sábado, 2 julio 2022 |

Actualizado a las

15:08

h CEST

30.5 C
Madrid

Origen del concierto de año nuevo en Viena

Puntuación media: 5 | Votos: 1

Una típica tradición internacional de las fiestas es el Concierto de Año nuevo. Cada primero de enero tanto los aficionados de la música clásica como los que no lo son nos dejamos seducir por las notas de esos valses, polcas y demás piezas escogidas para agradar al público en general.

La mejor música clásica:
Las 50 piezas de música clásica más famosas de todos los tiempos【Playlist】

Leer artículo

En Viena, la capital de Austria, ocurre uno de los conciertos más esperados, con varias décadas de su primera edición. Millones de personas de todas partes se dejan seducir por el repertorio tradicional que nos regala la Filarmónica de Viena que interpreta en el Musikverein, el concierto dirigido por los más afamados directores del mundo. Es tanta la fama del concierto que se ha olvidado sus orígenes,” un acto de propaganda Nazi”

Origen

El primer concierto de Año Nuevo no se celebró un día uno de enero, fue el día 31 de diciembre de 1939 en Viena, un año después del Anschluss de la anexión de Austria a Alemania. Había otros antecedentes de este tipo de conciertos, pero este se presentó como homenaje a la Gran Alemania.

Además de felicitar el nuevo año, este concierto tenía como objetivo difundir la música austriaca reivindicando y dando valor a lo germánico. El concierto se celebró cada año durante el conflicto bélico para demostrar la unidad del Tercer Reich. A partir del año 1941 de le dio el nombre de Concierto de Año Nuevo

Repertorio

El repertorio habitual del concierto son obras de Johan Strauss padre e hijo, Eduard Strauss y Josef Strauss. Se suele terminar con El Danubio azul, de Johan Strauss hijo, y la Marcha Radetzky de Strauss padre. La costumbre de interpretar el vals y la marcha, para terminar el concierto data del año 1958. Con motivo de los 200 años de la muerte de Mozart de incluyo en el repertorio la obertura de las Bodas de Fígaro.

Dirección

Wili Boskovsky tomo la batuta del primer concierto del año en 1955 popularizando y recordando el esplendor de la música de Viena a través de sus músicos más famosos. En el año 1979  Boskovsky, debido a su falta de salud se vio obligado a cancelar su dirección. La filarmónica tuvo que contratar a otro director y fue Lorin Maazel, que estuvo al cargo de la batuta del concierto hasta el año 1986, cuando los músicos mediante votación apostaron por un director diferente cada año.

El primer director de este periodo fue Herbert von Karajan, en 1987. Desde el año 2007 se incluye en el programa televisado un número de ballet por los pasillos y salones del Musikverein, estos danzarines terminan en la salas de audiciones saludando al director.

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre