Halloween: días de miedo y risas

4.9
(34)

El humor es el antídoto contra el terror, pero ambos han convivido armónicamente en el cine, en la literatura y en nuestras vidas. El miedo es algo tan serio que, quizá, a veces convenga tomárselo un poco a broma…

El miedo es un compañero de cuarto que vive dentro de un armario o debajo de la cama. Por ejemplo, a Sófocles se le atribuye la frase: “Para quien tiene miedo, todo son ruidos”. El gran poeta griego, autor de Antígona, no pudo imaginar que, siglos después, viviríamos la auténtica tragedia del ruido y del miedo. Un ruido que no siempre es físico pero que se agazapa detrás de la televisión, las redes sociales, los móviles y que no nos deja descansar. Pareciera un castigo bíblico.

Miedo: atracción fatal

Pero nos gusta el miedo, vivimos atrapados en historias de miedo para no dormir, igual que Rómulo y Remo amamantándose de aquella loba. ¿Por qué? Tal vez sea el sentimiento más antiguo del ser humano. Lovecraft lo tenía clarísimo. Quizá por ello construyó toda una progenie de miedos ancestrales que habitan en nuestro subconsciente como unos okupas muy pesados.

H.P. Lovecraft
Ilustración de H.P. Lovecraft y sus monstruos

Las terroríficas leyendas de Bécquer convivían con sus hermanastras las rimas en una esquizofrenia creativa que nos robó el corazón. Y el sueño. ¿Qué hubiera pensado el gran Gustavo Adolfo si viese su Noche de Todos los Santos transformada en Fiesta de Halloween? No lo duden. Se apuntaría a la mascarada. Hoy sabemos, además, que Bécquer y a su hermano Valeriano, en tiempos de Isabel II, eran dueños de un mordaz sentido del humor que dinamitó la “moralidad” de la Corte.

Risas: el antídoto

No hay mejor modo de luchar contra el miedo que reírse de él. Así veremos a los niños ir al colegio transformados en La Monja, Freddy Krueger, zombis y brujas de todos los pelajes, vampiros y abominaciones varias. Y mamá y papá encantados de verlos entrar en el cole de semejante guisa. Podría ser peor. Que yo sepa, a nadie se le ha ocurrido ponerle al niño la careta de algún parlamentario. Hay traumas que les perseguirían de por vida.

La Monja
La Monja, Corin Hardy (2018)

Miedo y risa, fórmula perfecta. Cuando la famosa productora de cine americana Universal se salvó de la ruina tras el crack de la Bolsa en 1929, lo hizo gracias a su ciclo de películas de terror. “Drácula” con Bela Lugosi y “Frankenstein” con Boris Karloff, iniciaron los años 30 con gran éxito de taquilla. Una década después, agotada su amortización, la productora no tuvo reparos en arrojar a sus viejos monstruos a las más hilarantes parodias. Después de sacarlos jugo llegó el escupitajo.

Recomendaciones para Halloween

Se acerca la noche de Halloween y el corazón nos pide emociones fuertes. Miedo y diversión en su dosis justa. Me atrevo a recomendar una película y un cuento para estos días de disfraces, calabazas, velas y sombras.

El Jovencito Frankenstein

El Jovencito Frankenstein
El Jovencito Frankenstein, Mel Brooks (1974)

El Jovencito Frankenstein, dirigida por Mel Brooks en 1974, es una obra maestra de la comedia de terror. Utilizando los mismos decorados que en la añeja versión con Karloff, deriva en una delirante sucesión de bromas sin apartarnos de una deliciosa atmósfera de misterio y romanticismo. Incluye todos los tópicos del género y no dudamos que, hasta la mismísima Mary Shelley, autora de la angustiosa novela original “Frankenstein o el Moderno Prometeo” en 1816, se habría partido de la risa.

El Fantasma de Canterville

El Fantasma de Canterville
El Fantasma de Canterville, Oscar Wilde (1887)

El Fantasma de Canterville, el encantador relato de Oscar Wilde, donde una adinerada familia americana compra un viejo castillo inglés que, no faltaría más, alberga su corresponde fantasma. El espectro pondrá todo de su parte para aterrar a los nuevos inquilinos que, sin embargo, le harán la vida imposible. Wilde despliega todo su sentido del humor en un cuento ideal para Halloween.

El miedo seguirá siempre a nuestro lado. En sus múltiples formas: muertos vivientes, recibos de luz, licántropos, inspectores de hacienda o trending topics. Es un sentimiento que nunca se jubilará. Lo llevamos en nuestro ADN y nos sirve de protección y alerta. Algo tan serio que, quizá por eso, convenga tomárselo un poquito a broma.

Puntúa este contenido

Puntuación: 4.9 / 5. Votos: 34

Luis Illana
Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid. Locutor de podcast, guionista y escritor. No me dejan dormir: la comunicación, la criminología, la literatura fantástica y el rock. “Apnea” es mi primer libro.

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

1 Comentario

  1. Que buen articulo. Con el miedo hemos topado. Esa necesidad ancestral que nos hace superar barreras internas. Enhorabuena a Luis Illana, tambien por esas magnificas citas cinematograficas.

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre