sábado, 4 febrero 2023 |

Actualizado a las

20:56

h CEST

14.3 C
Madrid

La peste en Londres

Puntuación media: 5 | Votos: 1

Aunque la ciudad de Londres había tenido varios brotes de peste desde 1348, la Gran Plaga de los años 1665-1666 fue quizá la peor. Se estima que se perdió alrededor del 15% de la población.

La enfermedad llegó por primera vez en 1665 a St-Giles-in-the-Fields, una parroquia a las afueras de las murallas de la ciudad. Luego se extendió al corazón de la ciudad y, en septiembre, se informó que 7165 personas de Londres habían muerto en solo una semana.

Cementerio de Highgate:
Ubicación, historia y tumbas destacadas en el famoso cementerio de Londres

Leer artículo

La infección la trasportaban las ratas infectadas con la bacteria Yersinia pesti, y parecía que la enfermedad no hacia distinciones con las víctimas. Lo único que detuvo la plaga en 1666 fue el Gran Incendio de Londres, que arrasó la ciudad y destruyó gran parte de la infraestructura, así como a las ratas y pulgas infectadas. Antes de esto, el gobierno local había intentado implementar algunas medidas de salud pública para prevenir la propagación de la enfermedad.

Medidas extremas para una situación extrema

El gobierno intentó controlar la propagación de la enfermedad “cerrando” las casas. Este principio de cuarentena nació en la Venecia del siglo XIV, donde los barcos se retenían en los puertos durante 40 días después de su llegada para asegurarse de que no trajeran enfermedades a la ciudad. La palabra cuarentena proviene del italiano quaranta giorni, que se traduce como “cuarenta días”.

La idea de estar encerrados en sus propios hogares y abandonados para morir de la plaga o para contagiar a un miembro de la familia no atraía a la mayoría. Por lo tanto, era común que las personas que sabían que tenían la peste antes de que se enviara a los buscadores disfrazaran su enfermedad. Aquellos que eran lo suficientemente ricos a veces incluso recurrían al soborno para evitar ser encerrados en su casa y finalmente morir. Debido a que estos buscadores eran a menudo mujeres mayores y más pobres, era muy probable que aceptaran estos sobornos.

Para garantizar que se cumplieran los encierros, se colocaron guardias delante las puertas de las casas para asegurarse de que nadie saliera. El policía local cerraba con candado las puertas de las casas; luego fueron marcados con una cruz roja con las palabras «Señor tuvo misericordia de nosotros» escritas al lado. Esto se hizo para evitar que las personas entraran en esas casas y advertir  así a los demás, que los que estaban dentro estaban infectados.

La ley establecía que esta cuarentena debía durar 20 días; sin embargo, este período se prorrogaba si uno de los individuos que se encontraban dentro fallecía. Durante este período, las casas marcadas con estas cruces eran vistas con un miedo inmenso. Hubo pocas ofertas de ayuda desde el exterior.

Naturalmente, a las personas sanas no les gustaba la idea de estar encerradas en una casa infectada durante 20 días, donde muy probablemente contraerían la enfermedad ellos mismos. Eventualmente, se envió personas infectadas a Pest Houses, una casa para los apestados.

Casas de plagas

Además de la cuarentena en el hogar, otro método para controlar la propagación de la plaga fue las Casas de Plagas. El conde de Craven afirmó que encerrar a las familias en sus casas era inhumano e ineficaz. Abogó por el uso de Pest Houses, que eran efectivamente hospitales de aislamiento donde las personas enfermas, o que habían estado en contacto con la enfermedad, podían residir ahí  hasta que se recuperaban.

Si los buscadores enviados a buscar personas que tenían la enfermedad,  descubrían a alguien con la peste, que no se habían identificado como enfermo, podían enviarlos a la Casa de Plagas local en lugar de enviarlos a su propia casa para aislarse.

Dependía de las familias si se mudaban  con un pariente infectado a Pest House o se quedaban en su casa y en cuarentena. Si toda la familia iba a Pest House, entonces el hogar infectado sería puesto en cuarentena. La puerta estaría marcada con una cruz roja; sin embargo, no se hacía  ninguna inscripción para demostrar que la casa estaba vacía. Nuevamente, los guardias estarían estacionados fuera de la casa para asegurarse de que nadie entrara o los saqueara.

Los registros que sobreviven de la época describen la construcción de Pest Houses muestran que estaban formados por dos edificios: uno para los infectados y otro para los sanos pero expuestos. Ambos fueron diseñados de la misma manera: altos muros de piedra y grandes ventanales. Las grandes ventanas eran para asegurar el flujo de aire y liberar los miasmas (malos olores) de los edificios, ya que se creía que eran los que causaban enfermedades.

Estos establecimientos estaban regidos por un amo o señora, quien, a su vez, empleaba enfermeros y vigilantes. Las puertas alrededor de la propiedad estaban cerradas para evitar que la gente escapara.

El uso de máscaras también se empleó durante el brote de la peste, pero no en la forma que podemos suponer. Las personas normales no usaban máscaras; eran los médicos quienes las utilizaban.  

 El Médico francés Charles de Lormenos da testimonio de como tenían que ser estas máscaras.

“… medio pie de largo, en forma de pico, lleno de perfume con solo dos orificios, uno a cada lado cerca de las fosas nasales, pero que puede ser suficiente para respirar y llevar con el aire que se respira la impresión de las [hierbas] encerradas más adelante en el pico.”

La razón por la que los médicos adornaban esta máscara con hierbas fue por la creencia en los miasmas o malos olores. La teoría médica dominante en ese momento establecía que la enfermedad se propagaba a través de miasmas. Por lo tanto, al llenar sus máscaras con hierbas de olor agradable, los médicos se aseguraron de que la enfermedad no se les contagiara mientras trabajaban con los pacientes.

Triaca: una solución poco efectiva

La sustancia más común utilizada en la máscara fue la triaca, una mezcla de más de 55 hierbas y otras sustancias como la miel o la canela. Desafortunadamente para aquellos que usaron estas máscaras, estas hierbas no fueron efectivas contra la peste ya que en realidad tenían muchas bacterias.

Independientemente de lo que haya causado el declive de la peste después de 1666, todavía no hay duda de que, si bien aterrorizó a Londres con toda su fuerza, siguió siendo una gran fuente de temor e inquietud para muchos. La enfermedad no solo estaba asociada con el miedo a la muerte y al sufrimiento, sino también a la separación de los miembros de la familia.

Cita este artículo

Pincha en el botón "Copiar cita" o selecciona y copia el siguiente texto:

Bofill, Maribel. (2022, 30 diciembre). La peste en Londres. Cinco Noticias https://www.cinconoticias.com/peste-londres/

¿Te ha gustado este contenido?

Valóralo y ayúdanos a mejorar

Puntuación media: 5 | Votos: 1

Maribel Bofill
Maribel Bofill
Profesora de formación vial y de música. Responsable del blog Gladiatrix en la Arena. Me apasiona la antigua Roma, motivo por el cual me convertí en divulgadora de la historia de Roma. Soy miembro de Divulgadores de la Historia y colaboradora habitual en ArraonaRomana.blogspot.com y en la revista Histórica.
Cinco Noticias / Sin categoría / La peste en Londres

No te pierdas...

Lo último

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre