Septiembre: mes de comienzos. ¿Cómo afrontar los nuevos objetivos?

5
(5)

Llega septiembre y, con él, las ganas y el empuje por replantearnos nuevos objetivos y metas, por reflexionar sobre “lo que quiero y deseo” de cara a los próximos meses. Es un mes de planificar, de proyectar, de ordenar y de colocar.

En septiembre comienza el curso escolar y es también el mes por excelencia de la incorporación al trabajo después de las deseadas vacaciones. Septiembre huele a hojas de un cuaderno nuevo, a forro de libros, a goma de borrar, a cartulina y pegamento y también huele a ILUSIÓN. 

15 historias de superación personal y motivación increíbles
pero reales en las que inspirarte para triunfar [+10 vídeos]

Leer artículo

Lo interesante a la hora de poner en práctica todo lo que conlleva septiembre es hacerlo “sin morir en el intento” y evitando caer en la temida frustración derivada de la no consecución de los objetivos marcados. 

Recomendaciones para alcanzar los objetivos marcados

  1. Busquemos un buen planificador en forma de agenda, bullet jornal o cuaderno que podamos utilizar para este menester. Puede ser en formato físico y digital, aunque la escritura a mano tiene múltiples beneficios para nuestro cerebro: lo mantiene más joven, mejora la capacidad de concentración y memoria, favorece el aprendizaje y la creatividad y además relaja y reduce el estrés.
  1. Planifiquemos de forma semanal, para así obtener una visión general de lo que deseamos conseguir en los 7 días que tenemos por delante, y de forma diaria para poder desempeñar las tareas concretas de ese día en particular.
  2. Pongámonos objetivos pequeños, alcanzables, reales, amables y acordes a nuestra realidad personal. De esta manera evitaremos la frustración y el abandono precoz de nuestros objetivos, consiguiendo así un mantenimiento en el tiempo.
  3. Aprendamos a priorizar. La mayoría de las veces no es cuestión de no tener tiempo, sino de replantearnos nuestras prioridades.
  4. Diferenciemos entre tareas urgentes y tareas importantes (matriz de Eisenhower).
Matriz de Eisenhower
Matriz de Eisenhower.
  1. Incluyamos en nuestras agendas momentos de autocuidado a lo largo del día. Descansemos durante la jornada laboral en varias ocasiones (de 10 a 15 minutos sería suficiente). Aprovechemos para estirar las piernas, asomarnos a una ventana, terraza o balcón, hacer respiraciones conscientes o meditar unos minutos.
  2. Tengamos contacto con la naturaleza de forma diaria.
  3. Intentemos llevar una alimentación variada y saludable.
  4. Descansemos entre 7 y 8 horas diarias.
  5. Incluyamos movimiento a lo largo del día (un paseo de media hora es suficiente).
  1. Intentemos reducir el uso de pantallas.
  2. Mantengamos nuestros espacios limpios y ordenados. El orden exterior favorece al tan ansiado orden interior. Aprovechemos para seleccionar aquellos objetos que ya no nos son útiles, no nos gustan o están en mal estado para tirar, donar o regalar. “Menos es más”.
  3. Recordemos que la vida del ser humano se compone de varias áreas (laboral, familiar, social, tiempo de ocio, etc.) y todas son igual de importantes. Dediquemos tiempo y planteemos objetivos para cada una de las áreas.
  4. Pasemos tiempo con nuestras familias y amigos.
  5. No nos olvidemos de reír, el humor es terapéutico y beneficioso para nuestra salud.
  6. Hagamos balance cada cierto tiempo de nuestras metas y objetivos para comprobar que vamos por buen camino en la consecución de los mismos. Si no es así, seamos auto-compasivos con nosotros mismos y calculemos una nueva ruta.

Puntúa este contenido

Puntuación: 5 / 5. Votos: 5

Vanessa Mejías
Psicóloga Clínica Sanitaria. Consulta privada. ⭑ Conferenciante y creadora de talleres sobre bienestar emocional. Aprendiz de escritora. Enamorada del ser humano.

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre