, donde más de 80 trabajadoras resultaron heridas o murieron al derrumbarse una escalera.

Póster oficial de «RomaOre 11», 1952 (Produzione Transcontinental) — (Internet Culturale / Biblioteca Provinciale La Magna Capitana – Foggia, Public Domain, Europeana / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

Europe ’51 (1952)

Rossellini está a cargo de la dirección de este largometraje que cuenta la vida de una adinerada pareja estadounidense que vive despreocupadamente en Roma, pero se enfrentan a la trágica muerte de su hijo. Para no sucumbir ante la culpa, deciden ayudar a personas en situación de calle; sin embargo, esto podría traerle problemas.

Umberto D. (1952)

Umberto D. es otro de los logros de De Sica que habla de la vida de un funcionario jubilado con bajos ingresos económicos que alquila una habitación en la Roma de la posguerra, para hacerla su hogar junto a su leal perro y  una criada adolescente. El hombre se ve tentado a quitarse la vida cuando llega la solicitud de desalojo.

I Vitelloni (1953)

Este fue el primer éxito internacional de Federico Fellini, una película autobiográfica ambientada en Rimini, la ciudad natal del director. La historia sigue la vida de cinco jóvenes que deambulan por las calles del pueblo costero al tiempo que van pensando (o no) en el futuro de sus vidas. 

Stazione Termini (1953) 

El drama de De Sica se centra en la vida de Mary Forbes, una estadounidense que viajó a Italia a pasar unas vacaciones y se enamoró de Giovanni. La mujer ahora debe decidir si subir al tren para reunirse con su esposo y su hija, o quedarse con el italiano que le robó el corazón y se ha convertido en el amor de su vida.

Viaggio in Italia (1954) 

Roberto Rossellini dirige esta película en la que se describe un matrimonio inglés que está al borde del fracaso y se dan cuenta durante un viaje por el campo cerca de Nápoles. El filme es un retrato de emociones encontradas.

La Strada (1954)

La crítica variada ha considerado a La Strada como “la mejor obra” de Federico Fellini, y es que también fue la ganadora del primer Premio de la Academia a la Mejor Película en Lengua Extranjera. El largometraje cuenta la historia de una chica que fue vendida por su madre a un luchador de feria; y ahora debe ser su asistente y trabajar en lo que él desee.

Póster oficial de la película “La Strada”, 1954 (Dino De Laurentiis, ‎Carlo Ponti) —(Pabloglezcruz, CC BY-SA 3.0, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

El realismo italiano, aunque comenzó como una reacción al fascismo y a las películas que solo mostraban la vida ostentosa, se convirtió en un género influyente que buscó mostrar la realidad de la sociedad (a modo de crítica y también para hacer visibles los problemas), y tiempo después daría pie a la segunda ola de neorrealismo italiano (1953-1978). Pero no solo se quedó ahí con su influencia, sino que también se extendió hasta Reino Unido, Francia, Brasil, Cuba, México, Bolivia y Argentina (neorrealismo español). Y no se trata de que todos quieren ser italianos; más bien adaptaron sus realidades al neorrealismo en el cine, en sus idiomas natales. 

Puntúa este contenido

Puntuación: 5 / 5. Votos: 1

Referencias:

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre