Conoce a Shelley, la inteligencia artificial que escribe cuentos de terror

4
(4)

Si el proceso para escribir un cuento es posible que ocupe semanas o meses a un escritor profesional, Shelley lo completa en mucho menos tiempo.

Este es el nombre con el que ha sido bautizada la inteligencia artificial creada por un grupo de investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT). El robot es capaz de escribir relatos de terror y su nombre es un homenaje a la autora de Frankenstein, Mary Shelley.

El grupo de trabajo le asignó la tarea a Shelley de leer más de 140.000 cuentos de terror, que fueron publicados por escritores amateurs en Internet. Ahora, el robot ha comenzado a generar sus propias versiones de horror.

“Está creando historias extrañas y con mucha imaginación. Sus relatos no han existido en este género”, explicó Pinar Yanardag, una estudiante de postdoctorado en el reconocido centro de estudios de los Estados Unidos.

El experimento guarda relación con otro proyecto que se llevó a cabo el año pasado, en el que un robot fue fabricado para crear imágenes de terror.

Historias publicadas

Los desarrolladores de esta inteligencia artificial han creado una página donde van recopilando todas sus historias, que son publicadas en la red social Twitter.

El equipo de investigación afirmó previamente que Shelley no fue entrenada con los clásicos de este género por un asunto de derechos de autor, y porque no existen suficientes para alimentar su base de datos.

Junto con Yanardag, también integran el grupo el español Manuel Cebrián e Iyad Rahwan.

Ella es la primera inteligencia de este tipo que es capaz de escribir relatos en colaboración con los humanos”, dijo Cebrián en una entrevista con El País.

El principal objetivo de los investigadores con este proyecto es demostrar la capacidad que tiene la tecnología de inducir emociones en los humanos.

Escritora de altura

El próximo paso de Shelley es aprender y perfeccionar su inteligencia para convertirse en una escritora de altura, y para ello recibe la ayuda de todos los usuarios.

Diariamente publica tweets, con los que los usuarios pueden interactuar con ella. La persona solo debe contestar sus mensajes, que terminan con la etiqueta #yourturn (tu turno), y continuar con unas normas básicas.

Se deben responder un máximo de tres tweets, finalizar el mensaje con la etiqueta #yourturn, si el usuario prefiere que siga, o con la etiqueta #theend para terminarla.

“Shelley no siempre responde, ya que lo hace de forma selectiva con aquellas historias que tienen más probabilidad de crear hilos largos”, informó el científico español.

Puntúa este contenido

Puntuación: 4 / 5. Votos: 4

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

2 Comentarios

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre