Las claves del éxito de la serie Lost que nadie ha sabido replicar después

5
(5)

Han pasado más de 15 años desde que la exitosa serie Lost (también conocida como Perdidos o Desaparecidos) transmitiera su doble capítulo final. Creada por J.J. Abrams‎ y ‎Damon Lindelof, fue considerada como una de las series más cautivadoras de su tiempo, en la que sus televidentes esperaban ansiosos cada semana para ir resolviendo y descubriendo los misterios contenidos en el guión, además de simpatizar con sus personajes y hacer conjeturas acerca de lo que sucederá más adelante en el siguiente capítulo.

Náufragos reales:
11 Historias reales de naufragados que volvieron a tierra firme

Leer artículo

La historia narra lo que ocurrió después de que el vuelo 815 de Oceanic se estrellara en una isla misteriosa. A medida que va transcurriendo la historia la isla deja de ser un simple lugar casual para convertirse en un sitio amenazante. A partir de ese momento, los sobrevivientes irán descubriendo lo que oculta ese lugar, qué es ese humo negro, quiénes son los Otros y por qué ocurren las cosas que pasan allí.

¿Por qué fue Lost un éxito tan rotundo? Incluso muchos años después, distintas series que han tratado de copiar su fórmula no han conseguido el impacto que tuvo esta.

Debe decirse que Lost se hizo viral no solo por su trama, sino porque le dio un vuelco a la manera de hacer ficción; cada temporada planteaba más preguntas y menos respuestas (todo lo relacionado con la Iniciativa Dharma, por ejemplo), y esto hacía surgir el entusiasmo y la emoción de quienes esperaban ansiosos la continuación.

El secreto detrás de su éxito

Para empezar, en la época en la que debutó en la cadena ABC, el formato que reinaba en los hogares norteamericanos era la sitcom, y era la señal premium de cable HBO quien gozaba de las series dramáticas más alabadas.

Lost fue una gran apuesta al ser un proyecto increíblemente caro, en el que su episodio piloto costó alrededor de 10 y 14 millones de dólares, siendo considerado el más caro de la historia de la televisión; no obstante, valió totalmente la pena, ya que fue visto por más de 18 millones de personas en EE. UU., sin mencionar la fama y prestigio que consiguió luego.

Lost fue una propuesta bastante revolucionaria para su época, pues rebasó fronteras al contar con un elenco muy variado, como Matthew Fox, quien venía de protagonizar la en ese entonces popular serie llamada “Party of Five”. Su personaje era el de un cirujano llamado Jack Shephard, quien fue una de las 70 personas que sobrevivieron al accidente (incluyendo a un perro) del vuelo 815 de Oceanic Airlines, que desafortunadamente se estrelló contra una isla del Pacífico cuando viajaba desde Sidney con destino a Los Ángeles.

Una vez teniendo clara la situación en la que se encontraban, Shephard actuó como líder frente al resto de la gente que viajaba en el avión, entre quienes estaban: una fugitiva llamada Kate Austen (Evangeline Lilly); Hugo “Hurley” Reyes (Jorge García), cuyo personaje es bastante desafortunado; un estafador llamado James “Sawyer” Ford (Josh Holloway); y John Lock (Terry O’Quinn), quien resulta bastante misterioso.

Además de ellos, también están otros personajes que van ganando relevancia, como lo son Sun y Jin Kwon (Yunjin Kim y Daniel Dae Kim) que son un matrimonio surcoreano; un iraquí llamado Sayid Jarrah (Naveen Andrews); un rockero cuyo nombre es Charlie Pace (Dominic Monaghan); y Michael Dawson y Walt Lloyd (Harold Perrinau y Malcolm David Kelley), que son padre e hijo respectivamente.

La marca especial de esta serie fue la de experimentar y reinventar la forma en la que se venía llevando la ficción. En sus capítulos eran pocas las respuestas y más las preguntas que surgían, mientras que la vida de los protagonistas y sus hilos argumentales se enredaban entre sí.

También, rompió la fórmula tradicional de hacer series al ir descomponiendo la historia tanto de forma espacial como temporal, utilizando recursos narrativos como los saltos en el tiempo hacia atrás (conocido como “flasbacks”), hacia adelante (“flashforwards”) o a través de historias alternativas (“flashsideway”). De esa forma, logró extender las fronteras de ese mundo.

Por ende, uno de los mayores encantos de la serie era el enigma que representaban los mismos personajes y sus vidas antes de que tomaran el vuelo, profundizando en el pasado de los protagonistas y las cargas que traían consigo, explorándolos y desarrollándoles su complejidad. Además de lidiar con eso, también investigan los extraños y sobrenaturales sucesos que ocurren a su alrededor, como las sanaciones milagrosas.

Constantemente miles de estas personas se ‘concentraban’ en la web para examinar y diseccionar temas como la vida después de morir, lo que es destino o el humano como un ser social, además de la constante pelea entre lo bueno y lo malo, todo esto era debatido y discutido por estos fans al realizar teorías sobre lo que sucedía o iba a suceder, además de afirmar comprender el mensaje que los creadores habían querido enviar.

Además de eso, también contó con muchísimas referencias de todo tipo: científicas, religiosas, místicas, literarias, mitológicas y filosóficas. Todo eso revolvió la mente de los fanáticos que hicieron estallar al máximo los foros web y el blogging aprovechando el apogeo de la Internet.

Esta riqueza en cuanto a las referencias hizo de Lost una serie bastante susceptible a análisis de distinto tipo, así como una serie con una complejidad destacable y que sirvió como uno de los aspectos más atractivos de la serie.

Para cuando se estrenó su segunda temporada, Lost ya era considerada una serie de culto debido a su alta técnica narrativa y su fantástica historia, cuya base era principalmente la incertidumbre: el no saber con exactitud qué o por qué suceden ciertos eventos, mientras ocurrían situaciones disparatadas y cómo los personajes van interactuando entre sí formando situaciones tanto cómicas como complejas.

La polémica del final

Lost tuvo cautivados tanto los espectadores como a la crítica durante casi todas sus temporadas, siendo para algunos la mejor serie de su tiempo. Aun así, el episodio final y en general durante la sexta temporada (que fue la última) pareció dejar opiniones divididas, pues hay quienes consideran que fue decepcionante e incluso terrible, pero también hay quienes lo defienden así como quienes están conformes.

Lo que nadie puede negar es que Lost fue la primera serie que se hizo viral y marcó el inicio de una nueva era para la televisión, y también haciendo una diferencia respecto a las tendencias en ese momento, siendo recordada por todos los que la vieron, por lo que decididamente es una gran opción de entretenimiento para quienes deseen recordar viejos tiempos o estén interesados en verla por primera vez.

Puntúa este contenido

Puntuación: 5 / 5. Votos: 5

Referencias:

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre