Una lección de ingeniería, historia y belleza se esconde en las fuentes de la Granja de San Ildefonso

5
(3)

El Palacio Real de la Granja de San Ildefonso cuenta con el mejor sistema hidráulico en activo del siglo XVIII.

Carrera de Caballos, Cenador, Ranas, Canastillo, Baños de Diana, Fuente de la Fama o las Ocho Calles son algunas de las fuentes más características que forman parte de los jardines del Palacio Real de la Granja de San Ildefonso, en Segovia.

Especial castillos abandonados:
21 impactantes fortalezas arrolladas por el tiempo

Leer artículo

Para conocer su origen tenemos que remontarnos al reinado de Felipe V, el nieto del rey Sol. En 1720 adquirió la llamada “Granja de San Ildefonso” a los monjes jerónimos. Esta propiedad, situada a los pies de las montañas de Guadarrama, había pertenecido a los reyes de Castilla; fue allí donde el rey Enrique IV hizo construir –en 1450– una ermita bajo la advocación del santo.

Diseño y ejecución francesa

Un año después de la adquisición de los terrenos el soberano contrató los servicios de tres reputados arquitectos franceses –René Fremin, Jean Thierry y Jacques Bousseau– para diseñar un jardín con veintiséis fuentes inspiradas en la mitología clásica.

Al principio la heredad les pareció inadecuada, debido a su naturaleza rocosa y áspera, a la pendiente que ascendía hasta las montañas, unidas a la irregularidad de la superficie y a la dificultad para generar perspectivas.

Pero con mucha paciencia y trabajo, y con la colaboración del jardinero Esteban Bolelou, consiguieron dar coherencia al trazado y formar el típico jardín palaciego del estilo de finales del reinado de Luis XIV. En estos momentos estos jardines son considerados la más acabada representación del estilo francés en suelo español.

San-Ildefonso-Palacio-Real
Vista angular del Palacio Real y sus jardines (CC BY-SA 2.5, via Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

Las fuentes fueron realizadas en plomo para que pudieran ser pintadas imitando al bronce y al mármol, mientras que las estatuas se cincelaron en mármol y con un trasunto mitológico. Con este conjunto cortesano el monarca aspiraba a superar en pompa a la corte francesa.

San-Ildefonso-Fuente-De-La-Fama
En primer plano vemos la Fuente de la Fama mientras que en el fondo está el Palacio Real (Heparina1985, CC BY-SA 4.0, via Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

Un alarde de ingeniería

Para abastecer a las fuentes se crearon más de trescientos surtidores, que propulsan una media de nueve mil metros cúbicos de agua a la hora. Por ese motivo la magia de las fuentes tan solo tiene lugar tres días al año: la festividad de San Fernando (30 de mayo), el día de Santiago (25 de julio) y el día de San Luis (25 de agosto).

El elemento líquido llega directamente de la sierra y, mediante un complejo sistema de cañerías, alcanza los siete estanques del palacio, siendo el de mayor cabida el conocido como “El Mar”. Con una capacidad próxima a los 216.000 metros cúbicos se encuentra situado a una cota de cuarenta y ocho metros de altura, desde donde el agua desciende de forma sediciosa y sometida a la ley de los vasos comunicantes.  

San-Ildefonso-El-Mar
Panorámica del depósito principal de las fuentes de El Mar (Heparina1985, CC BY-SA 4.0, via Wikimedia Commons / Recorte, mejora y resolución de tono).

Los arquitectos franceses se curaron en salud al ubicar otros depósitos en cotas diferentes, de forma que se pudiera garantizar el funcionamiento de todas las fuentes de forma simultánea.

Hay que tener presente algunas singularidades del ingenio hidráulico: la canalización se realizó en hierro fundido, algunas tuberías tienen hasta medio metro de diámetro, las junturas están aplomadas, los surtidores son de conductos embocados y el entramado total suma más de catorce kilómetros, enterrados en bóvedas.

Todo ello permite que, por ejemplo, la fuente llamada La Fama pueda propulsar doscientos cincuenta litros de agua por segundo y alcance los cincuenta metros de altura. Una verdadera proeza de la ingeniería.

Además, se calcula que, a pesar de su antigüedad trisecular, más del 96% de la red conserva, a día de hoy, su estado original. Por tanto, no debe sorprendernos, que en este momento sea considerado el más importante sistema hidráulico a presión del siglo XVIII en funcionamiento.

La belleza ensimismante de los jardines, unida la seducción del sonido de las fuentes, consiguieron, probablemente, el efecto deseado, que el atribulado ánimo del rey borbónico encontrase la paz y el sosiego que las obligaciones de la corona no le permitían.

Puntúa este contenido

Puntuación: 5 / 5. Votos: 3

Pedro Gargantilla
Médico, escritor y divulgador. Jefe de Medicina Interna del Hospital de El Escorial de Madrid. Profesor de la Universidad Francisco de Vitoria.

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre