La tragedia de Los Andes de 1972 medio siglo después

5
(1)

Un encuentro deportivo que terminó en tragedia para unos y en un milagro para otros. ¿Fue suerte? ¿Un designio divino? ¿Parte de un misterio? ¿Un milagro? Es inexplicable, los supervivientes a la tragedia de Los Andes no encuentran explicación alguna a cómo lograron desafiar a la muerte. La historia del equipo Old Christians de Montevideo quedó en la memoria del mundo entero, no solo por el accidente aéreo, sino por toda la travesía vivida y contada por sus supervivientes, quienes recuerdan aquel 13 de octubre de 1972 como el día que cambió sus vidas por completo.

Náufragos reales:
11 historias reales de naufragados que volvieron a tierra firme

Leer artículo

Crónica de un desastre

El clima no estaba apto para volar y les hizo esperar un poco en la ciudad de Mendoza (Argentina) hasta que las condiciones climáticas mejoraran para continuar a Santiago de Chile y sostener su encuentro deportivo contra el club chileno Old Boys. Lamentablemente, el avión se estrelló sobre las alturas de la cordillera de los Andes, causando la muerte de 12 personas.

El accidente ocurrió por un error del copiloto, que creía estar en un punto de Los Andes pero, en realidad, estaba en otro. El avión era lanzado hacia arriba y hacia abajo. Una ventisca muy fuerte provocó que el avión volara a una menor velocidad con relación al terreno, lo que hizo que se desviaran a una zona montañosa muy elevada, entre niebla y vientos desfavorables.

Carlos Páez, superviviente, en su testimonio cuenta cómo cambió su vida y la de mucha gente. Para él, lo que vivió fue una historia extraordinaria protagonizada por gente común:

“Siempre digo que si hubiera sido un avión de línea, donde todos son desconocidos, no hubieran sobrevivido. Nosotros teníamos la misma educación, los mismos objetivos, la misma religión”.

Todos tenían un objetivo en común: sobrevivir. En sus mentes no había límites, pues no tenían otra opción entre la inmensidad en donde se encontraban. Solo confiar en ellos y en sus compañeros, tras fortalecer esa amistad cuidando uno del otro, hasta más allá de la muerte con el lema: “No hay amor más grande que aquel que da la vida por sus amigos.”

Fueron tantas vivencias, angustias, desesperación, pero también hubo esperanza, fe y una confianza inagotable a pesar de escuchar que la búsqueda se suspendía, pasados 10 días del accidente. Tiempo después, y gracias a dos supervivientes que cruzaron a pie la cordillera para buscar auxilio, fueron rescatadas 16 personas tras una odisea marcada por la resistencia y el trabajo colaborativo. Tras ser rescatados tuvieron que dar declaraciones por todo lo acontecido, realizar homenajes y dignas sepulturas a las víctimas.

Un accidente que conmocionó al mundo se convirtió, después, en fuente de libros, películas y documentales, como es el caso de Alive (1993), dirigida por Frank Marshall. Un relato inspirador, cargado de fortaleza y fe, un tanto incierta al principio pero con una gran lección de vida al final, que cambió para siempre el destino de los 45 involucrados.

¿Qué pasó después?

Fue una historia en común, pero cada integrante vivió su propia cordillera, un sufrimiento que duro 72 días entre el frío, el grito de los malheridos, y tantos otros acontecimientos, uno tras otro.

La valentía de los que sobrevivieron en condiciones extremas ha pasado a la historia como un hito de esperanza para su generación, que muestra lo que se puede lograr con perseverancia y determinación en presencia de probabilidades insuperables.

¿Qué pasó después de la tragedia? Muchas historias de vida comenzaron a inspirar a millones de personas alrededor del mundo, y no por toda esa experiencia que relatan, el verdadero aprendizaje lo dieron los sobrevivientes después. Han demostrado que son más que esa situación difícil de su vida. Así nos ha hecho ver Fernando (Nando) Parrado, al decir lo siguiente:

“Cuando le escupes en la cara a la muerte tantas veces y vuelves a la vida, la abrazas de una forma más personal, un poquito mejor, porque sabes que es lo único que tienes.”

“Cuando se cae el avión, te das cuenta lo que son los problemas”. Si la vida te da otra oportunidad la vas a valorar y a vivir diferente, ha expresado Roberto Canessa en diferentes escenarios, infundiendo respeto, admiración y amor por la vida.

No importa cuánto tiempo pase, siempre resulta maravilloso, increíble y heroico conocer las historias relacionadas con el vuelo 571 de la Fuerza Aérea Uruguaya.  

Puntúa este contenido

Puntuación: 5 / 5. Votos: 1

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre