La soledad en Japón: un asunto de vida o muerte

4.1
(12)

Japón es una tierra llena de contrastes, donde el haiku (poesía breve) se da la mano con las visiones electrónicas de los videojuegos y su cinematografía hiperviolenta contrasta con la paz de su sociedad. También es un país donde la soledad y el aislamiento son valores positivos, aunque con dramáticas consecuencias...

Japón es un país maravilloso en el que se puede entrar en contacto, en un espacio muy pequeño, con las con costumbres ancestrales de lo que fue su era medieval, como el arte de la escritura, la preparación de sushi o la fabricación de las mortales katanas que usaban los samurái, pero también con la tecnología más asombrosa.

La soledad en Japón es un asesino silencioso

Comportarse de manera emocionalmente incorrecta en público es una seria descortesía en ese país, por eso, parte de lo maravillosa y organizada que parece la vida cotidiana en Japón tiene que ver con una gran tensión reprimida entre sus ciudadanos, quienes no logran exteriorizar sus sentimientos.

El resultado es que Japón, con uno de los niveles de vida por habitante más altos del mundo, también despunta en la lista de países en los que se cometen más suicidios. De hecho, el suicidio es tan común que es la primera causa de muerte en hombres de 20 a 44 años.

La soledad en Japón adquiere dimensiones que occidente no conoce. De hecho, si alguien se siente afligido, lo más probable es que no le cuente a nadie sus problemas para no cargar a la persona que pudiera escucharle con problemas ajenos. Así, muchos japoneses se adentran en un túnel depresivo.

Esta cultura del no molestar se traduce en un aislamiento profundo y consciente en el que participan regularmente los japoneses. Esto ocurre además en un ambiente saturado de personas, porque Japón es uno de los países más densamente poblados del mundo, con 334,23 habitantes por km².

Más preocupados por el bienestar de los vivos que por las causas que llevan al suicidio, el método de lanzarse a las vías de un tren se considera una gran falta de respeto dado que atrasa la agenda de otras personas, así que se multa a la familia para que el suicida se abstenga, no de matarse, sino de hacerlo en el tren o el metro. El suicida se deshonra si molesta a su familia o a sus conciudadanos.

Una actitud social que favorece el suicidio

La culpa no es solo de la depresión. La cultura de Japón incluye el suicidio como un acto de honor, especialmente en la casta militar y en la política. No es raro que un político se suicide tras ser descubierto en un acto de corrupción.

Por otra parte, no es raro que la sociedad civil japonesa encuentre que el suicidio es un acto de responsabilidad moral.

Últimamente, el gobierno japonés ha tomado medidas para intentar disminuir esa alarmante estadística. En 2007 creó el «Libro Blanco de la lucha contra el suicidio», cuyo objetivo es describir un plan para evitar suicidarse. Su éxito, sin embargo, ha sido limitado y Japón sigue en el top 10 de los países con más suicidios por habitante.

Puntúa este contenido

Puntuación: 4.1 / 5. Votos: 12

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…