Las 10 obras más grandes de la música clásica que debes conocer

4.7
(3)

La música clásica es tan mística como reservada, pero tiene algo especial que agrada a todo el mundo. Repasamos las 10 composiciones más grandes la música clásica.

La música es un lenguaje universal que a todos nos inspira. Y como sucede en otras artes, existen clásicos que todos debemos conocer.

La mejor música clásica:
Las 50 piezas de música clásica más famosas de todos los tiempos 【Playlist】

Leer artículo

Si eres un fanático de la música, seguro sabes que Purple Haze de Jimi Hendrix es uno de los clásicos del rock de todos los tiempos con sobresalientes guitarras, así como tal vez sepas del Anillo de Fuego de Johnny Cash, un clásico del country.

También es de cultura general que Billie Jean de Michael Jackson es una de las mejores canciones de pop producidas en toda la historia del género, y que el Tren de medianoche a Georgia de Gladys Knight y los Pips es la oda perfecta al soul clásico.

¿Y qué hay de la música clásica? A continuación listamos las 10 obras más grandes de la música clásica que debes conocer.


1. Suite n°1 para cello (Bach)

Bach fue un músico sobresaliente, considerado por los expertos como uno de los mejores compositores de la historia contemporánea.

Esta obra de 15 minutos catapultó el estilo propio de Bach: contrapunto magnífico, armonías de gran nivel y un aire etéreo muy característico del músico. Prelude, el primer movimiento de esta obra, ha sido empleado en distintas obras cinematográficas.  

2. Sinfonía nº5 en Do menor (Beethoven)

Incluso los menos conocedores de música clásica pueden reconocer el “Ta-ta-ta-taaaa”, que sirve de apertura a la quinta sinfonía de Beethoven.


Y es que el clásico de Beethoven brinda al oído distintos personajes en cada uno de sus movimientos, donde el primero es intenso, el segundo es un dulce lirismo y el tercero es tenso y dramático.

Por último, el cuarto movimiento que pone fin a la obra es la cereza del pastel, con una personalidad heroica que convierte a la sinfonía de Beethoven en la banda sonora perfecta de la vida.

3. Du bist die Ruh (Schubert)

Schubert fue un compositor de canciones clásicas que destacó por su precisión, puesto que no se registró un solo error en ninguna de sus composiciones, consideradas perfectas.

En honor a la perfección que brindó Schubert a la música clásica, está su tema más conocido, ‘Du bist die Ruh’, una canción artística imprescindible para la ópera.

4. Cuarteto de piano n°1 (Brahms)

Brahms fue un compositor de música de cámara que hizo sus mayores esfuerzos por hacerle ganar una mejor reputación.

Entre sus composiciones para el piano resalta el cuarteto de piano n. ° 1, que goza de melodías muy bien elaboradas que a cualquiera entusiasma.

5. Nocturno en si bemol menor, op. 9, n°1 (Chopin)

Si en algo coinciden todos los conocedores de la música clásica, es en que Chopin fue el principal genio del piano.

La característica de las composiciones de Chopin para el piano son sus melodías brillantes que cobran vida propia. La Nocturne en si bemol menor es su obra más resaltante.

6. Carmen (Bizet)

Una pieza de ópera que debe ser de conocimiento elemental para todo melómano, es Carmen, de Bizet. Audaz y llena de duetos y conjuntos brillantes, así es Carmen, que hace lucir a las mejores cantantes de ópera.

Carmen narra los deseos de vida bohemia de una mujer que desafía las ideas establecidas del amor monógamo, contada desde el contexto de un triángulo amoroso que tiene todos los elementos para ser escabroso, aunque se escuche todo lo contrario.

7. Así habló Zarathustra, op. 30 (Strauss)

Se trata de un poema sinfónico de 30 minutos, considerado una obra moderna que rompió los esquemas de la música clásica.

Strauss se inspiró en la novela Sprach Zarathustra de Friedrich Nietzsche, en el que presenta al hombre Übermensch, ese individuo conquistado y reprimido, al que aspiran todos los sistemas de gobierno.

8. Concierto para piano n°2 en Do menor, op. 18 (Rajmáninov)

El repertorio del concierto es otra de las ramas de la música clásica que vale la pena explorar. Para comenzar, el concierto para piano de Rajmáninov es bastante apropiado.

Esta composición es como todas las de Rajmáninov, ampliamente rica en melodías que hacen necesaria su ejecución a través de un virtuoso del piano, que sea capaz de realizar un trabajo magistral y hacer brillar los acordes de esta maravillosa composición.

De hecho, el también famoso clásico de la balada romántica, All by Myself, tomó parte del segundo movimiento de la creación de Rachmaninoff para la estrofa.

9. Suite de la primavera de los Apalaches (Copland)

La primavera de los Apalaches de Copland fue un homenaje a la vida moderna estadounidense, un retrato del siglo americano, que no fue otro que los años 20.

Algunos expertos en música clásica denotan que los momentos iniciales de la partitura evocan el despertar de un país ante un destino mejor.

10. Casas de Cristal (Southam)

Esta es unas de las composiciones para piano más importantes, no solo para Ann Southam, sino también para la música clásica canadiense. Esta obra está dedicada al compositor norteamericano Philip Glass.

Puntúa este contenido

Puntuación: 4.7 / 5. Votos: 3

Referencias:

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre