sábado, 30 septiembre 2023 |

Actualizado a las

8:39

h CEST

18.2 C
Madrid

Ciclos de sueño: qué son, cómo medirlos, a qué hora dormir, ventajas de seguirlos y los estudios científicos que las avalan

Puntuación media: 5 | Votos: 3

Los ciclos de sueño son una serie de fases que ocurren durante la noche y que afectan directamente la calidad del descanso. Entender cómo funcionan estos lapsos de sueño puede ayudar a mejorar y prevenir problemas para dormir que, con el paso del tiempo, irán afectando el bienestar de una persona. 

Los ciclos de sueño cumplen varias funciones importantes en el organismo y son esenciales para la restauración y reparación del cuerpo. Juegan un papel fundamental en la consolidación de la memoria y el aprendizaje, puesto que durante el sueño el cerebro procesa y organiza la información aprendida durante el día. Además, están relacionados con la hormona del crecimiento, que resulta clave en la regulación del metabolismo, la reparación celular y la función inmunológica. A continuación, se explica cómo funcionan los ciclos de sueño, qué ocurre si no se cumplen y cuáles son las ventajas de medir los lapsos de sueño. 

Causas del sonambulismo:
Cuáles son y qué puedes hacer para prevenirlas

Leer artículo

¿Qué son los ciclos de sueño y cuánto duran?

Un ciclo de sueño es cuando el cerebro al dormir pasa por cada una de las “cuatro etapas de sueño” (fase NREM 1,2,3 y la fase REM). El ciclo completo puede durar normalmente entre 90 y 120 minutos.

Si se está durmiendo entre siete y ocho horas por noche, es posible cumplir entre cuatro y seis lapsos de sueño. De acuerdo John Cline, PhD, profesor asistente de psicología clínica en la Escuela de Medicina de Yale y miembro de la Academia Estadounidense de Medicina del Sueño, en el primer ciclo, se pasa por las etapas del sueño en orden cronológico, pero después de eso, no necesariamente podrá reiniciarse en la Etapa 1 nuevamente.

“Es posible una transición del sueño REM (movimiento ocular rápido) directamente a las etapas 2 o 3, sin embargo, el sueño REM generalmente conduce de regreso a la etapa 2”, dijo.

Con respecto a lo que son los ciclos de sueño y a su duración, Cline detalla que los lapsos varían a medida que un individuo avanza en las fases.

La composición de un ciclo de sueño también cambia a lo largo de la noche. Durante los primeros dos lapsos, las personas suelen quedarse más tiempo en la Etapa 3, pero en la segunda mitad de la noche y en las horas de la mañana, es posible estar completamente en el sueño REM. 

Los ciclos del sueño: horas estimadas y cuántos tenemos en una noche

El cuánto dura un ciclo de sueño dependerá de cada persona, puesto que influye la edad y otros factores que se explican más adelante. No obstante, los expertos concuerdan con que los ciclos de 90 minutos (1 hora 50 minutos), son los más usuales, pero pueden extenderse hasta 120 minutos, es decir, 2 horas. 

A pesar de que existen dudas sobre cuántos ciclos tiene una persona en una noche, los investigadores apuntan que, en promedio, un adulto requiere al menos 6 o 5 ciclos de sueño durante una noche para sentirse completamente descansado al despertar. Aunque algunas suelen dormir 4 ciclos de sueño o menos. 

Etapas del sueño: ¿Cuáles son las fases y cuánto duran?

El cerebro pasa por tres estadios de sueño que se clasifican como no REM (NREM), seguidos de la cuarta etapa: REM. En cada una de esas fases ocurren cosas que, a ciencia cierta, no se saben. Sin embargo, los investigadores de los patrones de sueño han podido elaborar algunas teorías sobre las cuatro etapas del sueño y su funcionamiento. 

Etapa 1 del sueño NREM 

Inicia el ciclo del sueño a medida que el individuo hace la transición de la vigilia a un sueño ligero. En esta primera etapa la persona empieza a quedarse dormida, los latidos del corazón, los movimientos de los ojos y la respiración se hacen más lentos, mientras que los músculos se relajan y la actividad cerebral disminuye poco a poco. 

Si bien es fácil despertar a las personas mientras están en la etapa 1, pasarán rápidamente a la etapa 2 si no se les interrumpe, pero si llegaran a abrir los ojos, probablemente no sentirán que han dormido, ni siquiera un par de minutos. 

Ciclos de sueño: horarios de la fase 1

¿Cuánto dura el primer ciclo de sueño? En un ciclo de sueño típico en la fase 1, sobre todo temprano en la noche, tiene una duración que varía entre los 5 y 10 minutos.

Etapa 2 del sueño NREM

Durante la Etapa 2 del sueño NREM, la frecuencia cardíaca y la respiración se ralentizan mucho más que en la fase anterior, a medida que la persona hace la transición hacia un estado de sueño un poco más profundo. La actividad cerebral también se desacelera y hay presencia de ondas de sueño llamadas complejos K y husos del sueño, los cuales suelen durar entre 0,5 y 3 segundos.

A su vez, en la segunda fase se produce la consolidación de la memoria. Esto quiere decir que se transfieren los recuerdos y las experiencias del día a la memoria a largo plazo. Además, el cuerpo comienza a regular la temperatura y los músculos se relajan aún más que en la fase 1.

A medida que el sistema nervioso sensorial (vista, oído, gusto, olfato y tacto) se apaga durante la noche, la actividad del huso del sueño va señalando que el procesamiento de la memoria de los eventos del día está ocurriendo en el cerebro.

Esta etapa del sueño es un estado de sueño más profundo que la Etapa 1, pero no llega a ser tan acentuado como las Etapas 3 y 4 del sueño, que también se conocen como sueño de ondas lentas.

¿A cuánto equivale un ciclo en la fase 2?

Saber cuánto duran los ciclos de sueño en esta etapa dependerá de si la persona cumple los procesos descritos para ir hacia el sueño profundo. Se estima que el 50 % de la noche un individuo está en la fase 2, durante aproximadamente 20 a 60 minutos por ciclo.

Etapa 3 del sueño NREM

La etapa final del NREM se clasifica como el sueño profundo, del que depende el cuerpo para sentirse renovado por la mañana.

Pero, ¿qué es el sueño profundo? Es una etapa que se divide en dos fases, sueño ligero y sueño profundo —NREM 3 y REM 4—, y es la más reparadora. Ocurre cuando el cuerpo se encuentra en su estado más relajado. 

En la tercera fase la persona se desconecta de la vigilia, los latidos del corazón y la respiración son más lentos que en la Etapa 2, puesto que el cuerpo y los músculos se relajan por completo. Es más difícil despertar durante este estadio de recuperación física y refuerzo del sistema inmunológico. 

Es una etapa crucial, de acuerdo al profesor Cline, puesto que el sueño profundo “también refresca el cerebro para codificar nuevos recuerdos al día siguiente”. 

La actividad cerebral en la Etapa 3 NREM está marcada por las ondas delta o sueño de ondas lentas. Si una persona es despertada en esta fase, es posible que se sienta más aturdida y desorientada que si la despertaran durante las otras etapas del sueño, como la 2 o la 1. 

En este estadio el cerebro consolida recuerdos a largo plazo como el conocimiento general, hechos, estadísticas, sentido de los espacios y las ubicaciones geográficas. 

¿Cuánto dura un sueño en la fase 3?

Una persona puede pasar entre 20 y 40 minutos en la fase 3, que marca la distancia entre el sueño profundo y sueño ligero. 

Etapa 4 del sueño REM

¿Cómo se llama la fase final? El último de los estados del sueño es el REM, que se caracteriza por una actividad cerebral acelerada, tanto que parece que la persona está despierta cuando pasa por los escáneres cerebrales. Después de pasar todas las etapas anteriores durante la noche, en la fase 4, la frecuencia cardíaca, la presión arterial y la respiración también incrementan. 

En contraste, mientras que los ojos se mueven de un lado a otro, los músculos y el cuerpo entero están paralizados, para evitar que la persona no actúe lo que está soñando (ensueño).

La fase REM es una fase importante del sueño porque no solo se relaciona con la consolidación de la memoria, el aprendizaje y el procesamiento de nuevas habilidades motoras del día, sino que las archiva en la memoria y decide cuáles eliminar. 

El ensueño ocurre durante esta fase y algunos expertos consideran que la actividad neuronal acelerada puede estar conectada con la generación de experiencias oníricas y vívidas, pero varios estudios señalan que los sueños posiblemente ocurren en todas las fases. 

En el sueño REM el cerebro procesa el pensamiento abstracto. A medida que el cerebro reproduce los eventos del día, buscará significados emocionales de cada vivencia, es por ello que cuando las personas despiertan en la mañana, a menudo recuerdan lo que soñaron. 

¿Cuánto dura el descanso en la Etapa 4?

Esta fase puede desarrollarse en periodos cortos, pero desde la segunda mitad de la noche hasta el amanecer, tiende a extenderse hasta una hora. En resumen, el sueño REM representa alrededor del 25 % del sueño en adultos y jóvenes.

Ventajas de dormir durante ciclos de sueño completos

Cuando los lapsos de sueños se completan el organismo se beneficia significativamente por varios motivos: 

Los ciclos de sueño garantizan un descanso reparador

Descansar durante ciclos de sueño completos y dormir 6 ó 7 horas, ayuda al cuerpo a descansar de manera reparadora. El cuerpo y la mente están mejor preparados para enfrentar el día siguiente con energía y disposición. 

Mejora la memoria y el aprendizaje

Dormir es crucial para los procesos cognitivos como la consolidación de la memoria y el aprendizaje. Mediante el sueño, el cerebro procesa la información que obtuvo durante la vigilia, almacenando hechos, eventos, habilidades y hábitos. 

De esta manera el cerebro fortalece la memoria de procedimientos, reproduciendo y consolidando las conexiones neuronales que se formaron en el transcurso del día.

Regulación hormonal

El sueño ayuda a regular la producción de hormonas importantes como la melatonina y la hormona del crecimiento. Dormir durante ciclos de sueño completos asegura que el cuerpo tenga suficiente tiempo para producir y regular estas hormonas importantes.

Mejora el estado de ánimo

Durante el sueño, el cerebro procesa y consolida los recuerdos emocionales, esto significa que cumplir con los ciclos de sueño puede contribuir a la reducción de la intensidad de los eventos del día anterior y a regular las emociones negativas.

También beneficia la regulación de los niveles de hormonas que están relacionados con el estado de ánimo, como el cortisol (hormona del estrés), que se produce naturalmente en el cuerpo y que ayuda a regular el estado de ánimo y la energía; y la melatonina, que se produce naturalmente en el cuerpo y que contribuye a la estabilización de las fases del sueño. 

Mejora la función cognitiva 

Un sueño completo y reparador beneficia la mejoría de la función cognitiva, incluyendo la capacidad de concentración y la toma de decisiones. Cumplir los ciclos ayuda a consolidar la memoria emocional a largo plazo, la creatividad, el aprendizaje y la información sensorial.

En síntesis, cumplir con todas las fases, de la noche a la mañana, y dormir durante ciclos de sueño completos es importante para la salud y el bienestar general del cuerpo y la mente. Gozar de un sueño de calidad permite garantizar que el organismo funcione de manera óptima.

¿Qué sucede si se interrumpen los ciclos de sueño?

Si no se logran completar los ciclos de sueño, no se obtiene una cantidad suficiente de cada fase del sueño, lo que se traduce en problemas de salud. Puede tener consecuencias negativas para el bienestar general del organismo. A continuación, se presentan algunas de las consecuencias de interrumpir los ciclos de sueño:

Los lapsos de sueño interrumpidos causan fatiga

Una de las principales consecuencias de interrumpir los ciclos de sueño es que el cuerpo no tendrá la oportunidad de descansar y recuperarse adecuadamente, lo que se puede traducir en fatiga y somnolencia durante el día.

Dificultad para concentrarse

Un sueño interrumpido también puede impactar negativamente en la capacidad del cerebro para procesar y retener información. Es decir, afecta la capacidad de concentración y la memoria a corto plazo. 

Problemas de salud mental

No tener un buen descanso puede hacer que las personas desarrollen trastornos del sueño, como la apnea (ronquidos y respiración irregular) y el insomnio, síntomas que están relacionados con un mayor riesgo de padecer problemas de salud mental como la depresión y la ansiedad.

Enfermedades crónicas y neurodegenerativas

La interrupción de los ciclos de sueño puede desarrollar o empeorar varias enfermedades crónicas que afectan significativamente la salud de las personas. Algunas de ellas son:

  • Diabetes tipo 2
  • Hipertensión arterial, enfermedades coronarias y accidente cerebrovascular
  • Obesidad
  • Síndrome de piernas inquietas
  • Enfermedad de Alzheimer y demencia

Problemas de inmunidad

Mientras las personas duermen, el cuerpo produce y libera ciertas proteínas que son importantes para el sistema inmunitario, incluyendo citoquinas, anticuerpos y células T. Varios estudios apuntan que una mala calidad del sueño puede afectar negativamente la producción de estas proteínas y la capacidad del sistema inmunitario para combatir enfermedades. 

Si no se duerme lo suficiente el sistema inmunitario se debilita y existe un mayor riesgo de contraer infecciones virales y bacterianas. Además, la calidad de sueño también es importante para regular los procesos inflamatorios del cuerpo y para prevenir el envejecimiento prematuro. 

¿Cómo se pueden medir los ciclos de sueño?

Los lapsos de sueño se pueden medir de varias maneras, pero la forma más común es mediante el uso del polisomnógrafo, un dispositivo que se utiliza en un laboratorio del sueño y se compone de varios sensores que se colocan en el cuerpo para medir diferentes funciones corporales mientras se duerme. 

Algunos de los parámetros que se miden con el polisomnógrafo incluyen:

  • Actividad cerebral para determinar las diferentes etapas del sueño
  • Movimientos oculares en la etapa del sueño REM
  • Actividad muscular para identificar los movimientos durante el sueño
  • Actividad respiratoria para medir y detectar cualquier interrupción o anormalidad en la respiración

Además del polisomnógrafo, existen dispositivos portátiles como los monitores del sueño y los relojes inteligentes, que pueden medir la calidad del sueño en casa. Estos dispositivos utilizan diferentes sensores para medir la actividad cerebral, la frecuencia cardíaca, la respiración y el movimiento para determinar la calidad del sueño.

Smartwatches

Los smartwatches pueden medir y rastrear varios aspectos de la salud y la actividad física, incluyendo el seguimiento del sueño. Los beneficios de usar un smartwatch para medir los lapsos de sueño incluyen:

  • Monitoreo continuo de los ciclos de sueño durante toda la noche para ofrecer una imagen más precisa de los patrones de sueño.
  • Análisis de la calidad del sueño para evaluar la duración, la profundidad del sueño, y la cantidad de tiempo que se pasa en cada fase.
  • Registro de la actividad física para obtener una mejor comprensión de cómo influye en el sueño.
  • Establecimiento de metas para el sueño, como la cantidad de horas necesarias para cada noche. Ofrece una retroalimentación en tiempo real sobre el progreso hacia esas metas
  • Integración con otras aplicaciones de bienestar físico, la alimentación y el estado de ánimo, para relacionar los datos con los ciclos de sueño

Un modelo recomendado es el Amazfit GTS 2. Este dispositivo de alta gama está diseñado para asistir a los usuarios que intentan mantener un estilo de vida saludable y activo. Gracias a sus sensores inteligentes puede medir la frecuencia cardíaca, el oxígeno en sangre y la calidad del sueño.

Amazfit GTS 2 ideal para controlar los ciclos de sueño.
Amazfit GTS 2 para control de los ciclos de sueño.

Puede identificar patrones de sueño y detectar cualquier problema relacionado con el mal dormir. Esto permite hacer ajustes en el estilo de vida y en los hábitos diarios para mejorar la calidad del sueño. 

Al mismo tiempo, puede hacer un seguimiento de la energía y el rendimiento para que los usuarios puedan asegurarse de tener un equilibrio entre su actividad física y sus lapsos de sueño. 

El Amazfit GTS 2 se caracteriza por su batería duradera y su accesibilidad. Tiene un control de música integrado que permite reproducir, pausar y saltar canciones desde la muñeca. También permite la sincronización de datos con el teléfono para gestionar notificaciones, mensajes, hacer búsquedas y con solo un comando es posible controlar el hogar inteligente.

Estudios que respaldan el uso de smartwatches para monitorear los ciclos y fases de descanso

Si bien existía una creencia errónea de que los Smartwatches no son tan precisos como el polisomnógrafo y no pueden proporcionar información tan detallada sobre las fases y lapsos de sueño. Hay varios estudios que han demostrado que estos dispositivos inteligentes son, de hecho, herramientas útiles y confiables. Estas son dos investigaciones recientes: 

Validación de la medición del sueño por parte de los dispositivos portátiles (2020)

La revista Sleep publicó este estudio que examinó la validez de varios dispositivos portátiles, incluidos los smartwatches, en la medición de la duración, la eficiencia y la latencia del sueño. Los resultados mostraron que los dispositivos portátiles proporcionaron mediciones más precisas y confiables. 

La investigación sostiene que dispositivos como los FitBit y otros modelos de smartwatch “han mejorado significativamente en la precisión de la medición del sueño”. 

“Muchos dispositivos portátiles pueden detectar con precisión los patrones de sueño y las etapas del sueño, aunque la precisión varía según el dispositivo y la población de estudio (…) Son más precisos en la detección de la duración total del sueño en comparación con la detección de las etapas del sueño, y la precisión en la detección de las etapas del sueño es menor en comparación con la polisomnografía (PSG)” detalló el estudio.

Evaluación del sueño mediante tecnología portátil (2021)

Publicada en la revista Chest, esta investigación abordó la eficiencia de varios dispositivos portátiles en la medición de la calidad del sueño. Los resultados mostraron que los aparatos inteligentes proporcionaron datos relevantes y precisos, a diferencia de los métodos tradicionales como la PSG. 

En líneas generales, los resultados sugieren que los dispositivos portátiles son una herramienta de gran utilidad para evaluar el sueño, especialmente en la medición de la duración total del sueño y la latencia. 

“Los dispositivos de muñeca tienen un mejor rendimiento en la medición de la duración total del sueño (…) Ofrece una alternativa valiosa a la PSG en la evaluación de los trastornos del sueño. Sin embargo, es importante que los profesionales médicos comprendan las limitaciones de los dispositivos portátiles y su capacidad para medir los distintos aspectos del sueño”, apuntó la investigación. 

¿Cómo cambian los patrones de sueño con la edad?

Los patrones de sueño cambian a medida que las personas atraviesan las distintas etapas de la vida, por lo que es común experimentar cambios en la calidad y cantidad de sueño. En esta sección se presentan algunos de los cambios en los patrones de sueño asociados con el ciclo de vida:

Infancia

Los recién nacidos y los bebés duermen en ciclos cortos y frecuentes. Pasan la mayor parte de su tiempo en el sueño REM y eso ayuda a desarrollar el cerebro, el sistema nervioso y su sistema inmunitario. 

Niñez

Los niños pequeños necesitan más horas para dormir y su sueño es más profundo en las primeras horas de la noche. No obstante, en esta etapa pueden experimentar pesadillas y terrores nocturnos, lo que se traduce en una afección en sus ciclos y fases de sueño. 

Adolescencia

Los adolescentes tienen un ritmo circadiano diferente y necesitan dormir más que los adultos, pero su horario de sueño suele cambiar debido a la presión escolar y social, factores que afectan significativamente la calidad y cantidad del sueño. En esta etapa se puede presentar el insomnio y otros problemas para dormir.

Edad adulta

En la adultez la cantidad total de sueño necesaria disminuye, es menos profundo y más fragmentado. Los adultos también pueden experimentar más dificultades para conciliar el sueño y despertarse temprano. En esta etapa es posible presentar apnea del sueño e insomnio, lo que conlleva a una menor cantidad de sueño reparador.

Tercera edad

A medida que las personas envejecen, el reloj biológico puede cambiar y el cuerpo empieza a producir menos melatonina. Esto afecta el ritmo circadiano y hace que sea más difícil conciliar el sueño y mantenerse dormido durante la noche.

Las personas mayores a menudo experimentan una disminución en la calidad del sueño, y pueden tener dificultades para dormir de manera continua durante la noche. 

¿A qué horas conviene dormir para aprovechar mejor los lapsos de sueño?

La mayoría de los expertos en sueño sugieren que es mejor acostarse y levantarse a horas regulares todos los días para establecer un ritmo circadiano saludable. No obstante, los patrones y la cantidad de sueño que necesitan las personas pueden variar, es por ello que recomiendan experimentar y probar el horario que funcione mejor para cada individuo.

Ciclos de sueño: cuándo despertar y cuándo dormir

Se ha demostrado que dormir temprano (8-9 p.m.) y despertar temprano (6-7 a.m.) está asociado con una mejor salud general. 

Entonces, “¿a qué hora dormir para despertar a las 6 de la mañana?” Los expertos recomiendan ir a la cama entre las 9 y 10 de la noche, pero lo más importante es encontrar un horario que asegure un descanso suficiente para sentirse revitalizado al despertar. 

Las redes sociales han viralizado frases como “despertarme a las 6 de la mañana me hace productivo”, sin embargo, no todas las personas pueden tener una rutina que implique despertarse entre las 5 o 6 a.m. sin sentirse agotados, puesto que son procesos que varían dependiendo de diversos factores. 

En el siguiente vídeo, el doctor Mijail Tapia, experto en nutrición clínica y metabólica, explica qué se debe hacer para dormir y despertar temprano, para cumplir con al menos cuatro ciclos de sueño. Además, apunta que los procesos de vigilia y de sueño son personales. 

Tabla de ciclos de sueño: a qué hora dormir según las etapas de la vida

En la siguiente tabla se muestra una relación entre las horas de sueño y la edad, las cuales varían en cada etapa de la vida. 

EdadSueño recomendado por lapso de 24 horas
Recién nacido (0-3 meses)14-17 horas
Bebé (3-11 meses)12-16 horas
Niño (1-2 años)11-14 horas
Preescolar (3-5 años)10-13 horas
Edad escolar (6-12 años)9-11 horas
Adolescente (15-24 años)8-10 horas
Adulto (25-60 años)7-9 horas
Adulto Mayor (61+ años)7-8 horas

Si bien la tabla hace una relación de horas de sueño según las edades para obtener una idea de los lapsos de sueño que deben cumplirse, la Fundación del Sueño sostiene que “no hay una hora de acostarse única para todos”. Para saber cuánto dura el ciclo del sueño de una persona realmente hace falta evaluar datos como ubicación geográfica, las preferencias de estilo de vida y las obligaciones como el trabajo y la escuela. 

Los investigadores apuntan que es más saludable estar despierto durante la mayoría de las horas del día y dormir durante los períodos de oscuridad. 

Muchas personas pueden preguntarse “¿cuántos ciclos dormimos?” o “¿cómo saber mis ciclos para dormir mejor?” y la respuesta radica en el hecho de tener un cálculo personalizado. La fundación ofrece una Calculadora de Sueño que ayuda a los usuarios a determinar su tiempo ideal:

¿Qué factores comunes pueden alterar los ciclos de sueño?

Hay varios factores comunes que pueden alterar los ciclos de sueño. Algunos de los más comunes son:

Estrés

Es posible que estar expuesto a niveles elevados de estrés a diario, pueda afectar la calidad del sueño, ya que un alto nivel de tensión corporal entorpece el estado de relajación muscular mínimo necesario para conciliar el sueño y mantenerse dormido durante toda la noche.

Rutinas de sueño irregulares

Dormir sin un horario establecido de forma regular afecta negativamente los ciclos de sueño y, a medida que pasen los días, el individuo luchará por quedarse dormido con mayor frecuencia debido a la falta de un hábito. 

Consumo de cafeína y alcohol

La cafeína es un estimulante del sistema nervioso central que aumenta el estado de alerta en el cuerpo y, al mismo tiempo, aumenta la frecuencia de los despertares durante la noche y disminuye la cantidad de sueño profundo. 

El alcohol, si bien puede generar un efecto sedante inicial y ayudar a conciliar el sueño, también altera la calidad del mismo. Disminuye la cantidad de sueño REM y aumenta la cantidad de sueño ligero y superficial. 

Además, es posible que cause sueño fragmentado, lo que se traduce en una sensación de cansancio e irritabilidad al día siguiente. 

Uso de dispositivos electrónicos

La exposición a la luz azul de los dispositivos electrónicos, como las tablets, los teléfonos móviles y la TV, antes de acostarse impacta negativamente en los ciclos de sueño, puesto que puede suprimir la producción de melatonina y, además, estimula el cerebro y hace que las personas se mantengan despiertas por más tiempo. 

El uso de dispositivos también altera los patrones de sueño-vigilia del cuerpo y retrasa con frecuencia el reloj interno del cuerpo, lo que hace que la persona se sienta más despierta en momentos en los que debería sentir somnolencia.

Problemas de salud

La apnea del sueño, el dolor crónico y la ansiedad, pueden causar interrupciones en el sueño o dificultad para dormir. 

Medicamentos

Algunos medicamentos como los estimulantes que se utilizan para tratar el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) pueden dificultar el inicio del sueño y reducir la cantidad total de sueño. Lo mismo ocurre con los antidepresivos, que suelen interferir con el sueño REM y causar sueños vívidos o pesadillas. 

¿Cómo evitar estos factores?

Identificar y abordar los factores anteriormente mencionados es de suma importancia para obtener mejoras en la calidad del sueño y mantener ciclos saludables. Los expertos en el sueño recomiendan que las personas adopten hábitos de descanso más sanos, que establezcan un mínimo de horas para dormir y opten por la reducción del consumo de cafeína y alcohol.

Además, sugieren que lo ideal es dormir en una habitación cómoda, oscura, y se debe evitar dormir con la TV encendida. Con respecto al uso de tablets o teléfonos, aseguran que dejar de utilizarlos 30 minutos antes de ir a la cama es una buena opción para conciliar el sueño con facilidad. 

No obstante, dado a como funcionan las horas de sueño, cada individuo puede verse afectado en mayor o menor medida.

Si se dificulta cumplir con los lapsos por problemas de salud o por estrés, lo más recomendable es acudir al especialista para saber cómo dormir mejor y obtener un diagnóstico adecuado sobre los problemas para conciliar el sueño.

Los ciclos de sueño son importantes por varias razones, y una de ellas es la restauración del cuerpo, puesto que ayuda a reparar el tejido muscular al tiempo que beneficia la liberación de hormonas que contribuyen al crecimiento y la reparación celular. Cuanto más se entienda el impacto que tiene en el cuerpo cumplir con los lapsos de sueño, las personas tendrán más capacidad de potenciar el rendimiento físico y mental. 

    • Cao, J., Herman, A. B., West, G. B., Poe, G., & Savage, V. M. (2020). Unraveling why we sleep: Quantitative analysis reveals abrupt transition from neural reorganization to repair in early development. Science Advances, 6(38). https://doi.org/10.1126/sciadv.aba0398

Cita este artículo

Pincha en el botón "Copiar cita" o selecciona y copia el siguiente texto:

Rodríguez, Yossimar. (2023, 24 agosto). Ciclos de sueño: qué son, cómo medirlos, a qué hora dormir, ventajas de seguirlos y los estudios científicos que las avalan. Cinco Noticias https://www.cinconoticias.com/ciclos-de-sueno/

¿Te ha gustado este contenido?

Valóralo y ayúdanos a mejorar

Puntuación media: 5 | Votos: 3

Yossimar Rodríguez
Yossimar Rodríguez
Periodista licenciada en Comunicación Social por la Universidad Católica Andrés Bello, Venezuela..
Cinco Noticias / Lifestyle / Ciclos de sueño: qué son, cómo medirlos, a qué hora dormir, ventajas de seguirlos y los estudios científicos que las avalan

No te pierdas...

Lo último

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre