miércoles, 18 mayo 2022 |

Actualizado a las

11:36

h CEST

23 C
Madrid

Nebulosa Ojo de Gato o NGC 6543: qué es, características (edad, composición…) y mejores imágenes

5
(3)

El nombre de la nebulosa proviene de su forma y la estrella enigmática que está en su centro. La Nebulosa Ojo de Gato, o NGC 6543, fue descubierta en el año 1786 por William Herschel, un astrónomo de origen alemán.

La nebulosa Ojo de Gato o NGC 6543 es una nebulosa de gran “belleza”, de acuerdo a lo expresado por la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA). Su forma, colores y estructura son un misterio aún no resuelto, a pesar de ser una de las primeras nebulosas en ser descubiertas.

Bóveda celeste:
Definición, elementos, constelaciones y propiedades de la esfera celeste

Leer artículo

Características de la nebulosa Ojo de Gato o NGC 6543

Entre las características de la nebulosa Ojo de Gato está el enigma y fascinación de su estructura compleja. Se formó hace más de 1.000 años, en el momento que una estrella central y brillante expulsó su envoltura exterior. Se encuentra a una distancia de 3.300 años luz de la Tierra.

Fue una de las primeras nebulosas en ser descubiertas, ocurrió el 15 de febrero de 1786 por William Herschel, un astrónomo alemán. Como dato curioso, este personaje es famoso y recordado por haber descubierto el planeta número siete: Urano.

Más adelante, en 1802 Herschel publicó un catálogo de nebulosas e incluyó a la NGC 6543, convirtiéndose en una de las más llamativas y las más estudiadas hasta el momento, junto a la nebulosa de la hélice, también llamada nebulosa el Ojo de Dios, la nebulosa Helix y la nebulosa del anillo, ubicada en la constelación de Lyra.  

Otras características de la nebulosa ojo de gato son sus dimensiones. Posee una dimensión aparente de 0,3/5,8 minutos de arco, una magnitud visual de 9, 8 y un tamaño de 20” (núcleo).

La nebulosa Ojo de Gato es enigmática y el color verde que parece brotar a los lados, la convierte en un misterio que los expertos no paran de querer descifrar. Está ubicada de la Tierra a una distancia de 3.300 años luz.

La «galaxia» Ojo de Gato y su composición química

La nebulosa Ojo de Gato fue la primera nebulosa que los investigadores decidieron medir la composición química, debido a que existían muchas teorías al respecto. Está compuesta por hidrogeno, helio y cantidades pequeñas de oxígeno y nitrógeno en su línea espectral. 

Según la ESA (Agencia Espacial Europea), dicha nebulosa planetaria posee inusuales aglomeraciones de gas y se forman del impacto del propio gas. Los estudios sugieren que la estrella expulsó su material hace unos 1.500 años.

Nebulosa-Ojo-De-Gato-Nebulosa-Verde
(WikiImages, Pixabay).

Cada una las nuevas capas de gas creadas, tienen una cantidad importante de masa, igualándose a toda la masa de los planetas que componen al sistema solar.

Desde la perspectiva humana, las esferas de gases de expansión son vistas como anillos y por ello también la pueden confundir con la “nebulosa del anillo”.

Una nebulosa que tiene ojos de gato y no es gato 

Al estar ubicada en la constelación norteña de Draco, se puede observar mejor desde el hemisferio norte, pues se encuentra exactamente en el Polo Norte de la Elíptica, dicho lugar está a 90° del plano de nuestro sistema solar.

El origen de su nombre está en la forma de la nebulosa. En el centro se puede observar que tiene ojos de gato y no es gato, por supuesto. La belleza y el enigma que esconde el ojo de gato verde se observó mejor por la Cámara Avanzada para Inspecciones ASC del satélite Hubble.

Asimismo, gracias a esto, se conoce que el ojo de gato esconde 11 o más anillos que están alrededor de la nebulosa planetaria.

Su rareza no solo está en su ubicación en el cielo sino también en su extraña composición. Esa apariencia elíptica de color verde y los cambios de colores, dependiendo desde dónde y cómo se mire.

Por otro lado, la NGC 6543 en su interior posee ojos de estrellas que brillan con gran fuerza y potencia, dicha particularidad es el resultado de la interacción del rápido viento estelar de su estrella central y el material que expulsa en el instante en el que se formó la nebulosa planetaria.

La nebulosa Ojo de Gato observada desde diferentes ópticas

Al ser una de las nebulosas más antiguas y de las primeras en ser descubiertas, está claro que la galaxia del gato ha sido observada desde diferentes ópticas.

La primera observación fue en 1824 por el astrónomo William Huggins, quien usó un espectroscopio, un instrumento cuya función es medir las propiedades de la luz en un específico espectro electromagnético.

Observaciones infrarrojas de la nebulosa Ojo de Gato

Existen registros que el Telescopio Espacial Spitzer de la NASA ha observado a la galaxia del gato y a otras nebulosas planetarias usando luz infrarroja. Del mismo modo, gracias a las imágenes de nébula se conoce que la emisión del infrarrojo de la nebulosa es creada por diferentes elementos y moléculas.

Las imágenes ojos de gato permitieron revelar otros secretos: En el centro hay polvo estelar a una baja temperatura y las investigaciones apuntan que fue expulsado en la estrella central, cuando era una estrella gigante.

Por medio de la luz infrarroja, se corroboró que en la nebulosa planetaria hay presencia de material no ionizado, tales como argón e hidrogeno molecular. Ambos elementos están ubicados en el bode interior de la NGC 6543 e influyen en el brillo que irradia la galaxia Ojo de Gato.

Observaciones ultravioletas de la nebulosa Ojo de Gato

A través del telescopio de Hubble, un proyecto ideado entre la NASA y ESA, se han captado numerosas imágenes de nebulosas usando tecnología ultravioleta, estas han permitido aportar nuevos datos de interés para los científicos, astrónomos y aficionados del universo.

La nebulosa ojo de gato tiene estructuras intricadas, las cuales incluyen capas de gas, chorros de gas, nudos de gas que se desenvuelven a una alta velocidad y se consideran inusuales, expertos aseguran que han sido inducidos por los choques.

Las imágenes de ojos de gato con tecnología ultravioletas arrojaron que la nebulosa planetaria tiene una estructura parecida a la piel de cebolla.

Incluso se cree que alrededor de la estrella moribunda se forman unas especies de capas, ya que desde el telescopio se observó algo parecido a una cebolla cortada por la mitad, es decir cada capa de piel es distinguible.

Observaciones en rayos X de la nebulosa Ojo de Gato

El satélite Observatorio de rayos X Chandra o CXC propiedad de la NASA, en el 2001, reveló nuevas características de la nebulosa Ojo de Gato.

Entre las novedades destacan que dentro de la nebulosa planetaria hay una estrella central brillante, rodeada de una nube de gas que tiene millones de grados. Se trata de un gas con una temperatura –considerablemente- elevada dentro de la galaxia del gato.

Las mejores imágenes de la nebulosa Ojo de Gato

Sus colores, su estructura y su forma hacen que la galaxia Ojo de Gato sea considerada una fascinación y un misterio que los expertos siguen investigando.

Gracias al avance de la tecnología, en la actualidad hay imágenes de nébulas mucho más claras, lo cual le permite al ojo humano observar estos fenómenos desde otra perspectiva.

Nebulosa NGC 6543

La nebulosa también recibe el nombre de NGC 6543 por su número de índice en el Nuevo Catálogo General.

Nebulosa-Ojo-De-Gato-Falso-Color
Una composición de imágenes superpuestas de la Nebulosa Ojo de Gato (J.P. Harrington and K.J. Borkowski (University of Maryland), and NASA, Public domain, via Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

Burbujas en la nebulosa planetaria

Las burbujas alrededor de la nebulosa Ojo de Gato son aparentemente emitidas en intervalos de un siglo, aproximadamente. Estas burbujas desafían las teorías científicas actuales sobre cómo se forman tales estructuras.

La rareza de la NGC 6543

La NGC 6543 marca el lugar alrededor del cual el eje de la Tierra se tambalea en su precesión de 26 000 años.

Nebulosa-Ojo-De-Gato-Superposicion
(PxHere).

Óvalos e intervalos que se cruzan en la nebulosa

Utilizando mejores telescopios y algunas técnicas con colores falsos e infrarrojos, se puede observar que la NGC 6543 tiene una estructura compleja y desconcertante, por sus espirales que se cruzan.

Nebulosa-Ojo-De-Gato-Verde
(WikiImages, Pixabay).

La complejidad de la arquitectura puede explicarse porque la materia es expulsada por una estrella central binario en lugar de la normal.

La regla y no la excepción

En algún momento los expertos pensaron que las cubiertas de polvo de la nebulosa Ojo de Gato eran raras, pero se demostró que no era así. En el año 2013, Martin A. Guerrero, del Instituto de Astrofísica de Andalucía en España, demostró lo contrario y que las conchas probablemente serían la regla y no la excepción.

Nebulosa-Ojo-De-Gato-Azul
(PxHere).

Ojo de Gato e intervalos de 1500 años 

En el centro de la nebulosa planetaria, lo que parece ser ojos de estrella, es una estrella que expulsa una serie de pulsos cada 1500 años. Dichas convulsiones crearon capas de polvo que contienen una cantidad exorbitante de masa, de hecho, puede equivaler a la masa de todos los planetas del Sistema Solar combinados.

Existen varias teorías para explicar dicha situación, algunos expertos coinciden que son ciclos de actividad magnética y otra que la estrella del centro orbita alrededor de las pulsaciones estelares.

Pese a los años de investigación y los diferentes métodos utilizados para observar a la nebulosa Ojo de Gato o NGC 6543 aún sigue siendo un rompecabezas sin resolver. Todavía se desconoce cómo se formó y la razón de sus colores, pero más allá de esto la galaxia ojo de gato ofrece al espectador una nueva forma de mirar los enigmas que esconde el universo.

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre