lunes, 15 abril 2024 |

Actualizado a las

2:36

h CEST

18.5 C
Madrid

Cómo calcular el precio unitario: guía completa con ejemplos, errores comunes, estrategias, plantillas y cursos

Puntuación media: 5 | Votos: 2

Esta guía completa ofrece puntos claves sobre cómo calcular el PVP, con estrategias y ejemplos sencillos de entender, ideales para que incluso los emprendedores más nuevos aprendan a calcular el precio unitario de sus productos, un factor clave para sobresalir ante la competencia y también para crear un mercado estable de bienes y servicios. 

¿Qué es el PVP? El PVP o precio de venta al público es el precio final de un producto, y su cálculo está estrechamente relacionado con el precio unitario. Este último representa el coste por unidad de un producto, y es esencial para determinar los costes reales de cada artículo. Para los emprendedores, es fundamental saber cómo calcular el PVP tanto como determinar el precio unitario, puesto que estas valoraciones influyen directamente en su rentabilidad y en la relación con sus consumidores.

Inteligencia financiera:

Cómo desarrollarla para una mejor toma de decisiones y bienestar en las finanzas.

Leer artículo

¿Cómo calcular el precio unitario?  

Cuando se compran productos de fabricante el precio unitario se puede calcular de dos maneras: Cuando se venden individualmente y cuando se compra por lotes. En ambos casos, es importante hacer el cálculo del precio unitario para tomar decisiones de compra y venta y, al mismo tiempo, asegurarse de que se están obteniendo y aplicando buenos precios. 

El precio unitario, cuando se revenden productos, se refiere al coste por unidad que se paga al fabricante o proveedor.  Debe calcularse incluyendo costes de fabricación, transporte y otros gastos adicionales que pueden estar asociados con la producción. 

Precio unitario, fórmula sencilla:

Para calcular el precio unitario de productos ya fabricados se puede aplicar la siguiente fórmula:

Precio unitario de venta = Coste del producto + Porcentaje de ganancia esperado de la marca

Ejemplo: Se tiene una tienda de ropa masculina y se desea vender una camiseta. El coste del producto (el precio pagado por la camiseta al fabricante) es de 20 euros y se busca obtener un porcentaje de ganancia del 50 % sobre el coste del producto. 

Precio unitario de venta = 20 + (20 x 0.50) = 30

Para ganar el 50 % sobre el valor inicial, será necesario vender la prenda en 30 euros (precio unitario).

Precio unitario en un lote de productos:

Cuando se compran lotes de productos, el precio unitario hace referencia al coste de adquisición por cada unidad del producto. Es decir, se llama precio unitario al precio de venta por porciones pequeñas (unidades, kilos, litros…).

Para calcular el precio unitario en un lote de productos se puede aplicar la siguiente fórmula: 

Precio unitario = Precio del lote / número de unidades totales

Ejemplo: Una persona quiere comprar un lote de 500 pelotas de tenis a un precio total de 250 euros. 

Precio unitario = 250 / 500 = 0.50 euros

Aplicando esta fórmula de coste de ventas unitarias se determina que cada pelota le costaría a esa persona 0.50 euros. Después, será necesario calcular el porcentaje de ganancia con la fórmula sencilla que se indicó anteriormente.

¿Cómo calcular el PVP con diferentes tipos de costes?

Para calcular el PVP de los productos fabricados se tienen en cuenta los costes directos e indirectos que intervienen en la producción y comercialización del producto. Los diferentes tipos de costes que pueden intervenir son los siguientes:

  • Costes directos: Están directamente relacionados con la producción de cada unidad e incluyen la materia prima, la mano de obra directa y otros costes directamente atribuibles a la producción de un bien o servicio. 
  • Costes indirectos: No están directamente relacionados con la producción unitaria de producto, sino que se distribuyen entre varias unidades como los costes de administración, los gastos de mercadeo, de investigación y desarrollo, entre otros.

Cómo calcular el PVP con una fórmula simple

Para calcular el PVP con diferentes tipos de coste, se puede utilizar la siguiente fórmula:

PVP = (Coste total + % de ganancia deseada sobre el coste total) / Número de unidades

Ejemplo:

Un fabricante de camisetas desea calcular el PVP para su modelo más sencillo. Produce 1.000 camisetas y tiene los siguientes costes:

  • Costes directos por unidad: 5 euros
  • Costes indirectos totales: 2.000 euros
  • Ganancia deseada: 20 % sobre el coste total 

Coste total por unidad = (5 + 2.000) / 1.000

Coste total por unidad = 7 euros 

Ganancia deseada por unidad = 7 x 20 %

Ganancia deseada por unidad = 1.40 euros

PVP = (7 + 1.40) / 1.000

PVP = 8.40 euros por cada unidad

Calcular coste unitario: fórmula y ejemplos

El coste unitario está relacionado con el coste total de producción sobre cada unidad del producto y puede incluir tanto los costes directos e indirectos, como los de la materia prima, la mano de obra, consumo energético y el de las herramientas utilizadas en la producción. Para hacer el cálculo del coste unitario simplemente se debe utilizar la siguiente fórmula:

Coste unitario = Coste total de producción / Número de unidades producidas

  • Ejemplo 1: Una empresa produce 100 camisetas y su coste total de producción es de 500 dólares.

Coste unitario = 500 euros / 100 unidades

Coste unitario = 5 euros por unidad

  • Ejemplo 2: Una compañía produce 1.000 piezas de mesas de cocina y el coste total de producción es de 10.000 euros. 

Coste unitario = 10.000 euros / 1.000 unidades

Coste unitario = 10 euros por unidad

Elementos deben considerarse a la hora de calcular el precio unitario y fijar el precio de productos manufacturados

El precio por unidad está disponible para que las personas puedan comparar las ofertas y seleccionar una opción ideal para su presupuesto, enmarcados en la relación calidad-precio. 

A continuación, se abordan las variables que hay que tener en cuenta para calcular el coste unitario de los productos manufacturados, el precio unitario y el cálculo del PVP general.

Calcular el precio unitario teniendo en cuenta el coste variable de un producto

Así como se saca el precio unitario para establecer el coste final, también se deben tener en cuenta los costes variables, que son gastos necesarios para crear un producto que cambia su valor según la cantidad de artículos que fabrica una empresa durante un cierto período. 

Para fijar un coste variable por unidad, se debe consultar el estado de resultados de la empresa, para evaluar todos los precios variables dentro de un período de ventas. Se suman los costes variables y luego se dividen por el número total de unidades producidas durante ese período de ventas.

Ejemplo: Si una compañía produjo 1.000 calcomanías en seis meses y sus costes variables fueron de 10.000 euros durante ese período, se debe dividir 10.000 entre 1.000, para que el coste variable por unidad de un total de 10 euros.

Cálculo de ventas netas

Las ventas netas de una compañía son la cantidad total de dinero que se ha ganado de las ventas durante un período determinado. En este caso se pueden encontrar las ventas netas en el estado de resultados o se puede calcular con la suma de la cantidad total de dinero obtenido en un período de ventas y restando los descuentos o devoluciones que se produjeron durante ese período.

¿Cómo se calcula el coste de ventas netas?

Por ejemplo, si la empresa ganó 1.000 dólares (940 euros) durante un período de ventas, pero tuvo un total de 180 dólares (169 euros) en descuentos y devoluciones de productos. El cálculo de ventas netas dará un total de 820 dólares (771 euros).

El margen de contribución por unidad

Un margen de contribución es la ganancia que obtiene una compañía sobre un artículo en un período de ventas específico. Para saber el valor de venta con margen de contribución se debe utilizar la siguiente fórmula:

Margen de contribución por unidad = Precio de venta por unidad – Coste variable por unidad

Cuando un cliente compra un producto, una parte de las ganancias se refleja en la cobertura de los costes variables y la empresa se queda con los ingresos restantes.

Ejemplo: Si una compañía de telas tiene costes variables de 15.000 dólares (14.110 euros) durante un período y ventas netas de 20.000 dólares (18.813 euros), el margen de contribución será de 5.000 dólares (4.703 euros) para ese período de ventas.

La porción de ganancias generalmente va en aumento a medida que una empresa pueda verificar que su producto crearía valor para los consumidores. Depende de varios factores como el valor de marca del producto, las estrategias de venta, la competencia que hay en el mercado, los productos alternos, etc.

Ciclo de vida del producto

El ciclo de vida del producto es la etapa en la que se encuentra un artículo en el mercado, desde su lanzamiento hasta su declive. 

Para fijar un precio a un producto y encontrar la forma como calcular el coste unitario más adecuado para el mismo, los emprendedores y compañías deben agregar el coste variable por unidad, más el margen de contribución por unidad antes del porcentaje de ganancia.

Pero, como el margen de ganancia y el precio del producto pueden variar según la etapa del ciclo de producción en el que se encuentre, suele ser necesario hacer ajustes en el valor de venta. 

En este caso, para quien aún se pregunte “a cuánto tengo que vender un producto según el ciclo de vida” puede intentar de la siguiente manera:

Cómo calcular el precio de un producto: ejemplo

Si un libro de matemáticas universitarias tiene un coste variable por unidad de 50 dólares y un margen de contribución por unidad de 35 dólares, el precio unitario de ese libro será de 85 dólares, el coste final que llegará al cliente.

Este es un ejemplo sencillo, pero es válido resaltar que el precio puede ser más alto en la fase de introducción y disminuir a medida que el producto se vuelve más común.

Por ejemplo, se puede suponer que este libro tiene dos años en exhibición y muestra signos de deterioro, entonces es posible determinar el coste de un producto como este aplicando una reducción, quizás en un 5 %, para acercarlo a su valor de coste y de esta manera, ayudar a circular nueva mercancía. 

Materiales directos

Quienes comercializan con productos de fabricante tienen la vida resuelta ya que, en la mayoría de casos, para conseguir el precio unitario basta con aplicar un simple cálculo:

Precio de venta neto igual (=) a precio del fabricante más (+) ganancia esperada. 

En el caso de aquellos que fabrican sus propios productos, deben preocuparse por otras variables como la materia prima, la cual se transforma en un bien terminado gracias a la mano de obra directa y otros gastos generales de fabricación. 

Por ejemplo, una empresa de ensamblaje de coches, normalmente requiere plástico y metal para crear un modelo de automóvil y la cantidad de estos recursos fácilmente puede mantenerse como un registro. Es decir, son materia prima.

No sucede lo mismo con otros elementos como aceites lubricantes y grasas, puesto que es difícil medir el valor utilizado en el coste indirecto.

Salario y mano de obra directa

Los trabajadores directos son los empleados que están involucrados directamente en la fabricación de productos terminados a partir de materias primas. En el precio final se anexa el coste de mano de obra directa (los sueldos, salarios y beneficios) pagado a los trabajadores por sus servicios. 

Las empresas pequeñas, medianas y grandes tienen un equipo de trabajo y, por lo tanto, debe ser tomado en cuenta en la asignación de los precios de los productos. Se debe registrar la cantidad mensual que está destinada a los sueldos de los trabajadores. 

Gasto general o indirecto

El gasto indirecto o general está relacionado con la fabricación de un producto terminado que no se puede rastrear directamente (artículos de limpieza, aceites…). Representan un coste que no es ni material directo ni mano de obra directa (supervisores de calidad, guardias de seguridad…). Incluyen a la mano de obra indirecta y el precio de los materiales varios.

Publicidad

Por otro lado, para calcular el precio de un servicio, también se deben incluir los gastos generados por publicidad, sobre todo si se está presente en redes sociales o en las ediciones digitales de un periódico o blog. Esto aplica cuando la afluencia de clientes está directamente relacionada con el impacto de la promoción del negocio. 

Es decir, mes con mes, los gastos generados por los anuncios publicitarios deben anexarse como un coste fijo para poder determinar el valor de algo que se está vendiendo (sea ropa, zapatos, textiles, productos de belleza….) 

Gastos logísticos

Los gastos logísticos forman parte de la estructura de costes, se anexan al valor de venta, junto al margen de ganancias y se utilizan para estimar el costo de venta al público con IVA (Impuesto sobre el Valor Añadido). Estos gastos afectan la rentabilidad del artículo e influyen en el precio final.

Por ejemplo, si la compañía cuenta con servicio de envío a domicilio, lo más lógico es que los costes de ese servicio se incluyan en el cálculo de precio de venta al público.  Es por ello que los gastos logísticos se consideran al fijar el precio del producto para mejorar la rentabilidad y la competitividad en el mercado. 

Creando la fórmula: precio de venta de un producto

Para saber cómo se calcula el precio de venta de un producto se deben incluir varios factores asociados con la fijación del precio como los costes totales de producción, el margen de beneficio deseado, la competencia y la demanda del mercado. 

Esta es una fórmula general que se puede utilizar:

Precio de venta = Coste total del producto + (Costes indirectos y margen de beneficio) 

Ejemplo: Una compañía fabrica mini coches coleccionables. Los costes directos de producción, incluyendo materiales y mano de obra, ascienden a 10 euros por unidad. Además, los gastos indirectos se ubican en 2 euros por unidad para cubrir los costes de envío y el embalaje.

Los dueños desean obtener un margen de beneficio del 30% sobre el coste total del producto. 

Precio de venta = 10 + 20 + [(10 + 2) x 0.30]

Precio de venta = 10 + 2 + 3.60

Precio de venta = 15.60 euros

Así es como se calcula el precio unitario de venta de un producto y, al mismo tiempo, se logra obtener un margen de ganancia deseado. 

¿Cómo calcular el PVP correctamente? 7 errores comunes que se cometen a la hora de calcular el costo de ventas de un producto

Muchos emprendedores no tienen idea de que no hay una mejor herramienta para alcanzar el éxito de un negocio como calcular el precio de venta de un producto adecuadamente. Algunas empresas se asesoran bien antes de empezar su negocio, pero, en contraste, algunas compañías emergentes que no tienen recomendaciones de expertos, pueden equivocarse cuando se trata de hacer un cálculo para establecer el margen de ganancia. A continuación, se despliegan algunos de los errores más comunes a evitar al calcular el PVP de un artículo.

1. Empezar con precios bajos

Muchas empresas suelen aplicar esto como una estrategia para obtener más ventas en su negocio y, de acuerdo a los expertos en la materia, no es algo factible. 

Empezar con precios bajos y mantenerlos por mucho tiempo puede ser excelente para la cifra de ingresos de primera línea, pero causa estragos en las ganancias de última línea, la cual se necesita para que la empresa siga en pie. Los propietarios necesitan obtener ganancias y estimar costos unitarios con una fórmula correcta, siempre en base a una la estrategia y no solo para vender mayor volumen.

2. Utilizar mismo margen para todos los productos

No hay un enfoque de negocios tan errado (ni común) como calcular el precio de venta unitario de todos los productos basándose en los mismos criterios. La realidad es que cada artículo se rige por un porcentaje diferente. Por ejemplo, los artículos que tardan más en venderse necesitan mayores márgenes de beneficio. 

Los comerciantes pueden establecer un margen más pequeño basado en un alto volumen de ventas y, al mismo tiempo, deben encontrar otros modos de agregar valor y aumentar estos márgenes de beneficio para que a largo plazo marquen una diferencia en el resultado de las ganancias. 

Diferentes productos tienen diferentes mercados y distintos compradores. Estos artículos deben tener un precio que refleje dicha variabilidad para no sofocar las ventas. 

3. Olvidarse de tener en cuenta todos los costes 

Es necesario tener en cuenta incluso los costes más diminutos asociados a cada uno de los artículos. Desde los productos más pequeños hasta los más grandes, tienen, por ejemplo, tarifas de procesamiento de tarjetas de crédito que generalmente agregan del 1 al 2 % en cada transacción y eso se va sumando con el tiempo. 

Otros elementos como los gastos de envío y demás deben incluirse, puesto que también tienen un impacto en los resultados de las ventas.

4. Investigar lo que cobra la competencia y hacer lo mismo

En lugar de hacer lo mismo que la competencia, los emprendedores deben empezar a descubrir el valor que realmente ofrecen a sus clientes y después establecer precio con base en ello.  Es la mejor forma de defender el valor de un artículo frente a la competencia. 

Pueden realizar una lista de «razones por las que» la oferta vale su precio y cómo se diferencia de lo que otras compañías ofrecen, sin identificarlas como enemigas. También es necesario entender que, en ocasiones, un precio bajo puede ser interpretado como sinónimo de calidad baja, así que cada empresa debe enfocarse en que el coste de sus productos esté justificado con la calidad que ofrecen. 

5. Rebajar el precio en lugar de agregar valor

El descuento afecta las ganancias si no se ejecuta bien la estrategia. Por ejemplo, una compañía que aplica solo un 10 % de descuento necesitaría vender un 50 % más de unidades para mantener la misma ganancia en el resultado final de las ventas. 

En lugar de bajar los precios, lo más sensato es buscar una manera de agregar valor al producto o servicio. La propuesta de «valor agregado» se puede traducir en ofrecer un adicional que no afectará las ganancias de la empresa y puede potenciar la experiencia del cliente al hacer la transacción.

6. No segmentar clientes

Si una empresa ofrece una variedad de productos o servicios, los prospectos de clientes tendrán diferentes intereses y sensibilidades cuando se trata de precios. Esto quiere decir que los emprendedores y empresarios deben segmentar a su público para saber darle valor final a su producto. 

¿Cómo calcular el precio de venta de un producto con la segmentación de clientes?

Es necesario identificar quién está comprando los productos o servicios específicos, cómo los están comprando, a cuáles tácticas de persuasión son particularmente sensibles y los presupuestos con los que están trabajando. Esa información sirve para establecer una estrategia de precios para atraer de manera más efectiva a múltiples tipos de compradores.

7. No actualizar precios

Las empresas deben adaptarse a las nuevas tendencias, a las solicitudes de los consumidores y a cómo se mueve la competencia, así que se recomienda hacer una actualización de precios teniendo en cuenta ese panorama cambiante. 

Algunas empresas tienden a mantener sus precios fijos o se resisten al cambio a pesar de la demanda cambiante, sin embargo, es ideal que los emprendedores se adapten al ritmo del mercado sin atentar contra la estabilidad de su negocio. 

Otras formas de establecer o calcular el precio de venta

A pesar de que la fórmula simple suele funcionar muy bien, existen diversas estrategias para asignar un valor atractivo a los productos, como calcular precio de venta unitario con base en la demanda, según descuentos especiales o a cambio de puntos por fidelidad… Cada negocio tiene sus propios métodos, pero se puede decir que existen algunas técnicas para el cálculo del precio de venta que dan excelentes resultados, entre ellas:

Precio de venta con descuento

Cuando se descuenta algún porcentaje del precio original de un artículo en particular (precio de caída) se conoce como precio de descuento. 

Esta es una táctica para implementar precios promocionales que ayudan a generar más ventas durante un período limitado al reducir el precio original de los bienes. Esta estrategia puede no funcionar para todas las empresas, pero a algunas les sirve como un boost para que lleguen compradores nuevos y, al mismo tiempo, pueden promocionar la tienda y sus productos.

Precios de venta sugerido por el fabricante

El precio minorista sugerido por el fabricante (MSRP, por sus siglas en inglés) es el precio que se puede aplicar a un producto por recomendación del fabricante para que se fije en las tiendas minoristas. Un MSRP suele ser entre 2,5 y 3 veces el precio mayorista.

El MSRP suele utilizarse para mostrar la diferencia que existe entre las compras por volumen del vendedor y las promociones del fabricante. Por otro lado, también sirve para inflar el precio minorista y que parezca más atractivo.

Precios por encima de la competencia

Vender productos o servicios a precios superiores que los competidores se puede aplicar como estrategia cuando una empresa siente que lo que ofrece posee realmente una calidad superior.

Sin embargo, para llevar a cabo una actualización de precios, lo ideal es investigar bien el mercado general. Asimismo, los empresarios deben verificar que, en efecto, sus productos y servicios merecen un aumento de precios, según el target de su negocio. 

Calcular el precio unitario con precios por debajo de la competencia

Para calcular el PVP de un producto, algunos comercios utilizan la estrategia de los precios por debajo de la competencia. Sin embargo, este modo de trabajo no debería ser una estrategia, como se dijo anteriormente, pero aun así algunas empresas consideran que les puede funcionar bajar sus costes para que puedan tener más clientes en su negocio. 

Es importante no olvidar que los productos están limitados en términos de características y funcionalidad. Si se cree que es necesario adoptar esta medida, lo ideal es ofrecer un precio competitivo a sus clientes para captar su atención, pero no demasiado, puesto que precios muy bajos pueden interpretarse como baja calidad del servicio o producto. 

Precios de equilibrio

Los precios de equilibrio, en el mismo nivel o igualación de precios, son aquellos que se fijan a un producto para que este sea similar al de las empresas que figuran como competencia directa.

El enfoque principal de esta estrategia debe estar en el valor agregado que tiene el producto para ofrecer.  Será necesario aplicar tácticas para llamar la atención del cliente y algunas de las más comunes son las siguientes: 

  • Ofrecer servicios especializados o personalizados con la compra (instalación gratuita, soporte técnico…) 
  • Establecer garantías más extensas 
  • Ofrecer una experiencia de compra única (buena atención al cliente, empaques atractivos, entregas rápidas…)

Esto puede servir si la empresa tiene una reputación establecida y ofrece un buen servicio, como para que los compradores decidan visitar este negocio y no el de la competencia para ir en busca de un producto en específico. 

Precio de venta con pérdida de liderazgo

Esta técnica está orientada a llamar la atención de clientes con un producto popular a un precio más bajo que el de los competidores para, al mismo tiempo, poder lograr que compren otros artículos adicionales que son más rentables y que probablemente se ajustan bien al presupuesto del público objetivo. 

Por ejemplo, una tienda para celíacos tiene un combo de galletas y crema de maní a un coste bajo, a diferencia de la competencia y, al final del día, los clientes terminan llevando otros productos con precios más elevados como granos, pastas y harinas.

Precios ancla

El anclaje de precios, o precios ancla, es la práctica de establecer un punto de precio al que los clientes pueden referirse cuando toman decisiones para hacer sus compras.

Todos los potenciales clientes evalúan la conveniencia de los productos que van a adquirir, incluso de manera inconsciente. Además, son muchas las variables que intervienen en este cálculo (precio de venta neto, confiabilidad de la marca, valor de mercado…) y es responsabilidad de los comerciantes influir en ellas para motivar las intenciones de compra. Una estrategia común para conseguirlo son los precios ancla, puesto que apuntan directamente al sesgo cognitivo de los humanos, que se desvía hacia la mejor recompensa por el menor dinero posible.

Por ejemplo, cada vez que vean un descuento que indique “Antes 100 euros, ahora 75 euros”, los 100 representan el ancla de precio para el PVP final de 75 euros.

En síntesis, las empresas pueden utilizar el precio ancla para influir en la percepción de los consumidores sobre el precio de sus productos para hacer que los nuevos valores parezcan más razonables y asequibles en comparación con los anteriores. 

Precio Keystone

La fijación de precios Keystone es una estrategia que se utiliza ampliamente en negocios minoristas y de comercio electrónico (ecommerce). Implica fijar el precio de venta de un producto al doble del coste para establecer un margen de ganancia que se considera “saludable” para el vendedor y para el consumidor.

Esta estrategia y los precios clave pueden ayudar a los minoristas a mantenerse dentro de un mercado competitivo y saturado y, al mismo tiempo, pueden asegurar una ganancia en cada venta.

Precios múltiples

Esta es una estrategia de precios en la que los consumidores compran varias unidades del mismo producto y pagan un precio menor por el paquete. El objetivo de esta estrategia de marketing es bajar el coste proporcionalmente a la cantidad de unidades que una persona quiere comprar.

A menudo, la aplicación de precios múltiples sirve para que una empresa obtenga un impulso de ventas en un artículo específico y también puede ayudar a entrar en nuevos mercados para ofrecer un nuevo producto por un precio más atractivo.

Precios por hora

Las empresas utilizan esta estrategia para fijar una tarifa por hora, generalmente se vende como un “precio especial” u “oferta limitada” para llamar la atención de los clientes y que se activen por la página web o vayan directo a la tienda (según la regla de la oferta) para adquirir el producto o los artículos que están en promoción.

De cierto modo, es parecida a la fijación de precios por pérdida de liderazgo, pero esta tiene que ver más con una estrategia flash para ganar más clientes en un menor tiempo posible. 

Plantilla en Excel para calcular el precio unitario 

Los emprendedores que ya saben qué es un precio unitario, pero no saben cómo calcular el precio de venta en Excel, pueden guiarse por esta plantilla de Google Sheets (equivalente a las hojas de cálculo de Excel de Word) para tener una idea más clara de cómo pueden implementar la fórmula del costo de ventas por unidad y del PVP.

[Agregar aquí la hoja] 

Importancia de calcular bien el precio de venta unitario de los productos

Calcular bien el precio de venta unitario de los productos es fundamental para el éxito financiero y operativo de una empresa. Algunas de las principales razones por las cuales es importante calcular correctamente el precio de venta unitario son la rentabilidad del negocio: los costes de producción, los gastos generales y generación de ganancias. Elementos de los que dependen muchas personas y son sostenidos gracias a los precios de venta al público.

Este cálculo también representa un factor clave en la toma de decisiones sobre la producción, la oferta de productos y la expansión de la empresa. Una de las principales ventajas de entender el significado de precios unitarios es tener el poder de emplear diversas técnicas de mercadeo para establecer precios que no perjudiquen al cliente ni a los emprendedores. 

Cuando se hacen cálculos para establecer un precio unitario del producto de forma adecuada, se toma en cuenta el precio de venta de distribuidor, además, hay que estimar portes, así como estudiar y conocer el precio de venta al público en el mercado general del target del negocio. De esta manera se evitan sorpresas que pongan en riesgo la posición del negocio.

Si lo que se desea es seguir entendiendo cómo se calcula el precio de venta al público o cuáles son las mejores fórmulas para establecer el coste de compra y coste de venta, a continuación, se presentan dos herramientas para aprender cómo se calcula el coste unitario de los productos:

Curso 1: Cómo calcular el precio de venta de tus productos

La española Mónica Vicente Tamames presenta este curso para “aprender a calcular el precio de venta de tus productos para cubrir costes, ser competitivo y maximizar tus beneficios”. En 10 clases de una hora, la experta en desarrollo de negocios no únicamente hablará de qué es precio unitario, cómo se calcula el coste de ventas y explicará la típica fórmula del monto de venta, sino que le dará a los emprendedores y empresas todas directrices para aprender a llevar a flote sus negocios. 

El curso Cómo calcular el precio de ventas de tus productos está pensado para las pequeñas empresas, empresarios y emprendedores que están pensando en montar un negocio, pero “no les salen las cuentas». Ofrece el punto de partida ideal para empezar a rentabilizar el proyecto, partiendo de lo que es el precio unitario hasta el cálculo de los costes de forma sencilla. 

Curso 2: Análisis de Marketing: Estrategias y Análisis de Precios

Este curso de Star-Tech Academy y el ingeniero en computación, Nicolás Seia, invita a las personas a “aumentar los beneficios aprendiendo estrategias de precios y modelos de precios avanzados en Excel”, que es una herramienta necesaria para encontrar la forma como calcular el precio unitario de un producto. 

Son 35 clases de 3 horas en las cuales las personas interesadas pueden dominar el análisis de precios desde el nivel principiante hasta el avanzado. Podrán comprender la política de precios, el objetivo, la estimación de costes, aprenderán a analizar la competencia y a crear estrategias para establecer combinaciones de precios que puedan beneficiar al crecimiento del negocio o empresa. 

Los cursos y masterclass que abordan estrategias para calcular el precio unitario son excelentes herramientas de apoyo que pueden beneficiar el crecimiento de empresas pequeñas o emergentes. Además, los emprendedores que desean comprender cómo calcular el PVP se pueden beneficiar de tener conocimientos de expertos en el tema, puesto que no solo basta con hacer investigaciones en la red. La idea es nutrirse de la sabiduría de personas que han estudiado el campo del marketing y del desarrollo de industrias para darle inicio a cualquier proyecto que se tenga en mente. 

Cita este artículo

Pincha en el botón "Copiar cita" o selecciona y copia el siguiente texto:

Rodríguez, Yossimar. (2023, 25 agosto). Cómo calcular el precio unitario: guía completa con ejemplos, errores comunes, estrategias, plantillas y cursos. Cinco Noticias https://www.cinconoticias.com/como-calcular-el-precio-unitario/

¿Te ha gustado este contenido?

Valóralo y ayúdanos a mejorar

Puntuación media: 5 | Votos: 2

Yossimar Rodríguez
Yossimar Rodríguez
Periodista licenciada en Comunicación Social por la Universidad Católica Andrés Bello, Venezuela..
Cinco Noticias / Dinero / Cómo calcular el precio unitario: guía completa con ejemplos, errores comunes, estrategias, plantillas y cursos

No te pierdas...

Lo último

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre