lunes, 16 mayo 2022 |

Actualizado a las

14:37

h CEST

22.8 C
Madrid

Juicios de hecho o fácticos: qué son, tipos, ejemplos y qué los diferencia de los juicios de valor

5
(2)

Llevar a cabo una investigación científica, así como cualquier otro tipo de proceso de razonamiento cognitivo, requiere de herramientas de análisis de diversa naturaleza. Entre ellos se encuentran los juicios de hecho, punto de partida para el planteamiento de sucesos comprobables. Estas son algunas luces acerca de qué son, cómo se usan y en qué se diferencian la formulación de juicios fácticos respecto a cómo hacer un juicio de valor.

El tránsito a través de los procesos investigativos conduce a la exploración de técnicas analíticas que pueden llegar a confundirse. En este artículo se encuentran la definición de juicios de hecho, el significado de juicios de valor frente a los juicios fácticos, ejemplos de juicios valorativos de hecho, así como otros tipos de juicios empleados para indagar acerca de un objeto de estudio.

Tipos de ética:
Definición, características y ejemplos de todas las ramas de la ética (normativa, laica, descriptiva, aplicada…)

Leer artículo

Qué son juicios fácticos

Un hecho se define en sí mismo como un evento demostrable o del que se pueda corroborar que ha existido. Los juicios fácticos, conocidos también como juicios de hecho o de realidad expresan sucesos objetivos, es decir, observables y comprobables.

Para conocer a profundidad qué es un juicio de hecho también se hace necesario saber qué son los juicios valorativos, así como los moralistas.

Qué es un juicio de hecho

En la definición de juicios se contempla como la formulación de una proposición que afirma o niega un hecho, contraponiéndose a la definición de juicio de valor con el que se expresa una apreciación relativa al sistema de valores de quien lo emite.

Por ello los juicios fácticos se utilizan en estudios científicos objetivos, al momento de formular deducciones e hipótesis que el investigador desea comprobar.

En cambio, los juicios valorativos se emplean en la descripción de opiniones personales bajo los parámetros del sistema de valores de un entorno en particular.

Motivos por los que se formulan juicios de hecho

Como cualquier otro tipo de declaración, los juicios de hecho se formulan para expresar algo que es verdaderamente cierto o verdaderamente falso, una negación o una afirmación. Lo más relevante es que, a diferencia de juicio de valores, los fácticos son objetivos, así que no expresan un parecer ni opinión.

Al tratarse de una declaración objetiva, puede ser comprobada. Por ende, se redactan para establecer sistemas de hipótesis, hacer análisis deductivo u otro tipo de razonamiento investigativo.

La naturaleza neutral de los juicios fácticos pretende delimitar al objeto de estudio, excluyendo aquellas características apreciables desde la perspectiva cualitativa. Por lo tanto, para conocer datos de cualidades e interpretación subjetiva, se suele recurrir a juicios de valor en ética, a los juicios moralistas, estéticos, de política, entre otros.

Tipos de juicios

Existen diferentes tipos de juicios según diversas característica como la cantidad, la cualidad o por la modalidad. En este particular hay que centrarse en la característica de la modalidad, teniendo así tres tipos de juicios: el juicio de valor, los juicios de hecho o fácticos y los juicios morales.

Cuáles son los juicios de valor

El concepto de juicio de valor indica que este consiste en efectuar una valoración subjetiva de la realidad.

Al explicar qué significa juicio de valor, puede resumirse como la expresión de algo que en particular le resulta mejor o peor, bueno o malo a un individuo.

Juicios de hecho

Los juicios fácticos, llamados por Max Weber juicios de realidad, consiste en la afirmación de un hecho que evidentemente existe en la sociedad y en el plano de lo real. En definitiva, consiste en un hecho que no se puede cambiar.

Juicios morales

Los juicios morales son aquellos con los que se determina la moralidad de un acto.

Otros tipos de juicios

Además, los juicios según su modalidad pueden unirse con otros tipos de juicios para lograr un mayor acercamiento al objeto de estudio.

En este sentido, se cuenta con los juicios positivos o negativos, es decir, que niegan o afirman una proposición.

Y por otra parte, se encuentran los juicios según la característica de la cantidad, pudiendo ser entonces universales, particulares o singulares.

Características de los juicios de hecho

Los juicios fácticos tienen características que los definen y, por lo tanto, los diferencia de otros tipos de juicios de valor o de moralidad, entre otros.

Los juicios fácticos pueden unirse a otro tipo de juicios.

Específicamente pueden unirse a juicios de cantidad, resaltando entonces realidades universales, particulares o singulares. Así como también pueden unirse a los juicios positivos o negativos; dicho en otras palabras, negando o afirmando una proposición planteada por el juicio de realidad. 

Los juicios de hecho se caracterizan por tener un sujeto, un nexo y un predicado

De tal forma que así se estructura la declaración que se afirma. Por ejemplo, se puede decir que la declaración “Asia es un continente” cumple con las tres partes de la estructura.

“Asia” es el sujeto. “Un continente” es el predicado.  Y el nexo se compone por el verbo “es”. Toda esta declaración contiene un hecho comprobable y por lo tanto, es un juicio fáctico.

Esta es una característica que comparten todos los tipos de juicios valorativos, positivos y de cantidad.

Los juicios de realidad son objetivos

Es decir, existen por sí mismos, independientemente de la conciencia humana.

Son afirmaciones referentes a los hechos físicos

Por lo tanto, son comprobables. Constituyen así el punto de partida para la construcción de hipótesis científicas.

No admite ambigüedades

Al tratarse de una realidad comprobable no admite otras posibilidades.

Ejemplos de juicios de hecho

A diferencia de los ejemplos de juicios de valor, los ejemplos de juicios de hecho se caracterizan por ser concretos y expresar con claridad una realidad comprobable.

La ejemplificación muestra de forma sencilla esas características del juicio fáctico:

  1. La fuerza de gravedad atrae a los objetos al planeta Tierra.
  2. Centroamérica forma parte del continente Americano.
  3. Todas las señales de tránsito son iguales en el mundo. 
  4. La fotosíntesis es un proceso vital para las plantas.
  5. La manzana es una fruta.
  6. La reina Isabel II es la monarca con el reinado más largo del Reino Unido.
  7. Bogotá es la capital de Colombia.
  8. Las aves son dinosaurios alados.
  9. Los Beatles también son conocidos como los cuatro de Liverpool.
  10. Nintendo es una empresa especializada en entretenimiento.
  11. El relámpago Catatumbo es un fenómeno meteorológico. 
  12. El grado de congelación de la gasolina es de -107 grados centígrados.
  13. El águila harpía tiene la garra más poderosa del mundo.
  14. Do es una nota musical.
  15. Los termómetros sirven para medir la temperatura.
  16. Saturno es un planeta gaseoso.
  17. Todos los arácnidos tienen 8 patas.
  18. La frente forma parte del rostro humano.
  19. Oía es una palabra trisílaba.
  20. Monte Everest es el pico más alto del mundo.
  21. Un metro mide 100 centímetros.
  22. El arroz es un cereal.
  23. Li es el símbolo del litio.
  24. El vidrio se fabrica con arena silícea.
  25. Las lechuzas son aves rapaces.

Diferencias entre juicio de hecho y juicio de valor

Para entender aún mejor en qué consisten los juicios de hecho y qué son juicios de valor, se pueden establecer diferencias entre sus características principales.

Tales diferencias se establecen claramente en cuanto al objetivo de formularlos, su grado de comprobación, el tipo de conclusión que arroja, para qué sirven, en qué se basan y cómo se percibe el objeto de estudio a través de qué es juicio valorativo y qué es el juicio fáctico.

 Juicios de hechoJuicios de valor
Objetivo del juicioAfirmar propiedades y estados de las cosasApreciar o asumir una actitud humana frente a algo, según su sistema de valores personales
Grado de comprobaciónPlantea hechos que pueden ser comprobables objetivamenteNo permiten ser contrastados de manera objetiva
Para qué sirveEs válido para la comprensión del mundo físicoEs válido para expresar opiniones y puntualizar apreciaciones
Basamento del juicioSe basa en observaciones tanto directas como indirectasSe basa en el estado interno de conciencia del investigador
Cómo se perciben los componentes de cada juicioLos hechos se perciben de manera sensorial y objetivaImplica la percepción subjetiva según el sistema de valores de quien realiza el juicio
Conclusión del juicioVerdadero o falsoBueno o malo
Fuente: Elaboración propia

Objetivo del juicio

En cuanto al objetivo del juicio, se define como el horizonte al que se quiere llegar después de estudiar los datos y características de algo.

Juicio de hecho

En el planteamiento del juicio de hecho se mantiene como objetivo central afirmar propiedades y estados de las cosas.

También se pueden negar aquellas cosas que, después de ser observadas y analizadas, se comprueba que no corresponden con la realidad.

Juicio de valor

En cambio, en atención a qué es un juicio valorativo, su formulación se traza como meta apreciar o asumir una actitud humana frente a algo, según su sistema de valores personales.

No es posible decir que un juicio de valor sea o no válido, ya que en él se emplean descripciones y argumentos para avalar la postura de quien lo formula.

Grado de comprobación

La característica de ser o no juicios comprobables, es crucial al momento de establecer comparaciones entre la definición de juicio fáctico y la conceptualización de qué es un juicio valorativo.

Juicio de hecho

El juicio fáctico plantea hechos que pueden ser comprobables objetivamente. Así se corrobora que se trata de hechos reales que existen per se,  y no de apreciaciones personales del investigador.

Juicio de valor

No permiten ser contrastados de manera objetiva, pues los juicios de valor expresan opiniones, no realidades en sí mismas.

Para qué sirve

La finalidad, por qué se formulan o para qué es útil elaborar un juicio, ya sea de hecho o de valor, determina otra de las características que los hacen diametralmente diferentes.

Juicio de hecho

El juicio de hecho sirve para comprender el mundo físico, aquello que es tangible a través de los sentidos.

Juicio de valor

Un juicio valorativo es válido para expresar opiniones y puntualizar las apreciaciones subjetivas que predisponen a quien lo formula.

Basamento del juicio

Cada tipo de juicio, ya sea fáctico o sea valorativo, se basa en una información obtenida de diferentes fuentes.

Juicio de hecho

Este tipo de juicios se basa en observaciones tanto directas como indirectas.

Juicio de valor

Los juicios de valores son basados en el estado interno de conciencia del investigador y por lo tanto, en su apreciación de las cosas.

Cómo se perciben los componentes de cada juicio

La característica correspondiente a la forma en que se perciben los factores que componen cada juicio es distinta. Estas percepciones corresponden a niveles de objetividad y subjetividad en cada caso.

Juicio de hecho

Los juicios fácticos están compuestos por hechos que se perciben de manera sensorial y objetiva.

Juicio de valor

El valorativo implica la percepción subjetiva según el sistema de valores de quien realiza el juicio.

Conclusión del juicio

La otra característica determinante para diferencias los juicios valorativos de los fácticos es su conclusión. Esta se expresa en términos diferentes según el tipo de valor que se le asigna pro su naturaleza objetiva o subjetiva.

Juicio de hecho

El juicio fáctico lleva a una conclusión cuyo valor es verdadero o falso, es decir, o niega o afirma el hecho que plantea el juicio.

Juicio de valor

En los juicios valorativos se pondera como bueno o malo, según la opinión de quien lo elabora. Esta conclusión demuestra la naturaleza subjetiva del juicio de valores, pues describe una situación en función a paradigmas personales.

Cada tipo de juicio cumple una función diferente en la labor investigativa. En el caso de los juicios de hecho o juicios fácticos son de especial utilidad para plantear un punto de partida en el proceso de comprobación de hipótesis. Al tratarse de hechos reales que existen por sí mismos y que no dependen del sistema de creencias de quien elabora el juicio, se tiene certeza de su naturaleza objetiva.

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre