martes, 17 mayo 2022 |

Actualizado a las

2:30

h CEST

18.4 C
Madrid

Síndrome de Frankenstein: qué es, teorías y ejemplos del trastorno Frankenstein en robótica, genética…

5
(3)

El síndrome de Frankenstein, conocido también como trastorno Frankenstein, se refiere al miedo de que toda creación por el ser humano se vuelva en contra suya, queriendo dañar o hasta destruir a la especie humana. Este terror se inspira en la famosa obra Frankenstein acerca de un científico que crea vida, pero se horroriza cuando su creación se escapa de su control.

Descubriendo más sobre el listado de síndromes, se encuentra el trastorno Frankenstein, un miedo patológico de que las creaciones humanas se vuelvan contra la raza humana. Incluso en la era moderna, los afectados no pueden evitar sentirse ansiosos por los desarrollos tecnológicos inminentes, como teléfonos celulares, vacunas, electricidad, plantas de energía nuclear y más.

Algoritmos informáticos:
Qué son, características, tipos, ejemplos y pasos para elaborar algoritmos en programación

Leer artículo

¿Qué es el síndrome de Frankenstein?

El autor Isaac Asimov acuñó el concepto del problema de Frankenstein para describir el miedo irracional de los hombres a que sus creaciones se rebelen contra ellos. Como en la obra de teatro de Mary Shelley sobre un científico que juega a ser Dios, pero su propio trabajo está fuera de su control

No solo es temer la amenaza de un levantamiento de máquinas, tal como se ha visto en el mundo de la ciencia ficción, las personas que sufren trastorno Frankenstein también muestran varios cambios de conducta. Se sienten como víctimas de prejuicio, socialmente inadecuados intolerantes al grado que son propensos a perder el control. Muchos pacientes también pueden creer que el problema viene de otros, temiendo que terceros tengan perfil psicológico de Frankenstein y pueden reaccionar con ansiedad o agresión. Ciertamente, este concepto ha sido definido o interpretado por muchos pensadores diferentes.

Teoría de Theodore Roszak

Durante la época de 1968, el teórico Theodore Roszak expresó sus ideas acerca del papel que juegan la ciencia y la tecnología dentro del mundo contemporáneo, y consideró que independientemente de las aclaraciones y beneficios, el interés principal de aquellos que financiaban las investigaciones en ese campo, iba más enfocado hacia la construcción de armas, técnicas de control social y manipulación del mercado bajo el monopolio de la información y control de la opinión pública.

Aunque sus puntos de vista se consideraron exagerados en ese momento, reflejaban en gran medida el espíritu de la época, ejemplificado por una mayor sensibilidad social y preocupación política por las consecuencias, los efectos negativos que la ciencia y la tecnología pueden tener si se pierde el control.

Teoría de Neil Postman

En la década de 1990, el sociólogo Neil Postman expresó que los hombres se esfuerzan por crear máquinas con un propósito específico, pero que una vez construidas, se dice que tienen mentes propias, con las que pueden cambiar tradiciones y formas de pensar. Asumió que los humanos iban haciendo estos descubrimientos, inevitablemente se sentían angustiados y sorprendidos.

Teoría de Isaac Asimov

El escritor Isaac Asimov describió el temor de la sociedad a una catástrofe que, sin supervisión moral, podría ser provocada por los avances tecnológicos, que siempre podrían producir tanto beneficios como consecuencias. Tras pensar en el síndrome de Frankenstein en robótica, relató en su libro una especie de código moral para los robots para que no representaran una amenaza para los humanos.

Ámbitos donde se puede ver el trastorno Frankenstein

Para la humanidad, es bien sabido que los desarrollos hechos por el hombre, incluso en la era moderna, asustan a muchas personas por el inminente desarrollo tecnológico, vacunas, clonación, e ingeniería humana que han avanzado rápidamente en las últimas décadas.

Campo de la genética

En el campo de la genética, la pregunta sigue siendo hasta qué punto los humanos pueden interferir con los procesos de alteración de genes para tratar enfermedades o mejorar la especie.

Desde que se ha podido experimentar con la clonación de embriones humanos, ha habido una importante desaprobación por parte de las autoridades políticas y religiosas, generando debates éticos que continúan hasta el día de hoy ¿es progreso o complejo de Frankenstein?

Campo de la tecnología

Varias innovaciones recientes como computadoras, portátiles, avances de internet y redes sociales, han creado miedo y desconfianza hasta que algunas personas comiencen a entender cómo funcionan.

En otros casos llegaron a desarrollar tecnofobia, un miedo extremo a la tecnología moderna, también haciéndose eco del término guerra cibernética, donde las personas tienen mucho miedo de los desarrollos tecnológicos como la clonación, la inteligencia artificial y las redes sociales con poca privacidad en los derechos y todas las actualizaciones que siguen apareciendo en la vida cotidiana.

Con el tiempo, ha habido preocupaciones de que los artefactos hechos por el hombre estén creciendo fuera de control. Recordando lo sucedido en la famosa novela Mary Shelley, no es de extrañar que existan varios ejemplos del síndrome de Frankenstein en el género de ciencia ficción, advirtiendo del peligro de que la tecnología se convierta en una amenaza para la humanidad.

Ejemplos en la literatura

El campo literario ha sido el ámbito originario del síndrome de Frankenstein, ámbito además que ha desarrollado el miedo que contiene esta condición a partir de obras como las siguientes.

Yo, robot

Este relato escrito por Isaac Asimov refleja muy bien este mito de que los robots desarrollen voluntad propia y quieran destruir la humanidad. Asimov recordando la psicología de Frankenstein al crear vida propia con consecuencias nefastas, optó por establecer tres leyes robóticas como un código moral para que los robots colaboren con los humanos y los protejan hasta de sí mismos. Hasta que el ordenador supere estas leyes, desatando al monstruo de Frankenstein.

Sindrome-De-Frankenstein-Yo-Robot
(Editorial DeBolsillo)

Parque Jurásico

Novela relatada por Michael Crichton retrata un resumen de el efecto Frankenstein, donde un multimillonario director de una compañía de ingeniería genética, juegan a ser Dios tras construir un parque de atracciones con dinosaurios recreados genéticamente. A lo largo de la historia los animales creados terminan saliendo de todo el control que se ejercía sobre ellos destruyendo y matando a todo quien se atravesará en su paso.

Sindrome-De-Frankenstein-Jurassic-Park
(Editorial Debolsillo)

Ejemplos en las películas

El Séptimo Arte ha sido uno de los principales factores de la vigencia del trastorno Frankenstein en el imaginario colectivo. Esto se debe a la influencia y popularidad que han tenido obras como estas.

Terminator

En la época de los 80, esta saga de películas hablaba acerca de una rebelión de máquinas lideradas por un sistema llamado Skynet, el cual iniciaba una guerra termonuclear para destruir a la especie humana.

Matrix

Finalizando los años 90, apareció esta saga relatando la historia de un sistema informático se encargaba de esclavizar a la especia humana ya que la consideraba como un virus que destruiría al planeta Tierra.

El planeta de los simios

Esta película narra acerca de un joven y ambicioso científico que realiza experimentos con chimpancés para lograr encontrar una cura para la enfermedad de Alzheimer. Su técnica consistió en transferir al cerebro un tipo de virus que infectaba a las neuronas con material genético mejorado ocasionando una mejora en las funciones cognitivas de los pacientes.

Dicho virus termina siendo inyectado a varios simios ocasionando un aumento considerable de su inteligencia, al punto que varios de ellos deciden comenzar una rebelión contra los seres humanos.

En definitiva, el síndrome de Frankenstein explota uno de los miedos que la humanidad ha desarrollado en las últimas décadas a raíz del progreso tecnológico que nos ha caracterizado: el escenario en que nuestros inventos se rebelen frente a nosotros y nos dominen. Siendo así, el trastorno Frankenstein ofrece un escenario sombrío.

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre