La dislexia en adultos, una alteración del lenguaje con origen en la infancia

0
(0)

La dislexia se suele asociar a niños en edad escolar que presentan una alteración en la forma de hablar, leer o escribir, pero lo cierto es que si no se ha tratado durante esa etapa puede seguir expresándose en la edad adulta. No es una enfermedad en sí mismo pero la dislexia en adultos puede ser definida como un trastorno, tal y como podemos encontrar en dislexiafeliz.online, uno de los sitios webs de referencia sobre esta alteración del lenguaje.

Estas personas adultas tienen en su día a día ciertas dificultades para crear una vinculación entre las letras que leen en los textos con el sonido que éstas deben hacer al pronunciarse, algo que en ningún caso es síntoma de una falta de inteligencia o algo propio de personas torpes o lentas. Y es que existen numerosos casos en la historia de disléxicos adultos que han sido eminencias en sus campos sin que ello suponga un problema limitante.

La dislexia en adultos y su origen en la edad infantil

Las mayores dificultades de la dislexia se demuestran en la escritura o en la lectura, motivo por el cual se suele detectar esta alteración en la etapa escolar cuando el niño demuestra imposibilidad para leer o escribir de forma totalmente correcta. Durante esta etapa se pueden implementar todo tipo de técnicas para ayudar al menor a superar esta situación, pero la falta de diagnósticos en muchos casos suele estar detrás de que la dislexia continúe en plena edad adulta.

Es por ello que la mayor parte de casos de dislexia diagnosticados en edad adulta tienen su origen en la falta de diagnóstico y terapias en la etapa infantil. Además, en la edad adulta los síntomas varían con el paso de los años y el tratamiento resulta un poco más complejo que en la infancia cuando el cerebro se muestra más receptivo a introducir cambios.

Por ello resulta fundamental introducir en el sistema educativo medidas para diagnosticar casos de dislexia para contribuir a su tratamiento, a la vez que con ello se ayuda a reducir las elevadas tasas de fracaso escolar que presentan las personas con dislexia. Y es que el sistema educativo es muy uniforme y no está preparado en la mayoría de los centros para atender situaciones excepcionales como esta.

Muchos adultos disléxicos han ido aprendiendo con el tiempo a superar sus dificultades con estrategias propias para leer y escribir con normalidad, aunque lo cierto es que los disléxicos no presentan en edad adulta ni problemas con el vocabulario ni problemas en el habla, por lo que a simple vista son personas que pasan inadvertidas en sus empleos.

Síntomas habituales de adultos con dislexia

Los adultos disléxicos presentan unos síntomas más o menos comunes a todos ellos, fruto de la dificultad común que experimentan en el trabajo o de pequeños en la escuela. Algunos de estos síntomas más habituales son los que se muestran a continuación:

Estabilidad emocional

Los adultos con dislexia suelen presentar síntomas como la vergüenza en situaciones de cara al público, una baja autoestima derivada de la falta de confianza para desempeñar sus trabajo con normalidad e incluso un rendimiento inferior en el trabajo que les hace sentir diferentes. Además también suelen presentar problemas de concentración mientras leen, algo que les estresa y les hace perder su lugar al sentir que las palabras y frases se mueven solas o resultan confusas.

Problemas visuales al leer

Lo anterior suele estar provocado por su sensibilidad respecto al resplandor o al color del papel en el que leen, y es que los cambios de fuente, de color u otras características de un texto no resultan nada cómodos para ellos. Esto también está detrás de que los disléxicos no suelan tener hábitos de lectura, así que no suelen leer por placer.

Dificultades en la comunicación escrita

Los disléxicos suelen confundir palabras o letras muy similares entre sí al escribir, algo que hace que se muestren reacios a elaborar informes, transcripciones de mensajes o cualquier otra prueba escrita que le demanden en el trabajo. Esto no quiere decir que su nivel de aptitud no sea idéntico al de un compañero sin dislexia, pero tener esta alteración le hace poner en duda su profesionalidad. Tampoco suelen guiarse muy bien en mapas con palabras escritas, ya que pueden confundirse con facilidad. Como se puede apreciar, la dislexia en adultos se manifiesta de múltiples maneras. Atajar esta alteración del lenguaje desde la infancia resulta elemental para evitar que llegue a la edad adulta y que ello perjudique su futuro laboral.

Puntúa este contenido

Puntuación: 0 / 5. Votos: 0

Miguel Medina
Especialista en Comunicación Digital y Social Media. Content Manager, Editor y Redactor de Contenidos Web en diferentes revistas y medios de prensa online. Prosélito devoto del Lean Writing. Desayuno datos, almuerzo datos y ceno datos. El lector es el único que siempre tiene razón.

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre