sábado, 18 mayo 2024 |

Actualizado a las

12:28

h CEST

13.9 C
Madrid

La Wood Wide Web, la red subterránea de hongos por la que los árboles pueden comunicarse

Puntuación media: 5 | Votos: 3

La Wood Wide Web revela la compleja interconexión entre los árboles y su entorno, desafiando la noción de la vida vegetal como algo independiente y estático, al mismo tiempo que invita a reflexionar sobre la importancia de conservar y comprender estos ecosistemas interdependientes para la salud del planeta.

El término Wood Wide Web describe la intrincada red de hongos y raíces que conecta los árboles en los bosques, permitiéndoles comunicarse y compartir recursos de manera sorprendente. A través de la red, los árboles pueden intercambiar nutrientes, información sobre amenazas y señales químicas

Dendroecología:
Así se estudian los anillos de los árboles.

Leer artículo

Historia y descubrimiento de la “Wood Wide Web”

Las primeras pistas sobre esta red subterránea se remontan a principios del siglo XX, cuando algunos científicos observaron que los árboles cercanos parecían comunicarse de alguna manera. Sin embargo, no fue hasta mediados de la década de 1990, cuando la ecologista forestal canadiense Suzanne Simard realizó un descubrimiento que cambiaría nuestra comprensión de los bosques para siempre.

Mientras estudiaba plantaciones de pinos, Simard se percató de que los árboles más grandes parecían estar nutriendo a los más pequeños a través de un intrincado sistema de raíces entrelazadas. Fascinada por este hallazgo, dedicó años a investigar cómo funcionaba esta red subterránea, conocida ahora como la “Wood Wide Web” o “World Wide Web de los bosques”.

¿Cómo funcionan las redes micorrícicas?

Las redes micorrícicas son asociaciones simbióticas entre hongos y las raíces de las plantas, que desempeñan un papel crucial en el funcionamiento de los ecosistemas forestales. Estos hongos forman intrincadas redes subterráneas que conectan los sistemas radiculares de diferentes árboles y plantas, facilitando el intercambio de nutrientes, agua y señales entre ellos.

El papel de los hongos micorrícicos en la formación de redes

Los hongos micorrícicos son los principales responsables de la formación de estas redes subterráneas. Sus delgadas hifas, que son los filamentos que componen el cuerpo del hongo, se extienden a través del suelo, colonizando las raíces de las plantas y formando una extensa red miceliar.

Esta red miceliar actúa como un sistema de transporte subterráneo, conectando las raíces de diferentes plantas y permitiendo el intercambio de recursos y señales entre ellas.

Mecanismos de transferencia de nutrientes y señales

Los hongos micorrícicos desempeñan un papel clave en la transferencia de nutrientes y señales a través de las redes subterráneas. Los mismos son capaces de absorber nutrientes del suelo, como fósforo, nitrógeno y otros elementos esenciales, y transportarlos a las raíces de las plantas hospedadoras.

A cambio, las plantas proporcionan al hongo compuestos ricos en carbono, como azúcares y otros compuestos orgánicos, a través de la asociación simbiótica.

Encima de los nutrientes, las redes micorrícicas también facilitan la transferencia de señales entre las plantas. Estas señales pueden ser compuestos químicos, como fitohormonas o moléculas de defensa, que se transmiten a través de la red miceliar.

Las mismas permiten que las plantas se comuniquen y coordinen sus respuestas a diferentes factores de estrés, como ataques de herbívoros, sequía o infecciones patógenas.

Ejemplos de comunicación entre árboles: defensa contra herbívoros y nutrición compartida

Las redes micorrícicas desempeñan un papel crucial en la comunicación y el intercambio de recursos entre los árboles y las plantas conectadas.

Uno de los ejemplos más notables es la defensa contra los herbívoros. Cuando un árbol es atacado por insectos o mamíferos herbívoros, puede liberar señales químicas a través de la red miceliar, alertando a los árboles vecinos para que activen sus mecanismos de defensa antes de ser atacados.

Otro ejemplo es la nutrición compartida. En situaciones de estrés nutricional, los árboles pueden compartir recursos a través de la red miceliar. Los árboles con acceso a mayores cantidades de nutrientes pueden transferir parte de ellos a los árboles más carentes, asegurando así la supervivencia y el crecimiento de toda la comunidad forestal.

Los árboles madre y su papel en el bosque 

Los árboles madre son ejemplares antiguos y de gran tamaño que desempeñan un papel crucial en el mantenimiento y la propagación de los bosques. Estos árboles, también conocidos como árboles parentales o árboles nodrizas, tienen características únicas que los distinguen de los demás árboles de la misma especie.

Definición y características de los árboles madre

Los árboles madre son individuos que han alcanzado una edad avanzada y un tamaño considerable, convirtiéndose en los miembros más longevos y robustos de su especie dentro del bosque. Estos árboles se caracterizan por tener troncos gruesos, copas amplias y sistemas radiculares extensos. Además, suelen presentar cavidades, huecos y ramas muertas, lo que les brinda un aspecto imponente y único.

A menudo, los árboles madre son los últimos supervivientes de generaciones anteriores de árboles, lo que los convierte en repositorios de información genética y adaptativa invaluable para su especie. Su longevidad les ha permitido desarrollar mecanismos de resistencia frente a diversas condiciones ambientales, como sequías, incendios y plagas.

Importancia en la supervivencia y crecimiento de los árboles jóvenes

Los árboles madre desempeñan un papel fundamental en la supervivencia y el crecimiento de los árboles jóvenes dentro del bosque. Esto se debe a varios factores:

  1. Provisión de semillas: Los árboles madre son prolíficos productores de semillas, asegurando la regeneración continua del bosque y la propagación de su especie.
  2. Sombra y protección: La extensa copa de los árboles madre proporciona sombra y protección a los árboles jóvenes, creando un microclima favorable para su crecimiento inicial. Además, los árboles madre actúan como refugio para diversas especies de aves y mamíferos, facilitando la dispersión de semillas.
  3. Transferencia de nutrientes: A través de las redes micorrícicas subterráneas, los árboles madre transfieren nutrientes y agua a los árboles jóvenes, ayudándolos a superar períodos de escasez y estrés.
  4. Señales químicas: Los árboles madre liberan señales químicas que influyen en el crecimiento y la defensa de los árboles jóvenes. Estas señales pueden alertar a los árboles más pequeños sobre amenazas como herbívoros o patógenos, permitiéndoles activar mecanismos de defensa.
  5. Hábitat para organismos beneficiosos: Las cavidades, huecos y ramas muertas de los árboles madre brindan hábitats esenciales para numerosos organismos beneficiosos, como aves, murciélagos e insectos polinizadores, que contribuyen al mantenimiento del equilibrio ecológico del bosque.

Los árboles madre son verdaderos guardianes del bosque, desempeñando un papel fundamental en la perpetuación y el mantenimiento de las comunidades forestales. Su presencia es crucial para asegurar la regeneración continua y la resiliencia de los bosques frente a los desafíos ambientales.

Investigaciones científicas y descubrimientos recientes

En los últimos años, numerosos estudios científicos han arrojado nueva luz sobre las intrincadas redes de comunicación y cooperación que existen entre los árboles y las plantas a través de las redes micorrícicas subterráneas.

Estos descubrimientos han revolucionado nuestra comprensión de los ecosistemas forestales y han abierto nuevas perspectivas para la gestión forestal y la conservación.

Estudios sobre el reconocimiento de parientes y la selección de kin

Investigaciones recientes han revelado que los árboles tienen la capacidad de reconocer a sus parientes y ajustar su comportamiento en consecuencia. A través de complejos mecanismos químicos y genéticos, los árboles pueden distinguir entre individuos emparentados y no emparentados dentro de las redes micorrícicas.

Este fenómeno, conocido como «selección de kin» o «nepotismo vegetal», implica que los árboles tienden a favorecer a sus parientes más cercanos en la transferencia de recursos y señales. Por ejemplo, los árboles pueden priorizar el envío de nutrientes y compuestos defensivos a sus descendientes o parientes cercanos en situaciones de estrés.

Transferencia de recursos y señales de defensa en situaciones de estrés

Las redes micorrícicas no solo facilitan la transferencia de nutrientes y agua, sino también la transmisión de señales químicas cruciales para la defensa de los árboles. Cuando un árbol es atacado por herbívoros o patógenos, puede liberar compuestos químicos específicos que viajan a través de la red miceliar, alertando a los árboles vecinos sobre la amenaza.

Estos compuestos defensivos, conocidos como fitoalexinas y compuestos volátiles, pueden inducir respuestas de defensa en los árboles receptores, como la producción de compuestos tóxicos o repelentes, incluso antes de que sean atacados directamente. Este mecanismo de «comunicación de defensa» permite a los árboles anticiparse a las amenazas y aumentar su resistencia de manera coordinada.

Implicaciones de los descubrimientos para la gestión forestal y la conservación

Los descubrimientos sobre las redes micorrícicas y la comunicación entre árboles tienen profundas implicaciones para la gestión forestal y la conservación de los ecosistemas. Comprender estos mecanismos puede ayudar a desarrollar estrategias más efectivas para promover la resiliencia y la salud de los bosques.

Por ejemplo, la selección de especies de árboles y la distribución espacial de las plantaciones pueden optimizarse para fomentar la formación de redes micorrícicas diversas y funcionales. Además, la protección de los árboles madre y la conservación de la biodiversidad del suelo pueden ser cruciales para mantener la integridad de estas redes.

Estos conocimientos también pueden informar las prácticas de restauración forestal, asegurando que se establezcan las condiciones adecuadas para la formación de redes micorrícicas y la comunicación entre los árboles plantados y los ecosistemas circundantes.

El impacto de las actividades humanas y cambio climático sobre los ecosistemas forestales

Las actividades humanas y el cambio climático han ejercido una presión significativa sobre los ecosistemas forestales y las redes micorrícicas que los sustentan. Estos factores han alterado el equilibrio delicado de estas intrincadas redes de comunicación subterráneas, con consecuencias potencialmente graves para la salud y la resiliencia de los bosques.

Efectos de la deforestación, la agricultura y el cambio climático en las redes micorrícicas

La deforestación masiva y la conversión de bosques en tierras agrícolas han provocado la fragmentación y la destrucción de las redes micorrícicas. Estas redes, que se extienden a través del suelo y conectan las raíces de los árboles, son extremadamente sensibles a las perturbaciones del hábitat.

Cuando se talan los árboles y se remueve la vegetación, las redes micorrícicas se ven interrumpidas, lo que dificulta la transferencia de nutrientes y señales entre las plantas. Además, las prácticas agrícolas intensivas, como el uso excesivo de fertilizantes y pesticidas, pueden dañar directamente a los hongos micorrícicos y alterar su capacidad para formar asociaciones simbióticas con las raíces.

Por otra parte, el cambio climático también está ejerciendo una presión significativa sobre las redes micorrícicas. Los patrones cambiantes de temperatura y precipitación pueden alterar la dinámica y la composición de estas redes, afectando su capacidad para transferir recursos y comunicarse eficazmente.

Estrategias para proteger y restaurar las redes de comunicación subterráneas

Ante estos desafíos, es fundamental implementar estrategias para proteger y restaurar las redes micorrícicas y las comunicaciones subterráneas en los ecosistemas forestales. Algunas de estas estrategias incluyen:

  • Conservación de los bosques nativos: Preservar los bosques primarios y evitar la deforestación es esencial para mantener las redes micorrícicas intactas y funcionales.
  • Prácticas de gestión forestal sostenible: Adoptar enfoques de gestión forestal que minimicen el impacto en el suelo y promuevan la regeneración natural de los bosques.
  • Restauración de hábitats degradados: Implementar programas de reforestación y restauración ecológica, utilizando especies nativas y fomentando la recuperación de las comunidades de hongos micorrícicos.
  • Protección de la biodiversidad del suelo: Conservar la diversidad de organismos del suelo, incluyendo los hongos micorrícicos, mediante la reducción del uso de pesticidas y fertilizantes químicos.
  • Mitigación del cambio climático: Adoptar medidas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y promover la adaptación de los ecosistemas forestales al cambio climático.
  • Investigación y monitoreo: Continuar con la investigación científica sobre las redes micorrícicas y su papel en la resiliencia de los bosques, así como monitorear su estado y dinámica a largo plazo.

La protección y restauración de las redes de comunicación subterráneas en los ecosistemas forestales, como la Wood Wide Web que conecta los árboles, es fundamental para garantizar la salud y la sostenibilidad de estos invaluables recursos naturales. Al abordar los desafíos planteados por las actividades humanas y el cambio climático, se pueden preservar estas intrincadas redes y promover la resiliencia de los bosques frente a los desafíos ambientales actuales y futuros.

Cita este artículo

Pincha en el botón "Copiar cita" o selecciona y copia el siguiente texto:

Jugador, Alana. (2024, 08 abril). La Wood Wide Web, la red subterránea de hongos por la que los árboles pueden comunicarse. Cinco Noticias https://www.cinconoticias.com/wood-wide-web/

¿Te ha gustado este contenido?

Valóralo y ayúdanos a mejorar

Puntuación media: 5 | Votos: 3

Cinco Noticias / Ciencia & Tecnología / La Wood Wide Web, la red subterránea de hongos por la que los árboles pueden comunicarse

No te pierdas...

Lo último

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre