Si no es ahora, ¿cuándo?

4.5
(2)

¿Guardamos un sueño de esos que no nos dejan dormir, uno que, aunque es especial, nos da miedo enfrentar? Para conseguirlo, solo hay una solución y es enfrentarlo.

Primero es necesario recordar de dónde venimos, recordemos los triunfos pasados y todo lo que hicimos para conseguirlos. Seguro que no fueron fáciles las decisiones que tomamos. Pero si queremos algo más, es necesario que demos un gran paso.

Cuando el miedo al cambio parece más fuerte que el dolor de no hacerlo, es difícil motivarse para asumir un riesgo que nos permita obtener más. ¿Cómo hacer para pasar de la rutina al riesgo? Eso implica pensar en el tiempo y en uno mismo.

Que sencillo es volverse rutinarios, procrastinar bajo una premisa “todo igual, todo igual”. El tiempo corre a una velocidad diferente y esa diferencia es lo que nos obliga a actuar rápido. 

Un sueño importante puede tardar años en materializarse. Esos años pasarán actuemos o no. ¿No sería ideal si al final de ese tiempo, en lugar de estar donde estamos ahora, estuviéramos más cerca de nuestro sueño?

En el presente, mantener nuestra zona de confort puede parecer bastante atractivo. Pero ¿qué pensará nuestro futuro cuando observe hacia atrás y vea nuestra versión actual? ¿Será con alegría y felicidad o con pena y desazón?

Jamás permitamos que nuestros sueños de hoy, mañana se conviertan, por nuestro miedo, en un arrepentimiento futuro. Si no es ahora, ¿cuándo?

Puntúa este contenido

Puntuación: 4.5 / 5. Votos: 2

Armando Colmenares
Abogado litigante y profesor universitario. Eternamente irreverente, coach motivacional. Creyente del empoderamiento. Autor del blog matkubblog.wordPress.com.

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre