domingo, 4 diciembre 2022 |

Actualizado a las

0:01

h CEST

6.6 C
Madrid

Caída del Imperio romano: cronología del fin de uno de los imperios más importantes y grandes de la historia

Puntuación media: 5 | Votos: 2

Después de una extensa época de esplendor y gloria, el fin del Imperio romano a finales del siglo V significó el derrumbe de una de las civilizaciones más avanzadas en todos los ámbitos de la historia. Echa un vistazo a esta cronología que muestra los hechos que contribuyeron a la caída del Imperio romano.

La caída del Imperio romano de Occidente fue uno de los acontecimientos más importantes de las últimas décadas del siglo V. Con el fin del Imperio romano también se cierra el periodo histórico llamado Edad Antigua, dentro de la cual precisamente se vivió el prestigio y el predominio de tan influyente Estado, por lo que vale la pena hacer un repaso cronológico por los hechos que hicieron inminente la caída romana. Aunque al investigar en qué año cayó el Imperio romano de Occidente diversas fuentes coinciden en señalar al año 476, diversos hechos precedieron al derrumbe de esta poderosa potencia mundial.

Arte de la Antigua Roma:
Historia, características y principales obras del arte romano antiguo (pintura, arquitectura, escultura…)

Leer artículo

Crisis del siglo III

Para muchos historiadores, el final del Imperio romano se dio en el año 476 con el derrocamiento de su último gobernante por parte de los bárbaros (hecho que describiremos más adelante). Pero, en realidad, el gran Estado comenzó a tambalearse a partir del siglo III, lo que para algunos es la fecha de inicio de la caída del Imperio romano de Occidente, y esto debido a diversos factores que hicieron que dicha administración pasara por un periodo de crisis que, aunque se solventaron momentáneamente, reflejó al mundo que la potencia más poderosa de ese entonces podía flaquear en cualquier momento.

Analicemos los siguientes acontecimientos que demuestran los primeros conflictos internos y externos del Imperio y que repercutirían tiempo después en la caída de Roma:

Florecimiento del Imperio sasánida

En una época donde Roma parecía ser la única autoridad política, económica y militar desplegada desde la península ibérica, la antigua Mesopotamia y hasta el norte de África, a partir de las primeras décadas del siglo III comenzaron a establecerse nuevos imperios que fueron vistos como una amenaza para la estabilidad del Estado romano. Entre ellos destacó la hegemonía que la dinastía sasánida ejerció sobre Persia desde el año 224, la cual pretendía expandir su territorio y, por supuesto, tomar dominios en ese entonces en posesión de Roma.

Este imperio enemigo tuvo un apogeo veloz, llegando a ser un serio peligro para la administración imperial y su ejército, que en tres ocasiones fue derrotado por las fuerzas sasánidas, que se convirtieron en unos fuertes contrincantes durante siglos. Es por ello que, al indagar cuándo se puso fin al Imperio romano de Occidente, vemos la influencia de esta fuerza adversaria y muchas otras que, después de muchísimos años, lograron desmoronar el territorio romano.

Primera división del Imperio

Diversas confrontaciones internas y los intentos de invasión por parte de los bárbaros, llevaron consigo la primera división del Estado romano en tres partes, el Imperio galo en Occidente, el Imperio de Palmira en el oriente y un gobierno residual apostado en Roma. Así, el vasto imperio estuvo fragmentado hasta el año 274, cuando el emperador Aureliano, de origen irílico, llevó a cabo la reunificación.

Batalla de Adrianópolis (año 378)

Si investigamos cómo cayó el imperio romano, se puede determinar que fue por el desgaste que su ejército estuvo sufriendo por muchísimos años, motivado a los numerosos enfrentamientos que los emperadores y sus tropas protagonizaron en contra de diversos adversarios.

Pero uno de los combates más aciagos para el Imperio fue el que se dio en la ciudad de Adrianópolis (hoy Edirne, Turquía) el 9 de agosto del año 378, cuando el emperador Valente, al frente de unos veinte mil soldados, dio lucha a un considerable contingente adversario, compuesto por godos, hunos y alanos, hasta el punto de perder su vida y sacrificar a un enorme porcentaje de su ejército.

La derrota provocó que las provincias balcánicas bajo dominio romano quedaran expuestas a invasiones bárbaras, algo que se mantuvo por cuatro años, tiempo que duró el restablecimiento de las fuerzas del este del imperio.

División del Imperio (año 395)

Uno de los principales protagonistas de la recuperación de los Balcanes fue Teodosio, que para ese entonces había adquirido tal renombre que llegó a tener el poder político y militar del Imperio por unos años. No obstante, muchos otros comandantes querían ser emperadores, desatándose así una prolongada guerra civil que enfrentó a Teodosio I El Grande con los usurpadores, motivando incluso a la máxima figura romana a aliarse con soldados bárbaros para impedir el ascenso de sus contendores políticos.

Ante este escenario, Teodosio I decidió dividir el Imperio en dos partes: el Imperio romano de Occidente, cuya sede estaría fijada en Roma y el Imperio Romano de Oriente, con Constantinopla (actual Estambul, Turquía) como capital. Tras la muerte del emperador a inicios del año 395 se hizo efectiva la designación de sus hijos Honorio y Arcadio para gobernar la parte occidental y oriental respectivamente, siendo éste el primer momento en el que la gran Roma comenzó a ser regida por dos emperadores hasta la caída del imperio romano en Occidente.

Por tanto, si verificamos cuándo cayó el Imperio romano de Occidente, podemos ver que el mismo estuvo en pie hasta el 476, mientras la parte oriental, instaurada como Imperio bizantino, logró prevalecer por diez siglos.

Pérdidas territoriales (entre los años 405 y 418)

Las frecuentes disputas internas por el poder imperial fueron aprovechadas en muchas oportunidades por fuerzas invasoras que lograron establecerse en diferentes territorios romanos, aun bajo el amparo de comandantes e importantes figuras políticas del propio Imperio, tomando estos dominios de forma parcial.

Por ejemplo, vale la pena mencionar la invasión del Rin entre el 405 y el 406 por parte de alanos y bárbaros germánicos; el asentamiento de suevos, asdingos y vándalos en Hispania en el año 409, hecho promovido por Geroncio, militar de extrema confianza del emperador usurpador Constantino III y, en 410, la rebelión de oficiales romanos apostados en Britania.

Ya para el año 418, el territorio romano estuvo ocupado en numerosas oportunidades por bárbaros, que desde ese entonces reclamaban sus propios dominios, tal y como se puede ver en un mapa de la caída del Imperio romano de Occidente, donde se puede observar lo vulnerable que estuvo este Estado a las invasiones foráneas a lo largo de muchos años.

Invasión y saqueo de Roma (año 410)

Un suceso que llama la atención a todo aquel que investiga cuándo desaparece el imperio romano es el prolongado asedio y posterior saqueo que vivió Roma a principios del siglo V, un hecho sin precedentes en la historia de la capital imperial. Esta invasión fue propiciada por el ambicioso caudillo godo Alarico que, anteriormente, había servido como aliado del ejército imperial.

Si bien Alarico alcanzó un importante cargo dentro de la administración romana, perdió dicho privilegio después del golpe de estado que sufrió su protector, Estilicón, para ese entonces magister militum y guardián del emperador Honorio. Siendo considerado enemigo del emperador, Alarico reaccionó de tal forma que tomó a las fuerzas bajo su mando para llevar a cabo el primer asedio a Roma en el 408, el cual se intensificaría aún más dos años después al no concretarse las condiciones que el líder godo proponía a las autoridades imperiales.

Finalmente, acompañado de un inmenso grupo de esclavos, ordenó el saqueo de la ciudad por tres días. Este hecho fue informado por todo el territorio imperial y visto como un duro golpe a éste, al ser su capital hasta ese momento el asentamiento del cristianismo, sede del patronazgo cultural y morada de la nobleza del Senado. Desde el punto de vista religioso, algunos estudiosos han señalado cuándo fue la caída del Imperio romano, asomando así que este hecho fue el que marcó el desenlace de este Estado.

Derrocamiento de Rómulo Augústulo (año 476)

Para responder en qué año fue la caída del imperio romano, basta hacer un resumen por las diversas teorías que se han propuesto en torno a este tema. Todas partes de que el 4 de septiembre del año 476, Odoacro, rey de los hérulos, depuso al emperador occidental Rómulo Augústulo para así regir como gobernante de Italia.

Sin embargo, hay que recordar que aún permanecía en pie la parte oriental de dicho imperio, con la que el líder bárbaro llegó a negociar, hasta el punto de ser reconocido como virrey de Italia por parte del emperador bizantino Zenón, bajo la condición de que Odoacro permitiera que Julio Nepote, antigua autoridad imperial derrocada previamente por Rómulo Augústulo, retornara al poder occidental. Efectivamente, el caudillo hérulo lo hizo, pero sin devolver los territorios romanos que ahora él dominaba.

En el 488, ocho años después del asesinato de Julio Nepote, Zenón hizo un nuevo intento por reunificar al Imperio romano al buscar un acuerdo conjunto entre Odoacro y Teodorico, éste último personaje autorizado por el regente oriental. La reunión entre ambos caudillos terminó con el asesinato de Odoacro, propiciando el nombramiento de Clodoveo, Teodorico y Hunerico como cónsules del imperio bizantino en Galia, Italia y África respectivamente.

Por otro lado, Teodorico fundó en el 489 el Reino ostrogodo conjuntamente con el pueblo germánico, figura dinástica que permaneció vigente hasta el año 555. Aunque nos preguntemos en qué año cae el Imperio romano de Occidente y afirmemos que fue en 476, se puede ver que siguió existiendo pequeños Estados administrados según la Constitución romana.

Como se pudo ver en esta cronología, los acontecimientos descritos muestran la decadencia del Imperio, y de nada bastó que se buscara preservar este Estado en el año 395 con la división del mismo, ya que, ante el escenario plagado de confrontaciones internas y la arremetida de pueblos que buscaban invadir su territorio, no se pudo evitar el fin del Imperio romano de Occidente, logrando sobrevivir su parte oriental hasta 1453 bajo el nombre de Imperio bizantino. Así, la caída del Imperio romano dio cierre además a la Edad Antigua, época en la que nació y se desarrolló esta prestigiosa potencia que hoy sigue siendo estudiada con interés por los amantes de la Historia universal.

Cita este artículo

Pincha en el botón "Copiar cita" o selecciona y copia el siguiente texto:

Galea, Iliana. (2022, 07 noviembre). Caída del Imperio romano: cronología del fin de uno de los imperios más importantes y grandes de la historia. Cinco Noticias https://www.cinconoticias.com/caida-del-imperio-romano/

¿Te ha gustado este contenido?

Valóralo y ayúdanos a mejorar

Puntuación media: 5 | Votos: 2

Iliana Galea
Iliana Galea
Profesora de Educación mención Geografía e Historia, licenciada por Universidad Pedagógica Experimental Libertador – Instituto Pedagógico de Caracas, Venezuela. Investigadora documental histórica y estudiosa de nuevas culturas. Experta en viajes, gastronomía y actividades turísticas.
Cinco Noticias / Cultura / Caída del Imperio romano: cronología del fin de uno de los imperios más importantes y grandes de la historia

No te pierdas...

Lo último

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre