Tipos de velocidad en carretera: información vital para reducir el riesgo de accidente

-

La velocidad añadida a otros factores es una de las principales causas de accidentes de tráfico. Los estudios indican que un 25% de los accidentes se producen por culpa de la velocidad, e inciden en su gravedad. A mayor velocidad, mayor daño.

A veces, nuestra percepción intuitiva nos falla. Se piensa equivocadamente que un impacto a 120 km/h será el doble de violento que a 60, pero el impacto no es directamente proporcional a la velocidad. Se cuadriplica, es cuatro veces más violento.

Si chocamos contra un muro a 50 km/h es como caer desde un tercer piso.

El choque a una velocidad de 120 km/h equivale a caer desde un piso 14, y a 180 km/h desde un piso 36.

La velocidad potencia el error humano

Se tiende a opinar que las limitaciones de velocidad actuales son exageradas, argumentando que los vehículos, hoy en día, cuentan con grandes mejoras técnicas, pero creer eso es erróneo, ya que, a mayor velocidad, mayor error humano.

A mayor velocidad es más difícil evaluar las situaciones de tráfico, se reduce la calidad de la información que recibimos, se reduce el tiempo para tomar decisiones y nos precipitamos, por lo que la respuesta puede no ser la correcta. Algunas maniobras pueden ser más complicadas debido a la velocidad, y aumenta los riesgos de otros factores como el cansancio, el alcohol o las distracciones.

Respetar siempre los límites de velocidad no significa circular de forma segura. Hay que adaptarse a las circunstancias.

Es fundamental conducir siempre a la velocidad adecuada, y conocer los diferentes conceptos y tipos de velocidad. Con ello podremos evitar accidentes imprevistos relacionados con el factor velocidad.

Tipos de velocidad

Los diferentes tipos de velocidad son:

Velocidad limitada

Todas las velocidades son velocidades limitadas. No podemos circular a la velocidad que queramos.

Cuadro de un Mercedes-Benz
Cuadro de un modelo Mercedes-Benz (Pixabay)

Velocidad máxima

Es el máximo permitido dependiendo del vehículo y de la vía por la que se circula. Nos viene dada por normas o por señales.

Velocidad mínima

Es la velocidad mínima a la que debemos circular. Suele ser la mitad de la máxima para cada vehículo, salvo en autopista o autovía, donde está establecida a 60 km/h para todos. Se prohíbe circular sin causa justificada por debajo de la velocidad mínima.

Velocidad genérica

Es una velocidad limitada en función del vehículo que conduzcamos y de la vía por la cual circulemos. Es decir, que un turismo en autopista no tiene el mismo límite que un camión.

Velocidad adecuada

Es la velocidad que debemos llevar en todo momento, adecuada al tráfico, a la vía y a las condiciones atmosféricas. No es lo mismo que el tráfico sea denso o fluido, que la vía sea una autopista o una carretera convencional, o que esté lloviendo o con niebla intensa.

La velocidad adecuada también depende del estado del conductor, la cual será menor si éste está fatigado, y siempre debe estar por debajo de la máxima permitida, y por encima de la mínima.

Conducir a una velocidad adecuada en todo momento nos permite controlar el vehículo ante cualquier imprevisto que pueda surgir.

Velocidad inadecuada o peligrosa

Una velocidad inadecuada es aquella que no se adapta a las condiciones. Ir a la velocidad máxima de la vía con niebla es inadecuado y peligroso.

Se prevé que las ciudades inteligentes del futuro y los coches sin conductor hagan desaparecer las imprudencias por velocidades inadecuadas, pero hasta entonces contamos con el sentido común de los pilotos.

Velocidad específica

Es la velocidad máxima permitida para tramos concretos de la vía, como cambios de rasante, pasos a nivel, curvas o la proximidad a una intersección.

Moto girando en una curva
Motocicleta girando a la izquierda en una curva (Pixabay)

Esta velocidad se indica mediante señales de tráfico en los tramos que la requieran, y no depende del tipo de vehículo salvo que conduzcamos un tractor agrícola. Algunas condiciones del conductor pueden requerir una velocidad específica, como es el caso de las personas que sufren alguna enfermedad que limita sus capacidades.

Velocidad anormalmente reducida

Es cualquier velocidad por debajo de la mínima. Solo se permite circular a velocidad anormalmente reducida por una causa justificada: avería, condiciones meteorológicas adversas, hielo, nieve, etc.

Conclusión

La velocidad adecuada es un factor que puede protegernos ante un accidente de tráfico. Circular a velocidad adecuada puede llegar a evitar el accidente, y, en caso de que se produjera, éste podría ser de menor gravedad que los que se producen a gran velocidad. El mejor airbag es la prudencia.

Por último, es bueno recordar que exceso de velocidad no es lo mismo que velocidad excesiva. El exceso de velocidad es circular por encima del máximo permitido, y la velocidad excesiva o peligrosa, puede estar dentro de los límites, pero ser inadecuada a las condiciones de la vía o a la climatología.

Conocer las diferencias entre los diversos tipos de velocidad en carretera no solo sirve para respetar las normas de circulación, también ayuda a considerar mejor el riesgo en situaciones de peligro potencial, y hace más conscientes y responsables a los conductores.

Referencias:

Calificación: 4.6/5 (5 votos)