domingo, 19 mayo 2024 |

Actualizado a las

10:38

h CEST

14.2 C
Madrid

Especies invasoras de animales más impactantes y sus efectos en ecosistemas locales: casos de estudio y control de la amenaza

Puntuación media: 5 | Votos: 2

Las especies invasoras constituyen una significativa amenaza para los ecosistemas locales, perturbando el equilibrio natural y ejerciendo impactos negativos sobre la diversidad biológica. La comprensión y gestión de estos impactos es crucial para preservar la salud y la función de nuestros entornos naturales.

Las especies invasoras son agentes de cambio que desafían la resiliencia y la integridad de los ecosistemas locales en todo el mundo. Al introducirse en nuevos ambientes, estas especies pueden transformar radicalmente las dinámicas ecológicas, a menudo con consecuencias devastadoras para la biodiversidad nativa y los servicios ecosistémicos.

Las plantas invasoras en ecosistemas locales:
Mecanismos de introducción, efectos sobre la biodiversidad y estrategias de gestión y control

Leer artículo

Cinconoticias.com se rige por el principio ético del respeto animal, por lo que la editorial jamás ensalzará ni dará voz al maltrato o a la explotación animal en ninguna de sus vertientes. La información mostrada a continuación es meramente informativa y se ha elaborado únicamente con el objetivo de cubrir un interés cultural.

Definición y clasificación de las especies invasoras

Una especie invasora, también conocida como especie exótica invasora o especie introducida, es aquella que se establece en un área fuera de su distribución natural, donde puede causar daños significativos al medio ambiente, la economía o la salud humana.

Estas especies son ajenas al ecosistema local y, al carecer de depredadores naturales o mecanismos de control, pueden proliferar rápidamente y desplazar a las especies nativas.

El término «invasor» no implica necesariamente que la especie sea agresiva o dañina por naturaleza. Simplemente indica que es una especie no nativa que ha logrado establecerse y propagarse en un nuevo entorno, causando impactos negativos en los ecosistemas locales.

Criterios para clasificar especies como invasoras

Para que una especie sea considerada invasora, los expertos utilizan varios criterios clave:

  1. Origen no nativo: La especie debe haber sido introducida en un área fuera de su distribución natural, ya sea de forma accidental o intencional.
  2. Establecimiento exitoso: La especie debe demostrar la capacidad de reproducirse y formar poblaciones autosuficientes en el nuevo entorno.
  3. Propagación: La especie debe tener la capacidad de dispersarse y expandirse más allá de su punto de introducción inicial.
  4. Impacto negativo: La presencia de la especie debe causar daños ecológicos, económicos o a la salud humana en el ecosistema local. Estos impactos pueden incluir la competencia con especies nativas, la alteración de hábitats, la transmisión de enfermedades o la perturbación de las cadenas alimenticias.

Es esencial destacar que no todas las especies no nativas se convierten en invasoras. Algunas pueden establecerse sin causar impactos considerables, mientras que otras pueden permanecer confinadas a áreas específicas sin propagarse ampliamente.

El impacto de las especies invasoras en los ecosistemas locales

Las especies invasoras pueden tener un impacto profundo y duradero en los ecosistemas locales, tanto terrestres como acuáticos.

En los ecosistemas terrestres, estas especies foráneas pueden competir con las plantas y animales nativos por recursos vitales como alimentos, agua y espacios para anidar o reproducirse.

Algunas especies invasoras, como los jabalíes o las ardillas grises, pueden incluso convertirse en depredadores de especies nativas vulnerables, alterando drásticamente las cadenas alimenticias.

En los ecosistemas acuáticos, las especies invasoras pueden afectar gravemente a las comunidades marinas y de agua dulce.

Por ejemplo, el mejillón cebra, originario de Eurasia, se ha propagado por numerosos ríos y lagos en América del Norte, compitiendo con las especies nativas y obstruyendo tuberías y sistemas de agua.

Otras especies invasoras acuáticas, como el pez león en el Caribe, pueden convertirse en depredadores voraces y desplazar a las especies nativas de sus hábitats.

Impactos económicos y en servicios ecosistémicos

Además de los efectos ecológicos, las especies invasoras también pueden generar costos económicos significativos y afectar los servicios ecosistémicos. Estas especies pueden dañar cultivos agrícolas, infraestructuras y causar pérdidas en industrias como la pesca, la silvicultura o el turismo.

Por ejemplo, el caracol gigante africano es conocido por devorar una amplia variedad de cultivos, causando graves pérdidas para los agricultores en diversas regiones tropicales y subtropicales.

Las especies invasoras también pueden alterar los servicios ecosistémicos, como la regulación del agua, el control de la erosión del suelo y la polinización. Cuando estas especies desplazan a las nativas, pueden interrumpir estos procesos vitales, lo que a su vez puede afectar a la calidad del agua, la productividad de los suelos y la biodiversidad en general.

Interacciones con el cambio climático y sus efectos amplificados

Las especies invasoras no solo causan impactos directos en los ecosistemas locales, sino que también pueden interactuar con los efectos del cambio climático, amplificando sus consecuencias.

A medida que el clima cambia, algunas especies invasoras pueden encontrar condiciones más favorables para su establecimiento y propagación en nuevas áreas.

Por ejemplo, las especies invasoras acuáticas pueden prosperar en aguas más cálidas, mientras que las especies terrestres pueden expandir su rango de distribución a medida que las temperaturas aumentan.

Por otra parte, los eventos climáticos extremos, como las sequías o las inundaciones, pueden facilitar la propagación de especies invasoras al alterar los ecosistemas locales y reducir la resistencia de las especies nativas.

Esta interacción entre las especies invasoras y el cambio climático puede resultar en impactos sinérgicos, exacerbando los daños a los ecosistemas y dificultando aún más los esfuerzos de conservación y restauración.

Ejemplos de especies invasoras impactantes que han afectado ecosistemas locales

Algunas de las especies invasoras más impactantes que han causado graves daños en ecosistemas locales son las siguientes:

El caracol gigante africano (Achatina fulica)

Originario de África, esta especie ha invadido numerosas regiones tropicales y subtropicales, devorando cultivos y transmitiendo enfermedades. Su voracidad y rápida reproducción han causado estragos en la agricultura local de países como India, Brasil y Hawaii.

La hormiga loca amarilla (Anoplolepis gracilipes)

Nativa de África, esta especie de hormiga ha invadido áreas tropicales y subtropicales en todo el mundo. Forma supercolonias agresivas que desplazan a las especies nativas de insectos y vertebrados, causando desequilibrios ecológicos significativos.

El pez león (Pterois volitans)

Nativo del Indo-Pacífico, este depredador ha invadido los arrecifes coralinos del Caribe y el Atlántico occidental, amenazando a las especies nativas y causando desequilibrios en los ecosistemas marinos.

El mejillón cebra (Dreissena polymorpha)

Originario de Eurasia, esta especie de molusco de agua dulce ha invadido numerosos ríos y lagos en América del Norte, compitiendo con las especies nativas y obstruyendo tuberías y sistemas de agua.

Modelos de estudio y enfoques metodológicos

Los estudios sobre estas especies invasoras han empleado diversos enfoques metodológicos para comprender mejor su impacto y desarrollar estrategias de gestión efectivas. Algunos de los modelos y enfoques más utilizados incluyen:

  • Mapeo sistemático y revisión de literatura: estos procesos rigurosos permiten identificar, evaluar y sintetizar la evidencia disponible sobre los impactos de una especie invasora en particular, así como las medidas de control y manejo implementadas.
  • Modelos predictivos: mediante el uso de datos ambientales, climáticos y de dispersión, los modelos predictivos pueden proyectar la probabilidad de establecimiento y propagación de una especie invasora en diferentes áreas. Estos modelos son cruciales para anticipar y prevenir futuras invasiones.
  • Estudios de caso: los investigadores a menudo realizan estudios de caso detallados en áreas específicas afectadas por especies invasoras, analizando los impactos ecológicos, económicos y sociales, así como las respuestas de manejo implementadas.
  • Experimentos de campo y de laboratorio: se llevan a cabo experimentos controlados para estudiar las interacciones entre las especies invasoras y las nativas, así como para evaluar la efectividad de diferentes métodos de control, como el control biológico o químico.

Metodologías de investigación y análisis de las especies invasoras

Para comprender mejor el fenómeno de las especies invasoras y sus impactos, los investigadores emplean una variedad de metodologías de investigación y análisis. Algunos de los enfoques más utilizados incluyen:

  • Protocolos de mapeo sistemático y revisión: estos procesos permiten identificar, evaluar y sintetizar la evidencia disponible sobre un tema específico, como los impactos de una especie invasora en particular.
  • Modelos predictivos: mediante el uso de datos ambientales, climáticos y de dispersión, los modelos predictivos pueden proyectar la probabilidad de establecimiento y propagación de una especie invasora en diferentes áreas. Esto es crucial para anticipar y prevenir futuras invasiones.

Estas metodologías permiten a los científicos obtener una comprensión más profunda de las vías de introducción, los factores que facilitan el establecimiento y los impactos potenciales de las especies invasoras en los ecosistemas locales.

Gestión y control de especies invasoras

Una vez que una especie invasora se ha establecido en un ecosistema local, es fundamental implementar estrategias efectivas para su gestión y control. Estas estrategias pueden incluir una combinación de enfoques biológicos, químicos y físicos.

Control biológico

Esta estrategia implica la introducción de depredadores, parásitos o patógenos que regulen de forma natural las poblaciones de la especie invasora. El control biológico puede ser altamente efectivo y sostenible, pero también conlleva riesgos, como la introducción accidental de nuevas especies invasoras o efectos no deseados en especies no objetivo.

Control químico

El uso de herbicidas, insecticidas o piscicidas puede ser efectivo para controlar algunas especies invasoras. Sin embargo, estos métodos deben aplicarse con precaución y bajo estrictas regulaciones, ya que pueden tener impactos negativos en el medio ambiente y la salud humana. Sin mencionar que en el proceso exterminan de manera violenta a los animales que han llegado a estos lugares por culpa de los humanos.

Control físico

Los métodos de control físico incluyen la captura manual, la remoción mecánica, la alteración de hábitats y la instalación de barreras físicas. Estas técnicas pueden ser efectivas para controlar poblaciones localizadas de especies invasoras, pero a menudo requieren un esfuerzo intensivo y sostenido.

Experiencias de manejo exitoso en diferentes regiones

Existen numerosos ejemplos de estrategias de manejo exitosas para controlar especies invasoras en diferentes partes del mundo:

  1. Isla Mauricio: en esta isla del Océano Índico, se logró controlar la población del caracol gigante africano mediante una combinación de control biológico (utilizando un nemátodo parásito) y medidas de cuarentena estrictas.
  2. Grandes Lagos de América del Norte: se han implementado programas de control para el mejillón cebra, una especie invasora acuática que ha causado graves problemas en esta región. Estos programas incluyen el uso de recubrimientos anti-incrustantes, tratamientos con cloro y la aplicación de tecnologías de filtración.
  3. Australia: este país tiene una larga historia de lucha contra especies invasoras, como los conejos y las ranas toro. Se han utilizado estrategias de control biológico, como la introducción del virus de la enfermedad hemorrágica viral para controlar las poblaciones de conejos.

El papel de la política y la regulación internacional

La gestión y el control de especies invasoras también requieren un enfoque coordinado a nivel internacional, con políticas y regulaciones que aborden este desafío global.

En la Unión Europea, se ha establecido un marco legal para abordar el problema de las especies invasoras. El Reglamento sobre Especies Exóticas Invasoras (UE) No 1143/2014 establece medidas para prevenir, detectar tempranamente y manejar las especies invasoras más preocupantes en el territorio de la UE.

Este reglamento incluye una lista de especies invasoras prioritarias, prohibiciones de importación, cría y comercialización de estas especies, y requisitos para los Estados miembros de implementar planes de acción y medidas de erradicación o gestión.

Además, la Unión Europea ha implementado sistemas de detección y respuesta rápida para identificar y enfrentar la llegada de nuevas especies invasoras. Asimismo, se fomenta la colaboración a nivel internacional y el intercambio de conocimientos sobre las estrategias más efectivas en su gestión.

En el ámbito global, organizaciones como la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) desempeñan un papel clave en la coordinación de esfuerzos y el establecimiento de marcos normativos para abordar el desafío de las especies invasoras.

La lucha contra las especies invasoras es crucial para salvaguardar los ecosistemas locales y su biodiversidad. A través de esfuerzos conjuntos, investigación y políticas efectivas, podemos mitigar los impactos negativos y promover la resiliencia ambiental. La preservación de la diversidad natural depende de nuestra capacidad para comprender y actuar ante este desafío global.

  • Forests. (s. f.). https://www.mdpi.com/journal/forests/special_issues/ecology_management_invasive_species
  • Katsanevakis, S., Olenin, S., Puntila-Dodd, R., Rilov, G., Stæhr, P. A., Teixeira, H., Tsirintanis, K., Birchenough, S. N., Jakobsen, H. H., Knudsen, S. W., Lanzén, A., Mazaris, A. D., Piraino, S., & Tidbury, H. J. (2023). Marine invasive alien species in Europe: 9 years after the IAS Regulation. Frontiers In Marine Science, 10. https://doi.org/10.3389/fmars.2023.1271755
  • Mologni, F., Moffat, C. E., & Pither, J. (2023). Collating existing evidence on cumulative impacts of invasive plant species in riparian ecosystems of British Columbia, Canada: a systematic map protocol. Environmental Evidence, 12(1). https://doi.org/10.1186/s13750-023-00320-3
  • Tarkan, A. S., Yoğurtçuoğlu, B., Karachle, P. K., Kalogianni, E., Top, N., & Tricarico, E. (2021). Editorial: Understanding the Impact and Invasion Success of Aquatic Non-native Species: How They Interact With Novel Environments and Native Biota. Frontiers In Ecology And Evolution, 9. https://doi.org/10.3389/fevo.2021.790540

Cita este artículo

Pincha en el botón "Copiar cita" o selecciona y copia el siguiente texto:

Jugador, Alana. (2024, 10 abril). Especies invasoras de animales más impactantes y sus efectos en ecosistemas locales: casos de estudio y control de la amenaza. Cinco Noticias https://www.cinconoticias.com/especies-invasoras-de-animales/

¿Te ha gustado este contenido?

Valóralo y ayúdanos a mejorar

Puntuación media: 5 | Votos: 2

Cinco Noticias / Ciencia & Tecnología / Especies invasoras de animales más impactantes y sus efectos en ecosistemas locales: casos de estudio y control de la amenaza

No te pierdas...

Lo último

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre