Sostenibilidad energética: qué es, qué medidas adoptar para la sustentabilidad y cuáles se están aplicando

5
(1)

La sostenibilidad energética es un tópico cada vez más presente en la cotidianidad. Aunque muchas personas aún desconocen qué es la sustentabilidad energética y por qué es tan importante. Esta lectura sencilla aclara este concepto y justifica el valor que tiene ante la sociedad y las instituciones.

Para entender el séptimo objetivo de la agenda 2030 de la ONU, es clave explicar de qué se trata la sostenibilidad energética en diversos ambientes, desde el educativo hasta el empresarial, así como aquello que es necesario para desarrollar e implementar la energía verde. Finalmente, también se expone cómo funcionan las políticas de sustentabilidad energética en diversos países como España, Chile y México.

Economía ecológica:
Qué es, cuál es su objetivo y cómo va a salvarnos de la extinción

Leer artículo

La sustentabilidad energética como objetivo global

Desde hace más de tres décadas se ha acentuado la promoción del cuidado del ambiente con el uso de energía renovable. Más recientemente, en la agenda propuesta por la ONU en 2015 con los objetivos para el 2030, la sustentabilidad energética cuenta con un rol protagónico. Para comprender la importancia de estos objetivos es necesario conocer la definición de sostenibilidad energética y sus características.

Qué es sostenibilidad energética

Antes de explicar qué es la sustentabilidad energética, es necesario conocer la definición de sostenibilidad. Esta es una cualidad de desarrollo que garantiza la permanencia en el tiempo, evitando el riesgo en intereses y la calidad de vida de generaciones futuras. La definición de sostenibilidad es aplicable a las inversiones, negocios, medioambiente, educación, entre otras áreas del desarrollo.

Por lo tanto, la definición de eficiencia energética supone la utilización de la energía una y otra vez, sin poner en riesgo la fuente de donde proviene. Así que esa fuente de energía ni se agota ni se daña al ser utilizada. Tampoco supone daños colaterales producto de su utilización.

Características de la sostenibilidad energética

Para que un tipo de energía pueda ser considerada sostenible, debe contar con algunas características.

Entre ellas, debe ser renovable, es decir, que pueda utilizarse nuevamente. Ese mismo carácter renovable, debe permitir su uso prolongado en el tiempo. Esta cualidad de uso infinito, por así decirlo, es la que primero se determina al realizar los diagnósticos energéticos en la viabilidad de su utilización.

Asimismo, su empleo debe generar el menor o ningún residuo, de manera tal que sea de bajo impacto ambiental.

A diferencia de la minería energética, estas fuentes de sostenibles son limpias, por eso también son conocidas como energías que no humean o energías verdes.

Sustentabilidad energética: tipos de energía

La industria energética se ha caracterizado por buscar los medios más eficientes para generar la energía empleada a nivel industrial, comercial y doméstico. No obstante, el tiempo ha demostrado las consecuencias y el impacto ambiental que ha provocado.

Conociendo la importancia de la energía en la vida cotidiana, la ONU presentó en 2015 una agenda como unos objetivos específicos para el 2030. En ella presenta una especie le ley de sostenibilidad que exhorta tanto a la industria como a particulares a utilizar los diferentes tipos de energía sustentable. Estos se describen a continuación.

Energía hidroeléctrica

La fuente de energía hidroeléctrica está basada en el aprovechamiento del agua para generar sostenibilidad eléctrica. Por lo general, se utilizan grandes aspas que se mueven gracias al impacto del agua al caer de una represa. De ahí se genera electricidad.  

Energía biomasa

La energía biomasa consiste en procesar residuos biodegradables con el fin de convertirlos en biocombustibles como el biogás, la madera prensada, energía térmica y biocarburantes, entre otros. Los beneficios sociales de la energía biomasa son cuantiosos, ya que permite disminuir notablemente la contaminación por basura. Asimismo, es un tipo de fuente de energía bastante económico.

Energía geotérmica

La energía geotérmica es aquella proveniente de la parte interna de la Tierra. Ese calor encerrado en el interior del planeta no contamina ni se agota.   

Energía eólica

Este es un tipo de energía limpia proveniente del viento. Tiene un principio similar al de la energía hidroeléctrica, puesto que requiere del movimiento de un molino que, por acción de las corrientes de aire se mueve y genera energía eléctrica.

Energía undimotriz

Con la energía undimotriz se busca utilizar el movimiento de las olas con el fin de obtener electricidad. Es uno de los tipos de energía sustentable por ser inagotable y porque al obtenerla y utilizarla a través de medios mecánicos no genera residuos.

Energía mareomotriz

La energía mareomotriz consiste en el aprovechamiento del movimiento del mar. Es diferente a la energía undimotriz ya que esta última se enfoca en el aprovechamiento del oleaje. Mientras que la mareomotriz utiliza el movimiento generado por debajo de la superficie, entre las corrientes marinas.

Energía solar

Una de las fuentes energéticas más utilizadas a nivel mundial para lograr la sostenibilidad ecológica es la proveniente del sol.

La energía solar es aquella que proviene directamente del sol. Esta puede ser empleada a través de paneles solares para cargar baterías fotovoltaicas que hacen funcionar desde relojes y calculadoras hasta alumbrado público.

Además, es empleada en mecanismos más rudimentarios como fuente de calor. Por ejemplo, en algunos países del Caribe se utilizan tanques plásticos aéreos que se calientan por acción del sol, obteniendo así agua a altas temperaturas en las tuberías de sus hogares. La energía solar térmica también es empleada para aplicaciones a nivel industrial.

Otra de las formas de utilizar la energía solar es la termoeléctrica. Esta consiste en calentar fluidos que luego elevarán las temperaturas de agua y, en consecuencia, generarán vapor a alta presión. Ese vapor impulsa mecanismos que son capaces de generar electricidad.

Biocarburantes

Los biocarburantes provienen de la biomasa y representan una alternativa a los combustibles tradicionales. Entre ellos se encuentran el alcohol proveniente fuentes vegetales, conocido como Bioetanol; así como las grasas también de origen vegetal, llamadas Biodiésel.

La energía y desarrollo sostenible: su importancia en la actualidad

El objetivo propuesto por la ONU para la agenda 2030 en torno al uso de la energía expone la necesidad de garantizar en todo el planeta el acceso a fuentes energéticas sustentables, modernas, fiables y asequibles según el entorno. Este es el séptimo de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y su importancia radica en que solo así es posible el desarrollo humano integral en el siglo XXI.

En esta agenda se priorizan la calidad de vida y la reducción de las desigualdades de todos, en el marco de la preservación del medioambiente disminuyendo la huella que dejan las actividades humanas.

Por otra parte, el mal uso de la energía es una problemática que se sufre en cualquier latitud. Así que solo es posible resolver el acceso eficiente a la energía desde las cuatro características mencionadas por la ONU y que se articulan entre sí: la asequibilidad, la fiabilidad, sostenibilidad y modernidad.

Asequibilidad

El acceso a energía asequible supone la variedad de usos que se le dan a los recursos naturales en diferentes partes del mundo. Así que la asequibilidad depende del poder adquisitivo de personas, empresas y estados y de cuál es el tipo de recursos que tienen a su disposición.

Históricamente, el petróleo ha sido uno de los combustibles más utilizados a nivel mundial junto con el carbón. Pero no es económicamente posible su adquisición a los países más pobres, impidiendo su correcto desarrollo integral. Además, en este momento se reconoce que ni el carbón ni el petróleo son energías limpias, por lo que es preferible implementar el uso de otros combustibles en el marco de lo realizable, tomando en cuenta sus propios recursos naturales, implementación tecnológica y coste monetario.

En conclusión, la asequibilidad depende de la diversificación del patrimonio energético implementando fuentes de energía limpias y disponibles en la región en cuestión.

Fiabilidad

En cuanto a la fiabilidad de la energía, es necesario comprender la importancia del suministro constante. La sostenibilidad energética es la respuesta ante tal necesidad. Con este tipo de fuentes inagotables de energía se garantiza su flujo estable y eficiente para cubrir gastos eléctricos, de movilidad y de telecomunicaciones.

Sostenibilidad

La sustentabilidad energética es la respuesta a la necesidad creciente del uso de energía. Solo las fuentes infinitas pueden garantizar tanto la fiabilidad como la asequibilidad y modernidad.

Mientras se pueda producir mucha energía que genere poco o ningún desecho, se podrá garantizar un verdadero desarrollo sostenible a nivel global.

Modernidad

Por último, la modernidad viene a establecer unos parámetros razonables de la explotación de las fuentes de energía. En este sentido es necesario recalcar que para que haya modernidad, tiene que existir la investigación. El rol de los estudiosos de energía alternativas es relevante para poder establecer cuáles de esas fuentes de energía son viables para la sostenibilidad.

Por ejemplo, los biocombustibles representan una propuesta alternativa al uso del carbón y el petróleo, pero pueden ocasionar un desgaste sin precedentes de los suelos y cultivos. Por lo tanto, las indagaciones regionales para dar respuesta a la problemática de acceso a fuentes de energía deben representar verdaderos avances en los que se considere la ética de preservación del medioambiente

Propuestas para la gestión de la energía

La ONU propone alcanzar el objetivo de garantizar el acceso la energía, de manera moderna, fiable, sostenible y asequible con la utilización de energía renovable, de la siguiente forma desde el momento de la formulación de la agenda hasta el año 2030.

Por una parte, garantizando a nivel global el acceso a servicios de energía seguros y modernos, que también sean monetariamente realizables y sostenibles.

En segundo término, aumentando a gran escala la implementación de energía renovable a todo nivel, como un centro energético integral para cubrir las necesidades de todos. Esta acción deviene en pro de lograr la duplicación de la tasa global de eficiencia energética.

Asimismo, la consecución del objetivo de garantizar la sustentabilidad energética mundial requiere el compromiso internacional para la cooperación investigativa en torno a la energía limpia. Por ende, también se exhorta al compromiso por estructurar inversiones con el fin de desarrollar tecnología moderna y adecuada para la explotación de las energías renovables a nivel mundial.

En este mismo orden de ideas, la emergencia por la pandemia del COVID-19 dejó sobre relieve la necesidad de implementar maneras eficientes de proporcionar energías limpias y eficientes en los centros de salud. Retrasar los procesos informativos entre hospitales e institutos sanitarios puede devenir en una catástrofe de dimensiones descomunales.

Por eso también es urgente que de la actualidad al 2030 los consumidores de energía más vulnerables, como hospitales y centros asistenciales rurales, se conecten tecnológicamente a través de una infraestructura energética ininterrumpida.

Sistema de gestión de energía para contribuir a la sostenibilidad

La productividad de energía no es un asunto aislado de la que solo deban encargarse las instituciones estatales. Para ello se debe educar a todo nivel a la población, de manera tal que se hable en una misma terminología de sustentabilidad cuando se aborden problemáticas respecto a qué significa energético.

Cuando niños, adultos, empresas, inversores y gobernantes de naciones logren comprender qué es energético en cuanto a la explotación sostenible de los recursos naturales, se logrará cubrir, por ejemplo, la electromovilidad con vehículos eléctricos a través de un impuesto verde. También se podrá invertir en tecnología para implementarla en casas, escuelas y centros comunitarios que nos beneficien a todos.

Para ello, la ONU propone acciones sencillas a diferentes niveles.

Medidas para contribuir al sistema de gestión de energía país por país

Los gobiernos de todos los países tienen que comprometerse a apresurar el paso de sistemas de energía obsoletos a una adecuación de infraestructura energética sostenible, segura y moderna. Que también sea de alto rendimiento y alcance a todas las poblaciones, en especial a los que se encuentran en riesgo.

Contribuciones empresariales para avanzar en la implementación de energía sostenible

A nivel empresarial hay que puntualizar varios niveles de contribución global hacia la sostenibilidad energética.

En primer término, los empleadores deberían priorizar la mejora de las telecomunicaciones. Esta medida se traduciría en una disminución del uso de medios de transporte, ya que se pueden hacer reuniones y monitoreo de forma remota a través de internet y llamadas telefónicas. Asimismo, en caso de requerir traslados, lo ideal es implementar la electromovilidad, es decir, medios de transporte eléctricos, como ferrocarriles y autos eléctricos.

Como segundo actor importante a nivel empresarial se tienen las acciones de sus directivos, quienes deberían responsabilizarse por proteger los ecosistemas nativos de la región donde se encuentran. Por tanto se exhorta  la construcción de parques eólicos, el uso de paneles solares, implementación de bioenergía en general para cubrir la demanda en su sector industrial. El fin último es lograr que la totalidad de la energía que empleen sea renovable.

Un tercer actor de este ámbito productivo empresarial lo representan las agrupaciones de inversores, quienes están llamados a tomar las riendas de sus capitales en función de invertir en nuevas tecnologías en pro de fomentar la sustentabilidad energética.  

Acciones individuales poderosas para lograr la sostenibilidad energética

En cuanto a las acciones individuales, ninguna es menos importante que otra. Al contrario, cada pequeña acción es poderosa en la consecución del objetivo de la sostenibilidad ecológica.

Caminar más, usar medios como la bicicleta y el tren eléctrico, compartir el auto o mantenernos en contacto a través de las telecomunicaciones, disminuiría considerablemente las emisiones de carbono. Por otra parte, siempre que sea posible utilizar tecnología que requiera energía verde, como baterías fotovoltaicas, recurrir a ellas antes que a las baterías clásicas.

Por último, poner en práctica una recomendación siempre importante que consiste en desenchufar los aparatos electrónicos que no se estén utilizando.

Organizaciones que promueven la sostenibilidad energética

Para lograr la gestión de la energía de forma eficiente es crucial el compromiso de instituciones y organizaciones gubernamentales o no, que fomenten el uso de energías que no humeen. Reconociendo la importancia de la energía en la vida cotidiana, hay países hispanoparlantes que están a la vanguardia como España, en Europa, y los países más contaminados de Latinoamérica: Chile y México.

Contribución de España en la gestión de la energía

España ha asumido un rol protagónico en la gestión de la energía a través de diferentes instituciones, a su vez que ha invertido en el desarrollo tecnológico en pro de la modernización y sustentabilidad energética.

Entre ellas se encuentra la primera planta undimotriz del mundo, construida y desarrollada en Guipúzcoa. La Central de Mutriku fue inaugurada en 2011 y desde entonces hasta principios de 2020 ha generado 2 millones de kWh gracias a la energía obtenida de la columna de agua oscilante, es decir, el oleaje.   

También se suman a las políticas de gestión de energía sostenible las asociaciones de Redes Europeas de Operadores de Transporte de Electricidad y Gas, conocidas por sus siglas como ENTSO-E y ENTSO-G. Entre sus objetivos se encuentra resolver los desafíos que supone la integración de todas las redes eléctricas y a gas en Europa, representando a España en esta cooperación internacional. En su misión, figura el especial interés por integrar de forma segura las energías renovables a esta red de energía europea.

América Latina: el rol de Chile y México en la gestión de la energía y desarrollo sostenible

En Latinoamérica, Chile y México se han distinguido por llevar a cabo una serie de diagnósticos energéticos para poder tomar decisiones acertadas en torno a la sostenibilidad energética. Estas acciones tienen su origen en el frágil estado medioambiental de ambos países.

Chile

Una de las instituciones más relevantes es la Asociación Chilena de Energías Renovables y Almacenamiento (ACERA). Esta asociación congrega a unos 130 beneficiarios entre generadores, proveedores y desarrolladores de la industria de Energías Renovables y el Almacenamiento de Energía en la nación suramericana. Tanto chilenos como extranjeros se unen así en un esfuerzo por impulsar el cuidado medioambiental y hacer posible el desarrollo sustentable promocionando propuestas de valor aplicables en la cadena de valor de esta industria.

Del mismo modo, en Chile opera la Agencia de Sostenibilidad Energética, una fundación privada que promueve, financia e implementa proyectos determinados, con el fin de impulsar la disminución del consumo energético. Actualmente se enfoca en 4 tipos de convocatorias de financiamiento y asesoramiento para proyectos relacionados con biomasa (leña), comuna energética, electromovilidad y la gestión de excelencia energética.

México

Por su parte, en México el ente rector de la sustentabilidad energética es la Secretaría de Energía, que regula entidades y actividades relacionadas con la explotación de las fuentes de energía, a la vez que supervisa el cumplimiento de las políticas energéticas del país.

Se suman a la Secretaría de Energía otras instituciones públicas y privadas que influyen en el mercado energético renovable de México. Entre ellas figuran la Asociación Mexicana de Energía Eólica “AMDEE”, que promueve el desarrollo y generación de proyectos eólicos ante la sociedad y autoridades mexicanas.

También se encuentra ASOLMEX, o Asociación Mexicana de Energía Solar, que congrega a otras asociaciones como la de Industria Fotovoltaica y la Asociación Nacional de Energía Solar, así como inversores, operadores y desarrolladores de centrales solares con dispositivos fotovoltaicos a gran escala.

Otras instituciones relevantes que se suman a las organizaciones que trabajan por el desarrollo de la sostenibilidad energética son la Asociación Mexicana de Empresas de Gestión Energética, la Asociación Mexicana de Energía, la Asociación Mexicana de energía Hidroeléctrica, la Asociación Geotérmica Mexicana, la Asociación Mexicana de Biomasa y Biogás, la Red Mexicana de Bioenergía, y la Asociación Mexicana de Empresas de Eficiencia Energética que se especializa en ofrecer soluciones eficientes a través de equipos que disminuyen el consumo de energía en las necesidades cotidianas de industrias, comercios y ciudadanos en general.

En síntesis, acabar con las barreras de lo antiguo y pensar en lo nuevo del desarrollo de la sostenibilidad energética implica la inversión y modernización tecnológica para abrir paso hacia el futuro del planeta. Así que también tiene que impulsar las iniciativas personales, empresariales y estatales para lograr el desarrollo de la sustentabilidad energética gracias a alianzas estratégicas que incluyan a todos los actores de la sociedad, desde grandes empresarios hasta estudiantes. El objetivo en común seguirá siendo garantizar el acceso la energía de manera moderna, fiable, sostenible y asequible como una promesa de la calidad de vida a escala mundial.

Puntúa este contenido

Puntuación: 5 / 5. Votos: 1

Referencias:

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre