lunes, 27 junio 2022 |

Actualizado a las

8:05

h CEST

17.8 C
Madrid

Bienes de capital: qué son, características, clasificación y ejemplos de bienes de producción o de equipo

Puntuación media: 5 | Votos: 1

En las ciencias económicas se detalla cómo los bienes de capital representan una sección del aporte de los socios para la fundamentación de la empresa. Es así como los bienes de producción son indispensables para generar otros bienes finales. Por lo tanto, aunque no son parte de la materia prima transformada en nuevos bienes, sí se consideran fundamentales en el proceso productivo.

Los bienes de capital son consumidos a largo plazo en los procesos de transformación de insumos hasta conseguir un producto o servicio final de consumo. Es así como los bienes de producción tienen características particulares, funciones específicas y por lo tanto, se pueden ejemplificar puntualmente.

Tipos de bienes económicos:
Clasificación, concepto, características y ejemplos de bienes en economía

Leer artículo

Definición de bienes de capital

En este apartado conocerás qué son bienes de capital en economía, también conocidos como bienes de inversión. Esto se debe a que han sido adquiridos haciendo una inversión de recursos provenientes de la organización. Por lo tanto, son parte de la acumulación de capital de la empresa, pasando de un periodo económico a otro.

Evidentemente, los bienes de capital tienen sus propias funciones, estableciéndose así una diferencia con respecto a los bienes de producción.

Qué es un bien de capital

Para definir qué son bienes de equipo, es decir, de capital, hay que partir del conocimiento de la utilidad que se le da a estos artefactos que forman parte del  patrimonio de la empresa que los posee.

Con ellos se fabrican productos o servicios de consumo final. En otras palabras, con ellos se obtienen los bienes que, inmediatamente, pasarán a manos de clientes y consumidores.

Entre los bienes de inversión, de capital o de equipo, como suelen llamarse, se encuentran maquinarias, vehículos, inmuebles, instalaciones, edificaciones y equipamiento tecnológico. También marcas, propiedad intelectual y diseño de procesos.

Su principal característica es que no se agotan rápidamente. Sino que pasan de un periodo económico a otro. El desgaste de los bienes de inversión se anota en los libros contables como depreciación. Y no es sino hasta varios ciclos de uso que son desincorporados con un valor de salvamento.

Qué es bien capital y cuál es su función económica

La función de los bienes de inversión se puede inferir a partir de la definición de inversión de capital. Una organización no funciona solo a través del dinero. Al contrario, requiere que esas divisas sean empleadas para adquirir bienes destinados a la producción de otros bienes que, a la larga, le generarán riquezas a la empresa.

En pocas palabras, los bienes de inversión son vistos como dinero que produce más dinero.

Su intervención en el proceso de producción es crucial en la generación de bienes de consumo por los que el público paga. Y que al final del ejercicio económico anual, al determinar los totales de las partidas reales y computarlos con los totales de las cuentas nominales, deberían dar como resultado una ganancia.

Los bienes de equipo suelen pertenecer al llamado capital físico, diferente al capital humano que sería el que desempeña labores para que la maquinaria funcione eficientemente.

Cuáles son los bienes de producción y cuáles son los bienes capitales

Los bienes de consumo y bienes de capital están conectados por otro tipo de bienes, denominado bienes intermedios o de producción.

A diferencia de los bienes de consumo y capital, los de producción tienen una duración corta en la organización. Estos son materiales que requieren un proceso de transformación a través del uso de los bienes de inversión. Es así como se van consumiendo a medida que obtienen los bienes finales. 

Los bienes de producción o intermedios están conformados por materias primas y recursos que se consumen rápidamente. Su durabilidad depende directamente de los ciclos de producción en la organización.

Por ejemplo, en una panadería los hornos, cocina e instalaciones entran en la clasificación de bienes de inversión o capital.

Mientras que los suministros, como la harina, huevos, leche, azúcar, empaques, forman parte de sus bienes intermedios o de producción.

El trabajo del talento humano también participa en esta fase productiva que genera riquezas para la organización.

Características de los bienes en capital

Los bienes de inversión de producción se distinguen por las características que prosiguen.

Están compuestos por bienes tangibles

La inversión en bienes de capital resulta en la compra de bienes tangibles que conforman el patrimonio de la organización.

Entre ellos resaltan maquinarias, tecnología, instalaciones y bienes inmuebles que se pueden percibir a través de los sentidos.

Su naturaleza material los hace parte esencial del proceso de transformación de materias primas en bienes de consumo que serán colocados en el mercado.

Demandan la intervención de otro tipo de bienes para su funcionamiento

Los bienes de inversión requieren la intervención de otros bienes para su funcionamiento.

Entre los factores productivos que demandan interviene el trabajo del talento humano. No solo para operarlos, sino también al momento de su instalación y mantenimiento.

Asimismo, requieren de materias primas o insumos, los cuales transforma en bienes finales.

En concusión, un bien de inversión no funciona como generador de riqueza por sí mismo. Requiere de su trabajo en conjunto con otro tipo de bienes empresariales.

Se les pondera un tiempo útil dentro de la empresa

Las cualidades y límites de un bien de inversión inciden en el tiempo que le será ponderado como útil dentro de la empresa.

Por ello, la adquisición de los bienes de capital pasa por un proceso de análisis en el que se estudia si merece el pago de su importe según sus prestaciones, características, nivel de innovación y estimación de tiempo de uso según el fabricante.

Es importante señalar nuevamente que no se considera un bien de consumo porque su duración se prolonga en el tiempo. De hecho, hay fabricantes de maquinarias que garantizan la implementación de nuevas tecnologías sin tener que desincorporarla prematuramente.

Una vez instalado el equipo, se utiliza dentro de los límites determinados para garantizar su óptimo desempeño en el tiempo previsto. Este suele ser mucho mayor a un año, perpetuándose en el tiempo sus ciclos de servicio.

Sus límites y cualidades definen el método con el que serán depreciados

El uso de los bienes de capital se prolonga en el tiempo; por ende, sufren un desgaste. Si bien es cierto que el mantenimiento los mantiene operativos, tampoco significa que están igual que al momento de ser adquiridos e instalados.

Entonces, ¿cómo se pondera el tiempo probable de uso y el valor verdadero de los equipos que conforman el bien patrimonial?

Según sus cualidades y límites establecidos por el fabricante, se estima que la maquinaria, instalaciones e incluso tecnología, sean vigentes en un tiempo determinado. Este se calcula en años, en horas de trabajo o en ciclos productivos.

Una vez determinado el tiempo, se establece un método de depreciación contable. Entre ellos están el método de línea recta y el de unidades de producción, por mencionar algunos.

Así desde su primer uso, se le resta una porción de su costo, el cual se distribuye según el método seleccionado. Este proceso se lleva a cabo mensualmente y los cálculos se ven reflejados en los estados financieros al finalizar cada periodo económico de la empresa.

Tienen una partida especial para el ahorro de inversión futura en su sustitución

Gracias al cálculo de depreciación, también se puede estimar en una partida contable, cuál es el monto que se debe ahorrar anualmente para sustituir los equipos una vez que cumplan su tiempo de servicio en la organización.

Forman parte de los activos fijos de la empresa

Las maquinarias, equipos e instalaciones son parte de los activos fijos de la empresa. Es decir, que no se mueven ni se intercambian comercialmente. Más bien permanecen en un solo lugar para fabricar bienes de consumo o prestar servicios.

Entre otros activos fijos que también son parte de los bienes patrimoniales de la organización se cuentan las patentes y registro de marca. Estas no se deprecian. Representan el estándar de calidad de la empresa, respaldando así su producto en su buena reputación.

Sin ellos, es más complicado llevar a cabo el proceso productivo

Los bienes de inversión optimizan el desempeño productivo. Por ejemplo, la elaboración de pan se puede realizar totalmente a mano. Ya que el panadero está en capacidad de amasar, dejar reposar, distribuir en porciones, vigilar el horneado y empacar los panes.

Pero en un proceso comercial, se hora ese trabajo arduo con amasadoras, boleadoras, ganchos de porción, máquinas de temperado y de embalaje. Estas optimizan el proceso generando menor desgaste, así como optimización en el estándar de elaboración y entrega rápida del producto.

Clasificación de bienes de capital

Visto desde la perspectiva empresarial, los bienes de capital comprenden exclusivamente los empleados en la producción de otros bienes.

Puede que desde la visión patrimonial exista una conexión entre bienes de capital y de consumo. Aunque esto no signifique que pertenezcan a la tipología de inversión.

Así que, tomando en cuenta ambos puntos de vista, los bienes de inversión se clasifican en:

  • Bienes de inversión para producir otros bienes.
  • Bienes de capital para generar servicios.
  • Bienes de capital de uso general.

Y por último, se abarca la dimensión de los bienes de patrimonio doméstico, señalando por qué no entra en esta clasificación.

Bienes de inversión para producir otros bienes

Estos comprenden bienes empleados a nivel industrial, en la explotación minera, en la producción agrícola y en la construcción.

Bienes de capital para generar servicios

En la generación de servicios también son indispensables los bienes de capital, como el trasporte, los equipos de trasmisión de información. Edificaciones para instituciones médicas y educativas, por mencionar algunas. También estructuras para conducir el gas, agua y electricidad.

Bienes de capital de uso general

Los bienes de capital de uso general grupa a todos aquellos equipos, enseres y edificaciones que intervienen en la producción de otros bienes que, dada su naturaleza específica, no entran en las clasificaciones anteriores.

Por ejemplo, las herramientas para fabricar instrumentos musicales.

Bienes de patrimonio doméstico

En la economía doméstica, un televisor es parte de la economía familiar; mientras que desde la perspectiva financiera, es un bien final que llega a manos de los consumidores.

Sin embargo, estos bienes no conforman un capital empresarial ni se utilizan para producir otros bienes que remuneran riqueza. En consecuencia, quedan fuera de la clasificación como bienes de inversión.

Asimismo hay que señalar que son adquiridos con capital móvil o circulante, fruto del trabajo en función de cubrir sus necesidades. Por ende, no forman parte de los tipos de bienes económicos de producción ni de capital.

Ejemplos de bienes de capital

Como ejemplo de un bien capital general se señalan maquinarias y equipos. Sin embargo, los ejemplos de capital trascienden a todos aquellos bienes duraderos que producen otros bienes o servicios. Entre estos se encuentran:

  • Fórmulas y recetas de un menú.
  • Máquinas de coser de un taller de costura.
  • Torres metálicas repetidoras.
  • Galpones de distribución de mercancía.
  • Máquinas empacadoras de granos.

Fórmulas y recetas de un menú

En un restaurante en el que se cocinan platillos definidos, es preponderante la figura del menú. Generalmente, estos son estandarizados para que las recetas lleven, al menos en su mayoría, los mismos ingredientes.

Las preparaciones dependen entonces del recetario con medidas, tiempos y temperaturas de preparación. Así como los detalles referentes a las marcas de los insumos, métodos de conservación, etc.

Los menús y recetas cambian con el paso del tiempo para abrir paso a nuevas experiencias gastronómicas. Casi siempre se preservan en el tiempo las recetas básicas con que la clientela identifica el lugar.

Máquinas de coser de un taller de costura

En una fábrica de ropa, los talleres de costura son el corazón de la producción. En ellos se encuentran máquinas de coser especializados en distintos tipos de confección. Con cada una de ellas se unen las telas y se embellecen con remates según las instrucciones de los figurines.

Torres repetidoras

Estas son torres metálicas que conforman la red de infraestructura de telecomunicaciones. En ellas se disponen antenas, receptores y repetidoras de señales para difundirlas a través de otras torres repetidoras. Son indispensables para brindar el servicio de telefonía, internet y televisión.

Galpones de distribución de mercancía

En los galpones de distribución de mercancía se resguardan los inventarios que han de salir a las tiendas que venderán los productos finales. Sin los galpones de distribución no habría sitio para disponer la mercancía que sale de las líneas de producción mientras aguardan el transporte que las trasladará más cerca de su consumidor final.

Máquinas empacadoras de granos

Los granos como arroz, lentejas y frijoles son cosechados y alamacnados en silos. Luego, son vendidos a empresas que los trasladan a empresas empacadoras de alimentos.

Por ello, las máquinas empacadoras de granos juegan un rol fundamental como bien de inversión. Los granos por sí mismos en un silo o un camión de uso industrial no generan un producto final. Pero al empaquetarlos, quedan listos para ser vendidos a sus consumidores.

Los bienes de capital se definen como los empleados en el proceso de transformación de materia prima en productos o servicios de consumo. Entre los bienes de producción también se encuentran otros intermedios, es decir, los que sufren la transformación a otro bien. Estos últimos no son considerados bienes de inversión porque son considerados como insumos que se gastan y reponen constantemente. Ese no es el caso de los bienes de capital que perduran en la organización durante varios periodos económicos.

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre