lunes, 27 junio 2022 |

Actualizado a las

2:34

h CEST

20.3 C
Madrid

Literatura británica: historia, características, escritores y 10 obras importantes de la literatura inglesa

Puntuación media: 5 | Votos: 1

La literatura inglesa no solo abarca a la literatura británica del Reino Unido, más bien es un término que engloba todas las obras producidas en inglés por habitantes de las islas británicas (Gran Bretaña e Irlanda) desde el siglo VII hasta la actualidad. 

A pesar de que las principales obras literarias escritas en inglés (literatura británica) fuera de las Islas Británicas se clasifican en términos como literatura americana, literatura australiana, literatura canadiense y literatura neozelandesa, en la actualidad la literatura inglesa puede albergar escritores de Gran Bretaña, Irlanda, Estados Unidos, Canadá y otras regiones donde se habla inglés. Para entender su origen y desarrollo, en esta entrada hacemos un repaso por su historia y los autores clásicos de la literatura inglesa.

Historia del Reino Unido:
Toda la historia de Gran Bretaña desde sus orígenes hasta la actualidad (antecedentes…)

Leer artículo

Repaso histórico de la literatura británica 

En estos tiempos no hay incógnitas sobre qué es literatura inglesa o qué importancia tiene la literatura británica a nivel universal; sin embargo, es necesario hacer un viaje al pasado para entender esa realidad, ya que personajes importantes de la literatura existen desde hace muchos siglos y diferentes épocas, las cuales desarrollaremos a continuación. 

El Renacimiento (1500-1600)

El Período del Renacimiento se dio después de la oscuridad de la Edad Media y se caracterizó por ser un movimiento en el que el aprendizaje y los descubrimientos fueron el motor que impulsó a esta literatura. En esta época se empezaron a imprimir libros y se tuvo más conocimiento sobre la filosofía, la ciencia y el arte; este periodo también es conocido como “Periodo Isabelino” o “Edad de Oro” porque estuvo marcado por la importancia del reinado de la reina Isabel I; este tiempo literatura inglesa medieval fue constituida por el drama, la poesía, la prosa y las escrituras frescas, entusiastas y vigorosas.

La Era Puritana (1600-1660)

El movimiento puritano europeo se caracterizó por el enfoque en el renacimiento de la naturaleza moral del hombre y del despertar intelectual. En esta época los autores plasmaron la libertad de pensamiento ante las acciones de los gobernantes, y también introdujeron los ideales en la política; los textos apuntaban a que el lector se convirtiera en una persona honesta y libre. No obstante, en aquel tiempo los principios religiosos eran exageradamente dominantes, así que la poesía se transformó en un texto metafísico.

La Era de la Restauración (1660-1700)

Seguidamente, la Era de la Restauración fue aquella en la que se volvió la monarquía en Inglaterra con Carlos II, quien regresó a suelo británico desde su exilio en Francia y tomó posesión del trono. En esta época se produjo una ola de libertinaje y frivolidad, y los escritores fueron obligados a guiarse por los estilos de los poetas franceses. Esto se tradujo en una literatura marcada por el realismo, la sátira, la copla heroica y la prosa dirigida a la clase aristocrática. 

El clasicismo del siglo XVIII

Por otro lado, está la época del clasicismo o “Edad Clásica” de la literatura, la cual se dio en el siglo XVII cuando los escritores antiguos sirvieron como ejemplo para los autores de esa epoca en inglés, es decir, se enfocaron en textos con métodos simples y rechazaron el estilo fantástico y vigoroso de las épocas pasadas; por el contrario, la literatura del mundo del siglo XVII se enfocó en el drama, la poesía y la prosa con una esencia más sublime, tradicional y perfeccionista. 

Romanticismo del siglo XVII

La historia de la literatura en inglés también está marcada por el romanticismo o “Edad Romántica”, uno de los periodos de gran importancia de la literatura en la cultura universal debido a que fue la época más fructífera de  la literatura británica. El romanticismo del siglo XVIII nació del neoclasicismo como una reacción al movimiento racionalista y se caracterizó por darle importancia a los sentimientos del artista y la libertad de expresión. Asimismo, la literatura inglesa romántica quedó edificada por la espontaneidad, la fantasía, la naturaleza del hombre y su accionar. 

La era victoriana del siglo XIX

La era victoriana, que se dividió en la edad temprana y la edad tardía, estuvo marcada por el paso de la agricultura a la industrialización en Inglaterra y, en ese entonces, el poder estaba siendo transferido a la clase media y se empezó a condenar el trabajo infantil. Esta época se caracterizó por mostrar realismo en Inglaterra, pero también sirvió como un incentivo para que la gente volviera a la religión, por lo que las obras eran más moralistas; sin embargo, esta literatura se consideró que era tan realista e imaginativa  como sofocante y moralmente opresiva. En esta época surgió el realismo, naturalismo y regionalismo como movimientos literarios.

Modernismo del siglo XX

La literatura inglesa moderna, que comenzó a principios del siglo XX, se caracterizó por su actitud de rechazo a la sociedad victoriana  y los escritores británicos se enfocaron en crear obras más realistas con sentido de la vida, cuestionaron todo, ejercieron la libertad creativa en la poesía y abordaron los temas más bellos, pero también las realidades tristes y oscuras. En este caso, el modernismo de la literatura inglesa del siglo XIX podía ser pesimista en algunas ocasiones y también se afincaron en el darwinismo y otras teorías para desafiar a las creencias religiosas y sobrenaturales. 

Posmodernismo (finales del siglo XX)

Como respuesta al modernismo, los escritores en inglés se aventuraron a formar un nuevo movimiento literario en el que se aplicaron cambios radicales tras el final de la Segunda Guerra Mundial. A menudo, a los autores posmodernistas se les suele calificar de “paranoicos” porque conceptualizaron un mundo basado en la causa y efecto o, en el peor de los casos, una realidad  catastrófica en el que el mundo está en decadencia y no es posible hallar un significado único. Asimismo, esta época estuvo marcada por clásicos de la literatura plagados de absurdos, paradojas e ironías. 

Características de la literatura británica

La literatura inglesa tiene varias peculiaridades en su concepción como movimiento literario universal y en esta sección enumeramos algunas de sus características principales.

Variedad de temas 

En primer lugar, una de las características de la literatura inglesa es que los autores no hablan de un solo tópico, sino que puede abordar diferentes temas comunes como la superación de las adversidades, la vida en la pobreza y la riqueza, la búsqueda del conocimiento, los viajes, idealizaciones, el amor y el desamor, etc. Además, estas historias pueden estar contadas en el drama, la tragicomedia, la ficción y no ficción.

Influencias

La literatura inglesa se construyó con influencias del cristianismo y de los autores grecorromanos, algo que se evidenció en los textos que nacieron antes del siglo XX, cuando una educación clásica dejó de ser la norma clave para el estudio de los jóvenes.

Sin embargo, estas influencias no se aplicaron en totalidad, sino que se mezclaron con las tradiciones británicas únicas; por ejemplo, esto se puede notar en clásicos de la literatura como el Rey Arturo y Robin Hood, dos obras marcadas por los estereotipos comunes (héroe picaresco) de los clásicos de la literatura inglesa.

Fantasía y ficción 

Desde que Thomas More escribió Utopía en el siglo XVII, en la literatura inglesa se hicieron cada vez más frecuentes las utopías y las distopías en los géneros de fantasía y ciencia ficción. Sin embargo, la utopía no es una característica única de un escritor inglés clásico.

Inglés clásico

La literatura británica generalmente utiliza un lenguaje clásico, es decir, el inglés británico que es considerado “rico” en su gramática y estructura verbal, a diferencia del inglés americano, el cual es más moderno y accesible. 

Géneros de la literatura británica

La literatura británica tiene al menos cuatro géneros de libros para leer que son básicos en las lecturas universales. A continuación, los describimos en esta sección. 

Poesía

La carrera de literatura inglesa inició con la poesía heroica y los poemas elegíacos y, generalmente, se caracterizó por tener versos, rimas y métricas que dieron paso hacia la evolución, creando sonetos y versos sin rima o versos en blanco, mayormente en los períodos renacentista y romántico. Seguidamente, emergió el verso libre en el siglo XIX, una forma de rima que no sigue un patrón lineal y rompe las reglas de gramática y puntuación.

Drama

Asimismo, el drama es otro de los géneros predominantes en lo que se evidencia las comedias, tragedias con diálogos extensos. Es por ello que las obras inglesas dramáticas se pueden dividir en actos y capítulos narrativos.

Ficción

Otro de los géneros predominantes de la literatura británica es la ficción, la cual se desarrolla con diálogos profundos entre los personajes, narración de eventos e historias que retrataron hechos breves. Utiliza un lenguaje natural, común y puede abarcar una novela, parábola, mito o romance. 

No ficción

La no ficción también es un género típico de la literatura inglesa e incluye ensayos, polémicas, historias extensas, memorias, biografías y autobiografías, artículos periodísticos o de fondo; por lo general, la no ficción se destaca por crear realidades en lugares imaginados (o exactos) y puede contarse la historia en un drama o poesía.

Principales autores de la literatura inglesa

En esta sección hacemos un repaso por las principales autoras y autores de literatura inglesa que definieron el género a través de los siglos.

Sir Thomas More (1478 – 1535)

Uno de los escritores británicos que encabezan esta lista es Sir Thomas More (o Tomás Moro), el abogado inglés, juez y  filósofo renacentista que se hizo famoso no únicamente por haber sido Lord Alto Canciller del rey Enrique VIII, sino por su obra Utopía (1516), un libro que describe un sistema político de un estado insular imaginario que narró la vida en los monasterios. Para su mala suerte, en 1535 More fue declarado culpable de traición y decapitado cuando se opuso a la separación de Enrique VIII de la Iglesia Católica; no obstante dejó otras obras como la  Historia del Rey Ricardo III (1513)  y su Divulgación en contra de las herejías (1528).

Tomás Moro obtuvo el máximo reconocimiento por su obra Utopía (Wellcome Images, CC BY 4.0, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

Jane Austen (1775-1817)

Jane Austen fue una de las primeras novelistas importantes de la literatura británica que obtuvo el reconocimiento público porque en sus obras describió  las vidas románticas de la sociedad inglesa de la clase media, y causó mucha controversia porque promovía la idea de que las mujeres deben casarse por amor y no por buscar la estabilidad financiera. Entre sus trabajos más notables podemos nombrar Sensatez y Sentimiento (1811), Orgullo y Prejuicio (1813) Emma (1815) y Persuasión (1817).

Jane Austen fue una de las grandes representantes de la literatura inglesa (Amano1, CC BY-SA 3.0, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

Mary Shelley (1797-1851)

Entre las autoras más prominentes de la literatura británica también está Mary Wollstonecraft Shelley, quien se hizo famosa por su novela gótica Frankenstein o el moderno Prometeo (1818), una obra que es considerada uno de los primeros ejemplos de ciencia ficción y que surgió de la inspiración de Shelley, quien se sentía sola tras la muerte de su madre. Otras de sus obras más destacadas son: El Último Hombre (1826) y El Mortal Inmortal (1833).

Retrato de Mary Shelley, 1840 (Richard Rothwell, CC BY-SA 3.0, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

Charles Dickens (1812-1870)

Seguidamente, otro de los grandes autores de la literatura inglesa fue Charles Dickens, uno de los mejores novelistas británicos que se hizo famoso en el período victoriano, cuando retrató la  hipocresía y discriminación del sistema de clases británico. Sus obras más famosas son Oliver Twist (1838), Cuento de Navidad (1843) y Grandes Esperanzas (1861), textos en los que Dickens plasmaba los problemas socioculturales de la clase trabajadora, y dio los detalles concretos sobre la dura realidad victoriana.  

Dickens publicó Cuento de Navidad en 1843 (Maklay62, Pixabay).

Charlotte Brontë (1816-1855)

Charlotte Brontë es otra de las mujeres que representaron la literatura inglesa victoriana  gracias a su novela revolucionaria, Jane Eyre (1847), una historia que narra la accidentada vida de una joven de clase trabajadora durante su crianza. Por supuesto, Charlotte es sinónimo de literatura feminista porque dio una voz y sentimiento a la protagonista, que vivía inquietudes e injusticias. Otras obras notables de Brontë son Shirley (1849) y  Villette (1853).

Retrato de Charlotte Brontë por Evert A. Duyckinck y George Richmond (University of Texas, Dominio público, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

Thomas Hardy (1840-1928)

Otro de los escritores más famosos de la literatura inglesa es el novelista y poeta victoriano, Thomas Hardy, quien estuvo influenciado por los trabajos de William Wordsworth. Hardy ganó el reconocimiento popular gracias a sus obras en las que destacó la búsqueda de la felicidad y el sentido de la vida. Su capacidad narrativa quedó plasmada en obras como Tess de los d’Urberville (1891), El alcalde de Casterbridge (1886) y El regreso del nativo (1878). No obstante, su trabajo más destacado puede ser Jude el Oscuro (1896), una obra en la que tocó temas como la religión, el matrimonio y el sexo, algo que consideraron “inmoral” en aquella época.

Tess de los d’Urberville es una de las obras más destacadas de Hardy (Dominio público, PxHere).

Virginia Woolf (1882-1941)

Virginia Woolf, otra figura feminista, también se encargó de alzar la literatura inglesa con su toque modernista en el siglo XX, época en la que la autora habló sobre temas género, algo que no tenía el visto bueno de la sociedad. Sin embargo, Woolf se animó a lanzar obras como Una Habitación Propia (1929), texto en el que las mujeres y la independencia económica por mérito propio para poder hablar de la igualdad social. Asimismo, en novelas como Orlando (1928) también tocó la desigualdad de género y las imposiciones sociales con base al sexo y las tradiciones de feminidad.  

Virginia Woolf retratada en 1902 (George Charles Beresford, Dominio público, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

George Orwell (1903-1950)

En el final de esta lista está el novelista, poeta, ensayista George Orwell, quien se hizo famoso por sus novelas icónicas, 1984 (1949) y Rebelión en la Granja (1945); en ambas dejó clara su opinión pesimista y su visión sobre los problemas de la sociedad moderna. En el caso de Rebelión en la Granja, Orwell tuvo que escuchar críticas por la forma en la que mostró a los personajes principales, mientras que en 1984 hizo una representación de los estados totalitarios, como el de Alemania en los tiempos del dominio del nazismo.

Orwell retrató los problemas de la sociedad en sus obras (Cassowary Colorizations, CC BY 2.0, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

10 obras de literatura inglesa

Para terminar de ilustrar cómo es en realidad la literatura británica, en esta sección enlistamos las 10 obras representativas del ingles (sin orden de importancia) que debes leer.

1. Cumbres Borrascosas – Emily Brontë

En 1847, Emily Brontë publicó este libro que habla de amor y venganza en la vida de aquellos que viven en la granja llamada “Cumbres Borrascosas”. En esta historia los protagonistas son  Heathcliff y Catherine, unos amigos que crecieron juntos, se criaron en la propiedad, y eventualmente se enamoran. Pero la situación se complica cuando aparece Edgar Linton, Catherine se enamora y Heathcliff deja la granja lleno de odio y quiere vengarse de quienes lo alejaron de su amor.

Alianza Editorial.

2. 1984 – George Orwell

La obra de 1949 de Orwell explora temas como el totalitarismo, la dictadura, el control de los medios de comunicación, y se centra en los tiempos de la Alemania nazi. Esta novela distópica se centra en Winston Smith, un miembro de bajo rango del “Partido”, un grupo social que no está bajo del gobernante “Gran Hermano”, un hombre que tenía el control de la sociedad y decidía la forma en la que debían hablar, expresarse y actuar; siempre monitoreados por una cámara que puede detectar cualquier intento de rebelión política.

Debolsillo.

3. Emma – Jane Austen

Para finales de 1815 Jane Austen lanzó al público Emma, una novela que puede ser muy divertida y romántica, y está ambientada a principios del siglo XIX. La obra se enfoca en Emma Woodhouse, una chica con una confianza envidiable que la conduce a distintas desventuras románticas por tener una interpretación errónea del romance. Esta es una de las obras de Jane Austen que más ha sido discutida, leída y ha tenido adaptaciones cinematográficas.

Editorial Austral.

4. Frankenstein – Mary Shelley

Frankenstein (1818) de Mary Shelley es una historia muy conocida en el cine debido a su relación con el personaje y Halloween; sin embargo, el texto original narra la historia de un científico, Victor Frankenstein, quien logra dar vida a un ser de su propia creación, pero termina siendo una criatura abominable que se gana el rechazo de su creador y de la sociedad. Esta novela gótica aborda temas como la humanidad, la ciencia, la vida y la muerte.

Editores Mexicanos Unidos S.A.

5. Al faro –  Virginia Woolf 

Seguidamente, Al Faro (1927) es una novela impresionista que necesita mucha atención y comprensión lectora porque no hay un narrador consistente, no hay presencia de tantos  diálogos y la trama no es lineal. No obstante, se centra en la familia Ramsay, que está por enfrentarse a los horrores de la Primera Guerra Mundial; es una obra introspectiva y profunda que busca hacer conexión con el lector.

Editorial Akal.

6. Las Uvas de la Ira – John Steinbeck

En 1939, John Steinbeck publicó esta novela naturalista que retrató lo que fue la Gran Depresión, pero también habló de las luchas de los trabajadores agrícolas inmigrantes de la época. La historia se centra en Tom Joad y su familia, quienes abandonan su granja de Oklahoma durante la gran crisis económica de Estados Unidos; retrata la lucha de ellos por sobrevivir y dar con un futuro próspero.

Alianza Editorial.

7. Middlemarch – George Eliot

Esta novela de 1871, quizás una de las mejores inglesas de todos los tiempos, narra la historia de los habitantes de Midlands en la década de 1830. Es un libro que entrelaza varias historias y personajes, y le muestra al lector cuáles son las motivaciones y deseos de cada uno, así como también sus delirios y preocupaciones; es un ejemplo de realismo y tiene buena descripción de las emociones.

Cátedra / Letras Universales.

8. Lejos del mundanal ruido – Thomas Hardy

La obra de 1874 de Thomas Hardy, la cual se ubica en Wessex, muestra una Inglaterra agrícola que hace su transición a la industrialización. La novela de Hardy se centra en el pastor Gabriel Oak y Bathsheba Everdene, su pretensión amorosa que llega a la granja que heredó; sin embargo, Gabriel no es el único que quiere estar con ella. La obra habla del amor, el poder y las cosas que pueden suceder cuando el poder no es únicamente tuyo.

Editorial Akal.

9. El Gran Gatsby – F. Scott Fitzgerald

Publicado en 1925, El gran Gatsby es uno de los clásicos de todos los tiempos de la ficción que gira en torno a la sociedad estadounidense en torno a la clase y el género, la tragedia y la victoria. El libro dramático de Fitzgerald cuenta la historia de Jay Gatsby, un hombre que ha pasado toda su existencia en busca de coincidir con su gran amor imposible: Daisy Buchanan.

Editorial Anagrama.

10. Mary Barton – Elizabeth Gaskell

Este libro de 1848, a pesar de que no es tan conocida como Norte y Sur (1854), es una de las novelas victorianas de Gaskell que se ha conocido por ser brillante, emocionante y ligera, ya que es un libro relativamente corto. En Mary Barton se habla del despertar de la
conciencia social y e lector se topa con los desafíos que enfrentan las clases trabajadoras del Manchester industrial del siglo XIX; en esta historia hay muertes, desapariciones y una historia de amor.

Norton Critical Edition.

Posiblemente, te preguntes cual es el clásico de Inglaterra de esta lista; sin embargo, podemos decir que los libros que hemos enumerado en la sección de ejemplos de literatura británica son algunos de los más importantes y más leídos en la historia de la literatura inglesa que ha sido estudiada ―se puede hacer carrera de literatura en México, Estados Unidos y España― reseñada a través de los años gracias a los trabajos de hombres y mujeres que dieron su visión de la sociedad británica y los problemas sociales de las distintas épocas. 

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre