Sociedades individualistas: características, individualismo vs. colectivismo y teorías sobre las culturas individualistas

5
(1)

Dentro de las sociedades individualistas el individuo se libera cada vez más de las normas y valores de la conciencia colectiva, para pertenecer a culturas individualistas, especialmente establecidas según sus propios intereses.

A partir de los siglos XIV y XV, con el Renacimiento, surgió una modalidad del ser, que vive trazando su propio camino, y gestionándose su existencia, sin perder su libertad ni su responsabilidad: las sociedades individualistas son inseparables de la modernidad y la democracia. Poco a poco, este proceso permite al individuo arrancarse de las garras comunitarias para fomentar culturas individualistas y protagonizar su destino, llevar el timón en sus manos en cuanto a las decisiones personales; se aparta de las órdenes eclesiásticas, de la presión laboral, del régimen familiar; y sobre todo se desprende del Estado.

Solidaridad mecánica:
Qué es, ejemplos y características de una sociedad mecánica

Leer artículo

¿Qué se entiende por sociedades individualistas?

Las sociedades individualistas vistas desde el panorama meramente cotidiano, pueden distinguirse como selectos grupos de personas que practican el individualismo. Considerando un individualismo que adoctrina y moldea el comportamiento, añadiendo un valor esencial a la individualidad.

Se pueden considerar algunos tipos de individualismo:

El individualismo como falta de espíritu público

En el sentido común y restringido, las sociedades individualistas se refieren a quienes practican el egoísmo, al individualista que sólo piensa en sí mismo sin preocuparse por los demás.

Desde el punto de vista político, cada quien merece ser valorado 

En el sentido del individualismo político, lo individual es una concepción de la vida en una sociedad que se fundamenta estrictamente en lo personal, que abre una rendija esencial para lograr individuos libres y con derechos humanos; el individualismo es, pues, de origen democrático, siendo su símbolo la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano.

En el sentido sociológico, se hace hincapié en la autonomía del individuo, en el desarrollo del concepto de sí mismo y el individualismo en relación con las reglas colectivas, el individuo se libera de las normas impuestas por los demás, de la tutela tradicional que gravita alrededor de su devenir: en esa línea, individualismo es parte del trayecto emancipador a imagen del feminismo del siglo XX.

Entonces, ¿qué es el individualismo en lo que respecta al liberalismo? El individualismo como concepto y el liberalismo están estrechamente vinculados, en torno a las características de una persona individualista. Siendo que ambas concepciones tienen como norte, un objetivo impulsor de libertad y la autorresponsabilidad del individuo como un derecho natural.

Interpretado positivamente de este modo, esto también incluye la idea de la armonía natural, es decir, que una de las causas de la cultura individualista es la búsqueda sin restricciones de los intereses económicos individuales, que sirve simultáneamente para lograr el mayor bien común posible.

Principales características del individualismo

Desde el punto de vista del individualismo y sus características, esta especie de eslabón social se manifiesta dentro de lo que podríamos llamar «valoración de la individualidad» (personalidad) como núcleo de la subjetividad humana en la sociedad.

Al mencionar algunos ejemplos de individualismo en la sociedad, esto también incluye lo que comúnmente se entiende por el individualismo de los artistas o los científicos:

La gran autodeterminación

Estas personas individualistas se caracterizan por tomar la iniciativa siempre, no esperan por las decisiones de los demás, no esperan directrices… así como la necesidad, condicionada por la peculiaridad de su método de funcionamiento, por lo que a menudo pueden crear en soledad, sin contacto constante directo con otros individuos juntos.

Seres creativos que ostentan la autosuficiencia

Por supuesto que el modelo creativo se incluye en el conjunto de las manifestaciones de la cultura individualista, siendo el científico un caso particular. Sin embargo, aunque el científico trabaje solo, ya es social porque el sujeto puede y necesita recurrir a la mina de saberes que otros pensadores aportaron en su momento, en la medida en que puede y debe «cooperar» con ellos.

Se trata de una creación con medios socialmente dados y bajo determinadas condiciones sociales. Una persona individualista se jacta de ser auténtica.

Singularidad, unicidad y la irrepetibilidad

Estas características son totalmente propias del individuo según su capacidad, talento, necesidad, interés, inclinación, etc.

Dichas competencias corresponden al individuo, cuya preparación debe ser fomentada por la sociedad. Al tratar de responder ¿qué es individualista? La individualidad no debe contradecir el espíritu de la sociedad y a la colectividad de personas libremente activas.

La carencia de empatía o la ausencia de espíritu colectivo

Al respecto hay una expresión rusa que dice: «Regala a un alemán una piedra y hará pan con ella… para sí mismo».

Ello revela la discordancia entre el quehacer creativo individual y la moral individualista. Aquí no se valora positivamente el individualismo debido a su falta de espíritu público, sino como una de las consecuencias del individualismo egoísta.

Por otro lado, en la práctica política y social moderna, el individualismo se concibe mejor en el sentido de bienestar personal y común, convirtiéndose en algo positivo.

En tales términos, ¿qué sentido puede tener la yuxtaposición del individuo y el «entorno social» en el individualismo? Obviamente, sólo tiene sentido si se contrasta selectivamente un determinado grupo de individuos que necesitan, desean o tienen preferencias particulares como seres individuales delante de la sociedad, con el resto de la totalidad de individuos que operan en la sociedad; O sea, se renuncia al precepto de la igualdad.

Los intereses individuales son subliminalmente dominantes sobre los comunes

En este caso, el enfoque individualista es una concepción elitista disfrazada, tras la cual se esconde el deseo de un pequeño estrato de obtener derechos especiales. A ello se añade la creencia de una «sublimidad» que opaca a la sociedad y, por tanto, de los intereses comunes indivisibles de todos los individuos.

El individuo moderno está ahora solo consigo mismo, enfrentándose a su destino: en este sentido, el significado de individualista es «un ciudadano huérfano de papá estado, de príncipe y de Dios»

Diferencias entre la sociedad individualista y la sociedad colectivista

Cualquier crisis política, crisis económica y crisis social, a nivel mundial o regional; puede originar cambios en la forma de ver, entender y diferenciar los términos “colectivismo y individualismo”.

Sociedad individual: integrantes más independientes y con intereses propios

Las personas individualistas se preocupan más por sí mismas que por los demás. En consecuencia, cuando los individualistas toman decisiones, normalmente sólo miran su propia vida. Suele poner mínima atención a las consecuencias sobre otros en su propio entorno social.

En el cuadro de cultura individualista cada quien sólo permanece en un grupo durante un corto periodo de tiempo y cambian de compañía cuando les apetece.

Por ejemplo, realizas algo con tus compañeros del club de natación para salir al día siguiente, a tomar una cerveza con los compañeros de trabajo. Luego, te reúnes con algunos conocidos de la universidad, y después te vas de vacaciones con un conocido de Internet. Lo que es especial aquí es que las distintas personas/grupos no suelen conocerse entre sí, o sólo brevemente.

Sociedad colectiva: integrantes más dependientes y con intereses compartidos

Un colectivista realizaría todas estas actividades con una misma persona. Si no se puede, prefieren – para manifestar su adhesión al grupo- prescindir de las actividades deseadas antes que emprenderlas con extraños.

Brincar de grupo en grupo, siendo parte de estos solo momentáneamente es muy sencillo en alguien individualista, debido a que otras personas de esa cultura viven de la misma manera.

Esta dimensión cultural suele ir acompañada de una escasa fidelidad al puesto de trabajo y de muchos traslados.

Por ejemplo, alguien individualista puede aceptar sin escrúpulos una oferta de empleo mejor y, por consiguiente, prefiere esta oferta en vez de la familiaridad existente en su viejo trabajo: «Es fácil volver a hacer nuevos amigos».

¿Más apegados o menos apegados a los familiares?

Incluso la familia no juega un papel tan importante para las personas individualistas. Por lo general, sólo se tiene contacto con familiares muy cercanos, e incluso eso no es imprescindible: si no te llevas bien con tus padres o hermanos, puede que no tengas ningún contacto. El cuidado de los ancianos también suele estar a cargo de las residencias de ancianos.

¿Cómo se evalúan los integrantes entre sí?

Si se le pide a una persona de una cultura individualista que evalúe a otra, esta evaluación se hace sólo en función del individuo, no de su pertenencia al grupo.

El individualismo tiende a encontrarse más en las siguientes culturas: Estados Unidos, Gran Bretaña, Países Bajos, Escandinavia, Alemania y Canadá.

Si se pide a una persona de una cultura colectivista que evalúe a otra persona, esta evaluación se hace en función de la pertenencia al grupo respectivo. Si se trata de un grupo respetado, la persona que pertenece a él también se valora positivamente.

El colectivista es de decisiones consensuadas

El colectivismo se centra en el bienestar del propio grupo. Cada individuo pertenece a unos pocos grupos, por ejemplo una familia, un lugar de trabajo, un círculo de amigos cercano.

Cada decisión que toma este individuo está coordinada de antemano con los objetivos del grupo en cuestión. Así, un colectivista nunca tomaría una decisión sin sopesar el impacto en el grupo asociado. A veces, incluso el grupo decide lo que un miembro puede o no puede hacer.

En ese sentido, se acusa a los individualistas de pasar por alto ciertos deseos humanos más elevados, como la necesidad de un espíritu de convivencia y del propósito de vivir plenamente, sustituyéndolos por la satisfacción de los estrechos deseos materiales.

Pero en esta filosofía la palabra «individualismo» o individualismo en filosofía se refiere sobre todo en el espacio planteado para tomar decisiones: la primacía individualista, frente a la primacía de lo colectivo. Los individualistas liberales entienden que cuando cada individuo (adulto) tiene la máxima latitud para elegir y perseguir sus propios objetivos, limitado únicamente por el requisito de que todos disfruten de igual libertad, emerge un amplio y complejo orden social a partir de las innumerables interacciones voluntarias diferentes, que los individuos deciden tener entre sí

Es frecuente que los grupos colectivistas se solapen

Por ejemplo, el círculo de amigos está formado al mismo tiempo por compañeros de trabajo que también pueden ser miembros de la familia.

Los colectivistas destacan por su gran lealtad a sus grupos

Una vez que una persona se ha integrado plenamente en un grupo [lo que puede llevar años para los nuevos miembros], suele ofrecerle lealtad de por vida y, a cambio, recibe la protección material y social de todos los miembros.

El apego al propio grupo, predominante en el colectivismo, lleva a una fuerte separación de otras comunidades. Quienes sean ajenos a dicho grupo, reciben una reacción y trato del colectivista completamente diferente al que tienen con las personas conocidas.

Cada cual mantiene normalmente una fuerte relación con su familia

La familia tiene un valor inmenso: así sean parientes sumamente remotos y aunque no experimenten una mejor relación entre sí. Al tratarse de los ancianos, son atendidos por sus familiares y los cuidan, en vez de abandonarlos en una residencia de ancianos.

Los círculos de amistades

El colectivista prefiere a conservar los mismos amigos durante toda su vida. Aun cuando, por causas externas, estén separados por gran cantidad de kilómetros. En consecuencia, ser leales al trabajo es una condición natural muy valorada en la cultura colectivista.

Aquí no es raro rechazar una oferta de trabajo mejor por lealtad al propio grupo. También porque los colectivistas consideran que hacer nuevas amistades es más complicado amigos en otros lugares.

Las culturas en las que el colectivismo es típico son: Japón, Malasia, la Península Arábiga, India y Turquía. También en los pueblos pequeños de Alemania: cualquiera que se haya mudado a Oberkrailingsheim, Bückow o Deutschneudorf como «recién llegado», seguramente se dará cuenta rápidamente de que el colectivismo también se puede encontrar en Alemania.

Los países mencionados en el artículo tienden a un estilo u otro. Es decir, que estas características no aplican absolutamente a todas las personas del país respectivo.

¿El individualista es egocéntrico?

El individualismo se interpreta a menudo como una ideología basada en la creencia de que las personas son egocéntricas individualistas, cada una de las cuales busca únicamente el máximo beneficio material y la satisfacción sensorial. Cada individuo, en términos de individualismo económico según esta interpretación, entra en contacto con personas ajenas a su familia inmediata únicamente por razones superficiales y utilitarias: básicamente, para realizar transacciones impersonales que le hagan más rico materialmente.

Este orden social no está planificado y es imposible diseñar, y fomenta una amplia y creciente diversidad de interacciones humanas creativas, mucho más allá de las transacciones comerciales utilitarias. FA Hayek la denominó «la Gran Sociedad». Explicó -al igual que Adam Smith y otros individualistas liberales- que esa sociedad sólo es posible en la medida en que los individuos sigan siendo libres.

Individualismo: sinónimo de libertad o limitación de libertad

Al limitarse la apreciada libertad a fuerza del individualismo imperante, puede desencadenar la contracción de cualquier sociedad. Dando como resultado un inevitable empobrecimiento mientras se disminuye, sus miembros son más débiles a la hora de saciar tanto sus carencias materiales como sus expectativas más elevadas.

Así surge una terrible ironía: el retroceso del individualismo liberal al colectivismo reduce las relaciones de cada individuo con -y la interdependencia de- otros individuos.

Cuando un Estado controla la libertad de los ciudadanos para interactuar con otros, hay menos integración y entendimiento entre estos. Mientras cada persona se apega más al Estado y son más dependientes de él, cada quien está menos conectado a la sociedad y es menos dependiente de ella.

Sin embargo, en comparación con la Gran Sociedad, incluso un Estado enorme es insignificante, y su función está mucho más limitada por normas formales y estrictas. Y así, a medida que el individualismo liberal y su Gran Sociedad dan paso al colectivismo, cada individuo debe confiar comparativamente más en su propio conocimiento, esfuerzo y recursos, ya que se ve obligado a reducir su dependencia del conocimiento, el compromiso y los recursos de cientos de millones de extraños que producen y comercian en el mercado global.

Haciendo contraste con la definición de colectivismo, en condiciones de colectivismo, cada quien está más aislado de la humanidad, cada persona está más aislada e indefensa.

Hay que destacar que el desarrollo intercultural y el intercambio cultural trasnacional generan cambios y diferencias más o menos marcadas entre los tipos de sociedades “individualistas y colectivistas”

Teorías que explican el surgimiento de las sociedades individualistas

Cinco cuestiones pueden acompañar el auge del individualismo en las sociedades modernas para tratar de entender qué es ser individualista:

¿Un peligro para la democracia? o ¿la crisis de la ciudadanía?

Este es ya el planteamiento en la teoría individualista de Tocqueville, el cual cree que el individualismo significa replegarse en el ámbito privado y retirarse del entorno público, de la participación en la vida de la ciudad. Esta retirada es una estrategia individualista que podría dejar lugar a una «tiranía blanda» en la que los individuos se hacen cargo y dejan de ejercer sus poderes.

¿Una amenaza para los lazos sociales? o ¿el caos de la cohesión social?

Este era el temor de Durkheim a finales del siglo XIX, al ser testigo de la decadencia de las sociedades rurales y campesinas tradicionales y de instituciones como la Iglesia. Se plantea una teoría del individualismo como una cuestión del respeto a los valores y reglas comunes, el peligro de negarse a la imposición de otros, el repudio de cualquier obstáculo a la elección personal e individual.

¿El fin del cambio social? o ¿Hay caos de los movimientos sociales?

Se expone el problema de la participación colectiva: en el marco de una sociedad signada por el auge del individualismo, ¿cómo pueden tener lugar los conflictos colectivos?

¿La fatiga de ser uno mismo…o la crisis del ser moderno?

El individuo consigue libertad, para perder estabilidad y certidumbre; su responsabilidad en la construcción de su vida le hace frágil, preocupado.

¿El hombre mismo hace parte de un «medio social» al margen de los demás individuos de la sociedad?

La intervención institucional no cambia esta situación porque también son gestionados por particulares. Abstraerlos teóricamente de estos fue uno de los errores del derecho constitucional de Hegel. La abstracción del contexto social suele ir acompañada de una psicologización igualmente abstracta del individuo.

El vehículo intelectual como filosofía individualista es -como en todas las teorías elitistas del pasado- la abstracción de los hechos reales elementales de la vida humana: el individualismo se convierte en este caso en una palabra estándar, tras la cual se esconde una idea excesiva de privacidad, la idea de una individualidad humana supuestamente no condicionada y determinada por la sociedad.

En el proceso, se «olvida» que incluso la privacidad sólo es posible bajo ciertas condiciones sociales y con los medios que ofrece la sociedad. Porque, al menos, el lenguaje en el que se exponen tales opiniones, los autores sólo han podido adquirirlo en sociedad, y necesitan al menos que otras personas les escuchen, incluso que les crean y se sometan a ellas.

Desde tales posiciones, el individualismo como «propósito de sentido y valor» de los principios sociopolíticos y éticos -en sentido estricto- significa que los esfuerzos de la sociedad en su conjunto deben dirigirse a ayudar a unos pocos individuos a desarrollar su individualidad privada, socialmente incontrolable; es decir, el poder privado frente a la sociedad, de forma superior a la totalidad de los individuos de un país. Como muestra la vida práctica del presente, tales principios antidemocráticos no están en absoluto vivos sólo en las dictaduras.

Para finalizar, hay que destacar la importancia de no confundir las sociedades individualistas con el egoísmo, y no conservar los peligros que acompañan al auge del individualismo a través de las crisis de nuestras sociedades modernas, e incluso su previsible declive. El individualismo es también un factor dinámico en la construcción de culturas individualistas en una nueva sociedad: la libertad no se opone a la solidaridad, la autonomía no conduce al aislamiento. El sentido de la propia vida no puede fundarse fuera del vínculo con los demás.

Puntúa este contenido

Puntuación: 5 / 5. Votos: 1

Referencias:

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre