¿Cuándo es el momento ideal para cambiar de empleo?

5
(2)

Estos son los indicadores que te permitirán ver y saber cuándo es el momento preciso para cambiar de empleo.

¿Sientes que tu empleo ya no te satisface? ¿Estás aburrido, desanimado, indiferente ante las tareas que ejerces normalmente en tu trabajo? ¿La actividad laboral incluso llega a afectarte física, emocional y psicológicamente?

Cómo ser hacker desde cero.
Guía completa, consejos y recursos para principiantes

Leer artículo

Es importante tener en cuenta que el trabajo es uno de los aspectos en los que se fundamenta la calidad de vida de las personas, pues no sólo debe verse como una fuente de ingresos económicos, sino que también significa el crecimiento del empleado como profesional, el cual adquiere experiencia a medida que se va desarrollando dentro de la empresa para la que trabaja.

Asimismo, muchos de los ámbitos que se aplican en el quehacer laboral son reflejados en la vida cotidiana, por lo que es ideal estar en sintonía con el entorno de trabajo para que éste no perjudique el espacio de cada individuo.

Ahora bien, muchas son las expectativas que tiene un empleado cuando comienza en un nuevo empleo, pero con el pasar del tiempo siente cómo cada una de ellas se esfuma hasta el punto de ver su rutina laboral como algo monótono y sin sentido.

Eso es bastante normal, ya que estudios científicos afirman que una persona promedio piensa cambiar de lugar de trabajo al menos unas 15 veces en solo un año debido a diversos factores que pueden presentarse en su entorno.

Si piensas que eso es lo que te ocurre, a continuación te indicamos las señales que te darán la respuesta y te llevarán a decidir qué hacer para abordar ese importante aspecto de tu vida:

Sientes desmotivación y no tienes ánimos de acudir a la oficina

Si eres de esas personas que sienten ansiedad y fastidio cuando ven que se aproxima el lunes para volver a la jornada laboral, estos indicadores pueden traducirse como una falta de motivación que, a su vez, traen consigo que analices tu futuro en la empresa que te emplea.

Primero debes ver qué está ocurriendo, ya que, como se mencionó anteriormente, es algo que se cruza por la mente de un trabajador varias veces al año y, por lo general, puede ser transitorio. Pero si con el pasar de los días aún te sientes frustrado, insatisfecho, sin ganas de continuar y hasta con tristeza, es una clara manifestación de que debes buscar un nuevo empleo.

Notas que no se valora el trabajo que realizas

Al ejercer un trabajo adquieres también un compromiso, no solo profesional sino también personal, por lo que la mayoría de los empleados toman esta premisa para realizar sus tareas con el fin de ser tomados en cuenta por sus jefes y así crecer en la empresa.

Pero en muchas ocasiones se genera cierto estancamiento, trayendo consigo el poco o nulo desarrollo de los recursos humanos de una determinada oficina, por lo que las oportunidades de ascenso o promoción en la empresa son frustradas.

Si percibes que tu labor no es apreciada, valorada, o simplemente notas que no es de importancia para tus superiores, ve buscando nuevas oportunidades de trabajo.

Tienes un entorno laboral tóxico

Sin duda, uno de los factores que ha llevado a que personas cambien de trabajo es el ambiente laboral donde se desarrollan. Y es que no hay nada más desagradable que tener una mala relación con tus jefes o con sus compañeros de trabajo.

Contar con una errática dinámica de organización en las tareas, directivos que no se preocupan por sus empleadores y que no ejercen su liderazgo o lo hacen de modo deficiente o, peor aún, casos de discriminación, acoso y otros aspectos negativos que pueden generar estrés y ansiedad en el personal.

Mientras las grandes compañías capacitan a sus empleados a través de cursos y conferencias para saber manejar cualquier factor que pueda romper con la armonía en la oficina, otras simplemente no ven esto como algo importante. Si esto pasa en tu lugar de trabajo y te ha traído un grado de incomodidad, es un signo de que no te conviene seguir en ese espacio.

El día a día laboral afecta tu salud

Muchos han llegado al punto de ser absorbidos por el trabajo, originando de esta manera afecciones que impactan desfavorablemente en la salud física, psicológica y espiritual de una persona. Los exigentes horarios de trabajo son un claro ejemplo de este punto, por el hecho de que los trabajadores tienen la mentalidad de que a más horas que invierten en el trabajo, mayores serán las ganancias.

No olvides que un empleo no debe ser sinónimo de esclavitud, ya que esto podría traer severas consecuencias en tu vida personal, salud y mente. En el aspecto psicológico, son cada vez más frecuentes los pacientes que acuden a terapias por razones de sofocación o estrés laboral, no es para menos. Así que evita caer en este punto y comienza a replantear tu situación.

No estás de acuerdo con los valores de la empresa

Por más que intentes destacar en tu labor, los principios que ha establecido la empresa para la que trabajas pueden que no sean de tu agrado. No todo es trabajo y dinero: la ética y la moral siempre debe estar presente en todo ámbito de la vida, y el ambiente laboral no es la excepción.

Si bien existe diversidad de opiniones en un entorno determinado, todas deben compaginar para el buen desenvolvimiento de la empresa dentro de la sociedad; además recuerda que cada empleado es el reflejo de su espacio de trabajo. ¿No se cumple en el lugar donde laboras? Considéralo y observa otros empleos.

Antes de tomar cualquier decisión relacionada con tu carrera profesional, recuerda no hacerlo de forma precipitada. Reflexiona y piensa siempre que, vayas donde vayas, encontrarás pros y contras. Lo importante es que te sientas cómodo, a gusto con lo que realices y que tus tareas sean apreciadas tanto por tus colegas como por tus superiores, verás que los frutos de tu trabajo serán gratificantes.

Puntúa este contenido

Puntuación: 5 / 5. Votos: 2

Referencias:

 

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre