Kintsugi, la motivadora filosofía de vida inspirada en una milenaria técnica japonesa de reparación de cerámica

5
(6)

La cultura japonesa es conocida por su profunda espiritualidad. Practicar el minucioso arte japonés kintsugi y asumirlo como tu filosofía de vida te revelará la versión más elevada de ti mismo.

Pocas metáforas hacen cambiar de tal forma nuestra visión de la vida como la del Kintsugi, sobre todo porque la vida es la búsqueda permanente del equilibrio en algo roto. La lección del Kintsukuroi es convertir las heridas en aprendizajes, exhibiendo la belleza de lo que alguna vez estuvo roto. Ahí reside la fortaleza del ser humano.

¿Qué es kintsugi?

Significado de kintsugi o kintsukuroi

La palabra kintsugi, proviene del vocablo japonés “kin” que significa oro y “tsugi” cuyo significado es juntura. El término kintsugi también se denomina kintsukuroi y se refiere a la práctica ancestral que tradicionalmente utilizan los japoneses para remediar con oro las fisuras de los objetos de cerámica rotos.

Se trata del arte japonés de reparar con oro lo que estuvo quebrado, otorgándole un singular valor y honrando una modalidad creativa de reciclaje. Mientras que la cultura occidental desecha las piezas rotas, los japoneses prefieren recomponerlas, pues admiten que la cerámica es delicada, pero también puede ser fuerte y hermosa.

Origen de kintsugi

Cuenta la leyenda que Ashikaga Yoshimasa, quien gobernó Japón entre 1449 y 1473, tenía una predilección por un cuenco de cerámica que utilizaba especialmente para su ceremonia del té. Un día, la vasija se quebró y dado su valor sentimental, el gobernante decidió enviarla a reparar a China.

El jarrón japonés roto fue restaurado, pero con unos antiestéticos enganches de metal que no fueron de su gusto. Ashikaga no se dio por vencido y decidió buscar a unos artesanos en Japón, para que hicieran un mejor trabajo, dando como resultado un cuenco cuyas fisuras resplandecían en oro, lo que luego se convertiría en un arte.

En realidad, la historia del kintsukuroi, encuentra su fuente de inspiración en la actitud japonesa conocida como wabi sabi, que no es más que, encontrar la belleza en lo imperfecto e imperdurable. De hecho, eso fue lo que hicieron los artesanos japoneses que recuperaron con oro, las grietas del cuenco favorito de Ashikaga.

El arte del kintsugi, exige una considerable paciencia y concentración. No es un procedimiento rápido, pues el objeto de cerámica quebrado requiere suficiente tiempo para ser limpiado, vendado, cuidado y curado. Esto se logra con plena atención a cada instante. A continuación, te puntualizo las fases tradicionales del kintsukuroi.

Fases del kintsugi

La práctica habitual del kintsukuroi o kintsugi, también conocido como “carpintería de oro” y que pone en evidencia la belleza en japonés, consta de los siguientes pasos:

Rompimiento

Ocurre cuando se fisura el objeto de cerámica que ha sido seleccionado para su restauración. En este lapso, se decide visualizar e imaginar la pieza en su estado original, a los fines de cumplir con el segundo paso, imprescindible para reunir los fragmentos de la pieza rota y que también puedes aprovechar para reparar porcelana.

Ensamblado

Consiste en recolectar los pedazos del objeto de cerámica roto y juntarlos. Se prepara la mezcla de barniz de resina o laca con polvo de oro o plata, a los fines de recomponer la cerámica rota, rellenándola con dicha mezcolanza para cohesionar las partes rotas. También puedes emplear pegamento especial para pegar cerámica rota.

Espera

En esta etapa, después de haber cubierto las grietas y juntado las partes de cerámica rotas, con una capa gruesa o fina de la mezcla (dependiendo de que tan perceptible desees las fisuras) debes esperar un lapso de tiempo considerable. Habitualmente el tiempo de secado con pegamento es de 4 horas y con resina o laca es de 12 a 24 horas.

Reparación

Consiste en tocar y lustrar la pieza, eliminando con la ayuda de una brocha la mezclilla sobrante que sobresale de las grietas que, ya fueron previamente acopladas. Seguidamente con una esponja un poco humedecida y muy bien escurrida, se eliminan los restos para apreciar la belleza de las cosas y la filosofía de la perfección técnica.

Develamiento

Se refiere a descubrir la belleza que escondía la rotura de la pieza acabada. Al develar la pieza restaurada, se enaltece con el arte ancestral del kintsugi. Con esta técnica milenaria, no hay duda de que la pieza resplandece por ser una versión mejorada de la original.

Sublimación

La acción de sublimar consiste en realzar el objeto ennobleciendo sus características. Por ello, aplicar la artesanía del kintsugi trae como resultado final, la posibilidad de reutilizar el objeto restaurado. De hecho, una pieza kintsugi, resulta aún más valiosa que antes de haberse roto. Por ello, se ennoblece el significado de arreglar lo quebrado.

Técnica de reparación

La habilidad de reparar cerámica con el arte del kintsukuroi y convertirla en única, resulta concluyente para lograr un mejor acabado. Si quieres alcanzar una restauración que te permita exaltar la esencia estética de la pieza kintsugi, debes entender la definición de reparar y para ello se propone hacer especial énfasis en estas acciones:

Aplicar

Para aplicar adecuadamente la mezclilla o el pegamento para cerámica (preferiblemente moldeable) en las piezas que se unirán, te recomiendo utilizar un pincel de kebo o makizutsu. Dicho pincel es magnífico para restaurar tazas rotas.

Concentrarse

El arte y técnica del kintsugi, requiere concentrar toda tu atención en el proceso de restauración de la pieza. No es un proceso que se haga con prisa, por el contrario, requiere paciencia y serenidad. El kintsugi incluso funciona como terapia de aceptación y compromiso.

Añadir

Si al agregar la mezcla en el momento de unir los pedazos rotos, notas que te falta alguna pieza o que se hizo trocitos, sin poderla recuperar, te sugiero recrearla con la mezcla. Luego debes eliminar con la ayuda del pincel, el material sobrante, siempre y cuando la pieza se haya secado.

Refrescar

Para una restauración que te permita enaltecer la belleza de la pieza kintsugi, convirtiendo sus grietas en obras de arte, te recomiendo que la pieza se seque por completo. Lo anterior permitirá que al final del proceso, la pieza resplandezca exhibiendo con nobleza sus admirables cicatrices.

Ejemplos de cerámica reparada con kintsugi

Filosofía kintsugi

En qué consiste

Es una actitud ante la vida que consiste en enaltecer las lecciones que te dejan tus heridas emocionales y lejos de esconderlas o disimularlas, puedes contemplarlas o recordarlas sin experimentar sufrimiento y en su lugar, sacarle partido a la belleza de las huellas que son el resultado de tu recorrido vital.

Sólo cuando somos capaces de reconocer la belleza de nuestras imperfecciones, esa belleza se vuelve única e irrepetible. De eso se trata la filosofía kintsukuroi, de aceptar nuestras debilidades para hacernos mejores personas, dotadas de mayor sabiduría y sensibilidad. Entonces, el significado de roto pasa a alcanzar un valor trascendental.

El kintsugi considera que sólo al identificar en tu historia personal, las heridas emocionales mediante un proceso de introspección, podrás sanarlas con dedicación y cuidado, para luego honrarlas e incluso celebrarlas.

Partiendo de la ideología kintsugi, podrás convertirte en una fuente de inspiración para los demás. Eso es lo que enseña esta aleccionadora filosofía de vida.

Fundamentos de la filosofía kintsugi

La filosofía kintsugi encuentra en la resiliencia su mayor fundamento. La resiliencia no es más que la capacidad inherente a la condición humana que permite afrontar la adversidad, reconstruirse y salir fortalecido de ella.

Se trata de una hermosa parábola: el kintsukuroi te puede transformar en un ser humano único y especial, permitiéndote realzar la belleza y fortaleza de tu esencia. De eso se trata la resiliencia, la cual te permite adaptarte de manera positiva a las situaciones difíciles que surgen en la vida.

Adecuarse a un entorno de permanentes cambios, es la clave del bienestar. Por ello, el kintsugi se considera una auténtica filosofía de vida que te servirá para poner a prueba tu fortaleza interior.

Cabe destacar que la filosofía del kintsugi está muy influenciada por dos corrientes del budismo, principalmente por el wabi sabi, que evoca la belleza de lo imperfecto e impermanente y al que debe su origen. Del mismo modo, se asienta en la corriente denominada mono no aware que representa la admiración a la fugacidad de la belleza.

Beneficios de la filosofía kintsugi

La ideología kintsukuroi ha sido adoptada en el ámbito estético por reconocidas marcas de renombre mundial, incluso es el emblema de una famosa línea japonesa de cuidado personal: kintsugi shiseido. Así que, nadie niega sus beneficios. Estas son las ganancias que se pueden obtener al acoger esta filosofía de vida:

Sanación de heridas emocionales

Asumir una actitud kintsugi, involucra admitir que todos los seres humanos, de una u otra forma, estamos emocionalmente heridos desde el momento de nuestro nacimiento. Reconocer esto, es un paso imprescindible para curar las cicatrices de amor. Lo anterior sólo se logra a través del autoconocimiento y del amor propio.

Resiliencia

Una persona resiliente es capaz de sobreponerse frente a las dificultades de la vida y fortalecerse ante ellas. El kintsugi se ha convertido en una filosofía cada vez más aceptada por la civilización occidental, pues se trata de una poderosa metáfora sobre el valor de la resiliencia y del significado de cicatriz.

Crecimiento

Experimentar situaciones de crisis y de dolor, te permitirá identificar nuevas maneras y estrategias de afrontamiento. Así pues, la adversidad se convierte en una oportunidad para aprender y crecer, tomando consciencia de los recursos psicológicos que posees para sobreponerte frente a los infortunios.

Optimización de habilidades

Las situaciones vitales difíciles favorecen el desarrollo del autoconocimiento, el cual te permite conocer y optimizar tus cualidades, conduciéndote no sólo a mejorar la expresión de tus emociones, sino también a cultivar tu autoestima, siendo esta indispensable para alcanzar la estabilidad emocional en momentos de incertidumbre.

Fortaleza

Toda dificultad te ofrece la posibilidad de asumir una actitud de entereza que te garantiza salir airoso de ella. Incluso, la adversidad te lleva a evolucionar, pues te conduce al mejoramiento de tu efectividad personal. Decía Goethe, que el talento se educa en la calma y el carácter en la tempestad.

Espiritualidad

Si algo define a la cultura japonesa es su arraigada espiritualidad. De hecho, la civilización oriental es una cultura extremadamente enraizada en sus valores, lo que les ha hecho evolucionar. Tanto es así, que un japonés jamás olvida quién es y lo que ha sido. Ese es el significado espiritual de kintsugi.

Cómo aplicarla en mi vida

¿Cómo hacer kintsugi? Para valerse de esta filosofía oriental y ponerla en práctica en tu vida personal, debes cultivar los cuatro principales pilares de la resiliencia o kintsuki, a saber:

Introspección

Se trata de observar tus estados anímicos para recapacitar sobre ellos. Ante la experiencia de un suceso vital intensamente aversivo, la observación de tus emociones sin identificarte con ellas, es un trabajo interior que al principio puede ser doloroso, pero su resultado te mostrará la belleza de un espíritu fortalecido ante la adversidad.

Vida con propósito

Asumir la filosofía kintsugi implica tener claridad mental en cuál es tu propósito en la tierra, pues al sanar tus heridas emocionales, después del proceso de introspección, vivirás mas despierto, entendiendo que el bienestar le da sentido a tu vida.

Comprenderás que la verdadera fuerza para sobrellevar los momentos difíciles no viene de la mente ni del ego, proviene de algo más grande que ti mismo, de una fuerza que mueve al universo entero, que no es más que la conexión de tu alma, esencia o espíritu con el universo entero.

Capacidad de vincularse sanamente

Un factor clave para aplicar la filosofía kintsukuroi, consiste en desarrollar la habilidad de entablar relaciones personales saludables, lo cual supone aceptar y comprender a los demás, vinculándote con ellos a través del respeto, la empatía y la honestidad.

Adaptación positiva al cambio

La vida es movimiento. Aceptar que el cambio es la única constante en la vida, te permitirá adaptarte de manera optimista a todos y cada uno de momentos que te pongan a prueba. De eso se trata la técnica kintsugi.

Frases de kintsugi

A continuación exponemos las más célebres frases de cicatrices:

«El mundo rompe a todos, y después, algunos son fuertes en los lugares rotos»- Ernes Hemingway.

«En las grandes crisis, el corazón se rompe o se vuelve fuerte como un roble»- Honoré de Balzac.

«No es la más fuerte de las especies la que sobrevive, tampoco es la más inteligente la que sobrevive. Es aquella que se adapta mejor al cambio»- Charles Darwin.

«La herida es el lugar por donde entra la luz»- Rumi.

«Hay una grieta en todo, así es como entra la luz»- Leonard Cohen.

«No hay una belleza realmente excelsa que no tenga una anomalía en sus proporciones»- Francis Bacon.

«Si se hubiera protegido al cañón del vendaval, no podríamos ahora admirar la belleza de sus esculpidas formas»- Elisabeth Kübler-Ross.

«La última de las libertades humanas es elegir nuestra propia actitud ante cualquier circunstancia»- Viktor Frankl.

«Y una vez que la tormenta termine, no recordarás como sobreviviste. Ni siquiera estarás seguro de si la tormenta terminó de verdad. Pero algo sí es cierto: cuando salgas de esa tormenta, no serás la misma persona que entró en ella. De eso se trata esta tormenta…»- Haruki Murakami.

 «La permanencia, perseverancia y persistencia a pesar de todos los obstáculos, desalientos e imposibilidades: es eso lo que distingue las almas fuertes de las débiles»- Thomas Carlyle.

«El dolor puede despertar dentro de cada uno, nuevos valores y una apreciación más profunda de las personas, de las cosas, de la vida. Puede ayudarnos a replantear nuestras prioridades, puede hacernos más sabios. Si bien lo negativo del sufrimiento es que como la muerte es para siempre, lo positivo es que el crecimiento y el cambio que ofrece también son para siempre. El dolor es el maestro que nos enseña la empatía, la sensibilidad y la compasión»- Marcelo Rittner.

«Aquel que tiene un porqué para vivir, puede soportar casi cualquier cómo»- Friedrich Nietzsche.

«Es verdad: A veces tienes que romper las cosas si quieres ver a Dios en ellas. En la ruptura, permitimos que lo sagrado se forme en nosotros»- Meister Eckhart.

«Recuerda siempre que eres más grande que tus circunstancias, eres más que cualquier cosa que te pueda ocurrir»- Anthony Robbins.

«Los malos tiempos tienen un valor científico. Son ocasiones que un buen alumno no se perdería»- Ralph Waldo Emerson.

«Cuando todo parezca ir contra ti, recuerda que el avión despega contra el viento, no a favor de él»- Henry Ford.

«En tres palabras puedo resumir todo lo que he aprendido acerca de la vida: Continúa hacia adelante»- Robert Frost.

«La mayor gloria no está en no caerse nunca, sino en levantarse cada vez que caemos»- Confucio.

«Un problema es una oportunidad para dar lo mejor que tienes»- Duke Ellington.

«Soy más que mis cicatrices»- Andrew Davidson.

Kintsugi kit

Si eres principiante en la artesanía del kintsugi y deseas reparar un objeto de cerámica que se encuentre roto, te recomiendo la adquisición del set de restauración “Hariyo sikko Kintsugi”, el cual posee instrucciones fáciles de cumplir para que puedas recomponer sublimes jarrones japoneses.

Este set de reparación disponible en color dorado, te permitirá aplicar la técnica artesanal “kintsugi, cicatrices de oro” para lo cual se incluyen los siguientes materiales: mezcla de laca, papel, madera, algodón, bambú, botella de vidrio, cáñamo, seda y plástico. Este kit sirve para objetos de barro y no es conveniente para kintsugi tattoo.

El producto kintsugi kit tiene una valoración media de 3,8 sobre 5 estrellas, con muy buenas reseñas por parte de quienes lo han probado.

Kit Hariyo sikko Kintsugi
Kit Hariyo sikko Kintsugi

Lectura obligatoria

Para proyectar la filosofía kintsugi en tu vida personal, existe una lectura imprescindible que contiene las mejores frases sobre cicatrices y te servirá como libro de cabecera. Al leer este libro sobre kintsugi, lograrás comprender que las cosas no valen por el tiempo que duran, sino por las huellas que dejan.

Se trata del libro de la escritora y coach francesa Céline Santini titulado “Kintsugi: El arte de la resiliencia”, un estupendo texto dónde se destaca el valor de lo hermoso que es reconstruirse y el incremento de la fortaleza que se gana en ese proceso. Se trata de lucir con orgullo las cicatrices emocionales que te deja la vida.

Lo que hace la tradición ancestral del kintsugi es iluminar las cicatrices, convirtiéndolas en una auténtica joya. Así pues, entre las frases de kintsugi, la más hermosa es aceptar los daños en lugar de ocultarlos, enalteciéndolos por su historia. Por analogía, es cómo tener una segunda oportunidad de vida, donde lo frágil se vuelve fuerte y bello.

No cabe duda que las enseñanzas del libro “Kintsugi: El arte de la resiliencia” cambiarán tu manera de ver la existencia. Tu lema de vida tendrá como insignia el tatuaje kintsugi.

Kintsugi: El arte de la resiliencia
Kintsugi: El arte de la resiliencia


Preguntas frecuentes (FAQ)

A continuación te respondemos las preguntas más habituales relacionadas con kintsugi:

» ¿Qué significa kintsugi?

La palabra “kintsugi” significa “juntura de oro”. También se le conoce como “carpintería de oro” pues implica unir, soldar o reparar con una mezcla de barniz de resina, laca o pegamento esparcido con oro o plata, los fragmentos de un objeto de cerámica roto, a los fines de recomponer dicho objeto, cubriendo las grietas con dicha mezcolanza para enlazar las partes rotas, lo que permite realzar su enorme belleza.

» ¿Qué significa la palabra kintsurokoi?

La palabra kintsurokoi es sinónimo de kintsugi. Simboliza la técnica y arte ancestral japonés de reparar con oro o plata las piezas rotas de un objeto de cerámica, lo que hace que el objeto restaurado, tenga incluso más valor que su versión inicial. Se trata de recomponer y hacer brillar las grietas del objeto mejorado, como resultado de su historia.

» ¿Cómo se escribe kintsugi en japonés?

Kintsugi en japonés se escribe así: (金継ぎ. Mientras que el vocablo Kintsurokoi se traza en japonés así: 金繕い. Ambas palabras significan lo mismo: unión con oro, carpintería de oro o reparación de oro. Cabe mencionar que la palabra Kintsugi proviene del vocablo japonés “kin” que significa oro y “tsugi” cuyo significado es juntura.

» ¿Cuándo los japoneses reparan objetos rotos?

Los japoneses restauran los objetos rotos con la atenta técnica del kintsugi, cuando consideran que las piezas de cerámica que se han quebrado, poseen un gran valor simbólico o impresionable. Al repararlas con oro o plata, iluminan sus fragmentos y los renuevan para enfatizar su belleza estética, sin ocultar de ninguna manera, sus grietas. Esto es lo que se denomina “kintsugi resiliencia”.

» ¿Cómo hacer kintsugi?

La técnica artesanal kintsugi se ejecuta cumpliendo con paciencia y dedicación los siguientes seis pasos: rompimiento, ensamblado, espera, reparación, develamiento y sublimación del objeto de cerámica roto. Por su parte, para convertir el kintsurokoi en una filosofía de vida, se debe poner en práctica una actitud resiliente, la cual involucra afrontar la adversidad, reconstruirse y salir fortalecido de ella.

En momentos en los que todo a tú alrededor está cambiando, la filosofía kintsugi, o kintsukuroi, te enseña que hay una cosa que nunca cambiará: tu espíritu. De allí la importancia de cultivarlo, pues ese es el núcleo que te sostiene en momentos difíciles, manifestando lo hermoso y fuerte que puedes llegar a ser. Es la verdad de todo, lo demás es ilusión.

Puntúa este contenido

Puntuación: 5 / 5. Votos: 6

Referencias:

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre