20 ideas sencillas para reducir el consumo de plásticos

5
(1)

Los residuos plásticos son uno de los problemas de contaminación ambiental más importantes de nuestro tiempo. Su creciente uso perjudica a todo el planeta, especialmente a mares, océanos y a las especies que los habitan. Este dramático problema que afecta al mundo desde el Ártico hasta la Antártida está asociado a las formas de consumo, la cultura de usar y desechar, la falta de información y, en la mayoría de los casos, a la falta de conciencia

El consumo de plástico es tan común en la sociedad moderna que muchas veces no nos damos cuenta hasta dónde forma parte de nuestras vidas: productos de higiene, envases plásticos, envoltorios, vasos, cubiertos, todo tipo de productos, hasta los alimentos vienen envueltos o contenidos en plástico.

Soluciones para el efecto invernadero:
+40 ideas viables para frenar el cambio climático que son ignoradas por los gobiernos

Leer artículo

En poco tiempo y a ritmo acelerado el plástico contamina la tierra, ríos, océanos y lagos del planeta. La idea de que reciclar puede ser la solución del problema no es real, actualmente solo se recicla el 9% del plástico producido a nivel global, el resto va a parar a grandes vertederos de basura o al mar, donde se va descomponiendo y contaminando suelos o aguas.

El plástico es un producto derivado del petróleo o de resinas, sin embargo, existen muchos tipos de plástico según sean los procesos a través de los cuales se fabriquen y del material usado. En función de eso cambia su nivel de toxicidad, su composición y el tiempo que tarda el plástico en degradarse en el ambiente, que puede variar de 100 a 1000 años.   

Plásticos - Playa de Malasia
Contaminación por desechos en playa de Malasia, 14 de febrero de 2011 (epSos.de, CC BY 2.0 / Wikimedia Commons)

El reto que se nos presenta a la hora de reducir plásticos es la toma de conciencia en la protección del planeta y de los animales que lo habitan. En esta tarea algunos datos de interés pueden resultar muy útiles:

  • El 40% del plástico que se produce es destinado a envases.
  • Una bandeja contenedora de cualquier comestible que se desechará de manera inmediata permanecerá contaminando el planeta quizás por 20 generaciones.
  • En el 2020 se generó un 900% más desechos plásticos que en 1980.
  • Cada año se vierten en el océano aproximadamente 8 millones de toneladas de desechos plásticos.
  • De seguir así en el 2050 puede existir en el océano más plástico que peces.
  • Más de la mitad del plástico que se produce se vuelve desperdicio en menos de un año.
  • El plástico no permanece en una pieza, se parte en trozos y en su proceso de degradación va infiltrándose en aguas y suelos. Los suelos los absorben, en mar y tierra los animales los ingieren y muchas veces mueren debido a esto.

Ir adquiriendo conciencia y hábitos no siempre va a ser fácil y en ocasiones quizás no tengamos opción, pero algunos consejos pueden ser útiles para poner un granito de arena y tratar de minimizar las repercusiones medioambientales que provoca el consumo de plásticos.

A continuación enumeramos 20 maneras de reducir el consumo de plásticos:

1. Elegir el cartón

El cartón es menos dañino y más fácil de reciclar. De ser posible se deben elegir la leche o jugos envasados en cartón. También se puede comprar el pan que viene en bolsas de papel y no de plástico.  La misma elección se puede hacer con los huevos, la pasta y otros productos.  Los detergentes se pueden adquirir en cajas en lugar de botellas de plástico.  

2. Evitar los plásticos de un solo uso

Las pajillas, cubiertos y platos desechables son muy prácticos, pero le hacen mucho daño al planeta. En un restaurante, rechazar el uso de pajillas plásticas que normalmente ponen en las bebidas frías, es algo que todos podemos hacer.

Si es un servicio de comida rápida se puede indicar claramente, cuando se hace el pedido, que no incluyan las pajillas. Si te parece muy importante su uso, existen alternativas viables como pajillas reutilizables de bambú, vidrio o acero.

3. Sustituir los tuppers de plástico

Si llevas tu comida al trabajo o la guardas en el refrigerador en tuppers de plástico, sustitúyelos por envases de acero inoxidable o vidrio. Con esto contribuyes con el planeta y con tu propia salud pues el plástico libera sustancias nocivas, especialmente cuando se somete al calor.

4. Depositar los plásticos en el contenedor adecuado

Estos  detalles merecen atención. En el momento de depositar los desechos es importante poner los plásticos en el contenedor de reciclaje adecuado. Muchas veces la vida acelerada que llevamos nos hace pasar por alto acciones tan simples como estas.

5. Evitar los chicles

Originalmente eran hechos con la savia del árbol cuyo nombre es chicle, pero posteriormente se sustituyó la goma natural por la sintética: polietileno y el acetato de polivinilo.

Estos plásticos pueden resultar muy tóxicos para el organismo y para el medio ambiente. Si los consumes es importante que una vez desechados sean colocados en el contenedor de plásticos. También se puede reducir su consumo o comprar chicles ecológicos.

6. Elegir botellas de vidrio, no plásticas

Muchos productos como salsas, jugos, puré, etc. se pueden adquirir en botellas de vidrio. Además estas botellas posteriormente pueden ser reutilizadas en el hogar.  Esta medida es muy útil para reducir el consumo de plásticos.

7. Comprar a granel

Los alimentos empaquetados inundan las tiendas y supermercados. El hábito de comprar los alimentos a granel evita el uso excesivo de bandejas de poliestireno, envases de plástico y otros recipientes que son desechados tan pronto como se usan.

8. Usar bolsas reciclables

Ir a hacer la compra es una actividad que realizamos con bastante regularidad, así que podemos usar bolsas reutilizables, que pueden ser de tela, mimbre o malla, en lugar de las de plástico. Solo hay que recordar llevar la bolsa al lugar donde solemos abastecernos.

9. Usar tejidos ecológicos

La industria textil ha desarrollado telas ecológicas hechas a base de materiales orgánicos respetuosos del medio ambiente. En su elaboración no se usan procesos contaminantes. Estas telas ecológicas las hacen con productos como algodón o bambú, entre otros.

10. No comprar cosméticos con microplásticos

Algunas marcas de cosméticos utilizan compuestos como polipropileno, polietileno o poliuretano en sus productos con el objetivo de lograr que tengan determinadas características. Estos compuestos, a través del pinta labios o del lápiz para ojos, pueden acabar dentro del organismo, además son productos dañinos para el medio ambiente. Elegir cosméticos sin microplásticos es otra forma de ayudar al planeta y a la salud.

11. Usar pinzas de madera

Para reducir el consumo de plásticos podemos elegir comprar muchos objetos de uso cotidiano de materiales amigables con el medio ambiente. Por ejemplo, pinzas de madera en lugar de las de plástico para colgar la ropa. Estas acciones, aunque parecen pequeñas, al ser realizadas por muchos, pueden tener un impacto positivo para la disminución del consumo del plástico.  

12. Desechar los vasos desechables

En la oficina se puede tener un vaso para tomar agua y una taza para el café. Cada día, cada empleado es capaz de desechar varios vasos plásticos usados solamente una vez. Esto es completamente innecesario y debe evitarse.

13. Usar cerillas

Los mecheros de plástico se han llegado a encontrar en el estómago de aves muertas, además permanecen durante años en los vertederos. En lugar de eso se pueden usar cerillas o mecheros recargables.

14. Descartar los alimentos congelados

Los alimentos congelados suelen estar contenidos en envases plásticos. Sustituirlos por productos frescos es mejor para la salud, para el planeta y estaremos contribuyendo a reducir el consumo de plásticos.

15. Evitar las botellas de plástico

Estas botellas son uno de los más grandes problemas de residuos plásticos en el mundo. Tener un buen filtro de agua o usar botellas retornables sería mejor opción.

16. Usar utensilios ecológicos en el hogar

En la cocina siempre es mejor opción usar utensilios de madera, acero inoxidable o bambú. Evita los de plástico que, además de soltar partículas con el uso, suelen romperse con más facilidad.

17. Usar biberones de cristal

Para los bebés siempre es preferible usar biberones de vidrio, es más higiénico y sano. No solo es ecológico sino que el plástico libera sustancias tóxicas, sobre todo si se somete al calor.   

18. Reutilizar las bandejas

Las bandejas donde vienen las frutas y verduras también pueden ser reutilizadas. Incluso pueden ser devueltas al comerciante o al supermercado para que les den uso nuevamente en vez de desecharlas.

19. Reciclar plásticos comprando objetos de segunda mano

Para reducir el consumo de plástico podemos comprar objetos de segunda mano. Es una forma de reciclar y además resulta más económico. De esta forma se minimizan los desperdicios y se puede dar nuevamente utilidad a juguetes, artículos deportivos, etc.

20. Evitar las máquinas de afeitar desechables

Algunas ideas de cómo podemos evitar el plástico para afeitarnos son las máquinas eléctricas. También existen otros métodos caseros.

La toma de conciencia y la modificación de algunos hábitos en nuestro actuar cotidiano, tal como reciclar, disminuir los desperdicios, comprar sabiamente y usar los contenedores adecuados, entre otros, pueden significar grandes diferencias para el planeta. Todos tenemos la posibilidad de hacer pequeños cambios que van a repercutir de forma positiva sobre el ambiente y la disminución de los desechos plásticos.

Puntúa este contenido

Puntuación: 5 / 5. Votos: 1

Referencias:

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre