Curiosidades sobre los Reyes Católicos: así fue la relación entre Fernando e Isabel

5
(1)

Los Reyes católicos cambiaron, con su unión, el destino de España y del mundo entero, pero… ¿Cómo fue realmente su relación?

Como monarcas, Isabel I de Castilla y Fernando II de Aragón representaron dos de las figuras más estudiadas por los historiadores, pero, a nivel personal, su relación fue nada menos que fascinante.

Tomás de Torquemada:
Vida y perversiones del inquisidor más sanguinario de la historia

Leer artículo

Dos adolescentes de 18 y 17 años, cuyo matrimonio se había pactado tiempo atrás, aun cuando sus coronas no eran un hecho, sumado a una Isabel que había decidido tajantemente no casarse sin antes ver en persona a su prometido. ¿Qué se sabe de sus personalidades? ¿Fue amor o simple política? La historia esconde las respuestas y mucho más...

Amor a primera vista

El 11 de octubre de 1469 se produjo el primer encuentro entre los que serían los primeros grandes monarcas hispánicos. Esta primera entrevista tuvo lugar en el palacio del conde Buendía (tío de Fernando) en la villa de Dueñas, bajo completa confidencialidad. Para llegar al lugar, Isabel tuvo que viajar de incognito, arribando dos días antes al encuentro.

A pesar de que su matrimonio ya había sido acordado en las negociaciones de Cervera y de que existía un gran interés político, Isabel insistió en que no se casaría sin conocer a su prometido.

Ella era pretendida por otros grandes candidatos, aunque Fernando era su primero segundo, y dejando a un lado la gran oposición al encuentro que había surgido en las altas esferas, la reunión resulto en una fuerte conexión a primera vista.

Un matrimonio en secreto

La atracción fue tal, que a tan solo 8 días de conocerse en persona decidieron casarse en una reunión secreta, a escondidas de las figuras que deseaban impedir la unión de Castilla y Aragón. Al ser primos, era necesario una bula papal que permitiera su unión, la cual, al ser rechazada por la vía legal, terminó por ser falsificada.

Para llegar al punto de encuentro de la ceremonia, Isabel debió escaparse de la custodia del entonces rey Castellano, con la escusa de ir a presentar respetos a su hermano fallecido. Fernando arribó al lugar disfrazado de criador de mulas. Esta acción les traería grandes consecuencias a ambos, tanto políticas como religiosas, dejando la legalidad de su unión en discusión durante dos largos años.

Finalmente, la bula papal autentica llegó años después, legitimando su unión.

Una compenetración afortunada

Su unión perseguía fines políticos muy atractivos; para Isabel, la capacidad de competir por un trono del que no era una heredera directa y, para Fernando, las influencias de toda una nueva región. Sin embargo, los monarcas se compenetraron a la perfección.

Al tener los mismos objetivos, los regentes hispánicos lograron mantener dos reinados independientes, autónomos y prósperos, más allá de lo que se había previsto años atrás.

Isabel, fue conocida por su carácter celoso, actitud a la que nada ayudó el conocido espíritu galante de Fernando. De su unión, nacieron cinco hijos. Antes de empezar, vale indicar que estos no fueron los únicos descendientes de Fernando

  1. Isabel, princesa de Asturias
  2. Juan, príncipe de Asturias
  3. Juana I de Castilla, princesa y posterior reina de Castilla
  4. María
  5. Catalina

El enigmático destino de su descendencia

No todos los hijos de los monarcas fueron tan propensos a la fortuna como se esperaría.

La primera de sus hijas, Isabel, fue prometida con Alfonso de Portugal, del cual se enamoró perdidamente. Este falleció en un accidente al poco tiempo del matrimonio, muy cerca de la muerte de su propio hermano Juan. Hay quienes dicen que nunca se recuperó y su depresión la llevo a fallecer a temprana edad.

El primer y único heredero varón de los Reyes Católicos, Juan, falleció apenas a sus 19 años, poco tiempo después de casarse.

Juana, quien le siguió en herencia al trono, fue comprometida con Felipe. Como resultado de esa unión nació otra de las figuras más imponentes de la historia de España, Carlos I.

Pero a Juana el destino le depararía pasar el resto de sus días recluida, al ser declarada incapaz de gobernar por su estado mental frágil. Nadie refutó esta decisión y terminó por morir encerrada más de 30 años después.

María, la cuarta hija, puede decirse que fue una de las pocas que realmente vivió feliz en su matrimonio con el rey de Portugal, Manuel I, anterior esposo de su difunta hermana Isabel.

Catalina, la más famosa de los hijos de los Reyes Católicos, fue prometida a Arturo Tudor, príncipe heredero de la Corona de Inglaterra, y le dio a los monarcas una poderosa nieta: María I de Inglaterra.

Una pareja llenas de frases históricas

Los historiadores atribuyen a los Reyes Católicos muchas frases icónicas del argot popular.

“¡Venía el villano vestido de verde!”

Esta fue una exclamación de la reina Isabel I al descubrir que los cocineros intentaron ocultar un poco de ajo (ingrediente que odiaba) en el guiso de su comida usando mucho perejil.

Al darse cuenta de ello, exclamó dichla frase, con la cual se conocería, un tiempo después, cualquier acción con intenciones ocultas.

“Tanto Monta”

Otro gran ejemplo es el Tanto Monta”, inventado por Fernando, inspirado a su vez por Alejandro Magno, que, con el tiempo, pasaría a formar parte de su escudo y a originar el dicho: “Tanto monta, monta tanto, Isabel como Fernando”, haciendo referencia a dos acciones o personas que tienen el mismo resultado o valor.

Curiosidades y anécdotas icónicas de Fernando e Isabel

Existen muchas anécdotas curiosas que, aun siglos después, captan la atención de historiadores y aficionados de la historia, por ejemplo:

  • Alejandro VI, quien les concedió la bula papal a los monarcas para que pudieran casarse, fue el mismo que les otorgó el título de “Católicos”.
  • Isabel y Fernando fueron quienes patrocinaron los viajes de Cristóbal Colon.
  • Fernando, a la edad de 17, era un guerrero experto y participó, ya como monarca, en varios combates.
  • Fernando, antes de conocer a Isabel, ya había engendrado a un hijo, Alonso de Aragón, que se convertiría, años después, en arzobispo de Zaragoza.
  • La reina Isabel I falleció joven a causa de una enfermedad y, en su testamento, dejó como heredero al trono a su esposo ya que no confiaba en el marido de su heredera Juana, Felipe ‘El Hermoso’.
  • Algunas fuentes sugieren que la muerte de Fernando fue debido al consumo de afrodisiacos.
  • Isabel se casó con Fernando por política, pero vivó siempre enamorada de él.
  • A Isabel se le solía atribuir un mal olor corporal, lo que es plausible ya que, por su enfermedad, los últimos años de su vida padeció de muchas ulceras.

La unión que cambió la historia

Los Reyes Católicos fueron los monarcas más poderosos del mundo durante varias décadas y, en su afán por unificar a sus naciones vecinas bajo un legado, engendraron a los hijos que luego traerían al mundo a los más gloriosos personajes dentro y fuera de la península ibérica.

Esto, y más, convierte a los Reyes Católicos en dos de los personajes más fascinantes de la historia, tanto de manera individual como a través de sus grandes logros en conjunto.

Puntúa este contenido

Puntuación: 5 / 5. Votos: 1

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre