El liderazgo femenino es la norma en 6 especies de mamíferos

-

Con el fin de obtener un marco evolutivo comparativo que pueda aportar nuevas perspectivas y conocimientos sobre el valor del liderazgo femenino y sus potenciales barreras, la profesora Jennifer Smith del Mills College de Oakland, California, ha dirigido un estudio en el que se identificó que las hembras lideran en 6 especies de mamíferos.

Smith y su equipo determinaron que, entre aproximadamente 5.000 especies conocidas de mamíferos, 6 de ellas exhiben un liderazgo femenino en, por lo menos, dos contextos: en la búsqueda de alimento y en la resolución de conflictos dentro del grupo.

Estas especies sociales de mamíferos no humanos son: los bonobos (chimpancés pigmeos), los elefantes, las orcas, los leones, las hienas y los lémures.

Por otra parte, los investigadores señalaron que no consideraban el liderazgo como sinónimo de dominio.

“El dominio está relacionado con la competencia entre los individuos, mientras que el liderazgo se refiere al hecho de resolver problemas en un grupo”, explicó Mark van Vugt, profesor de psicología evolutiva en la Universidad de Ámsterdam y coautor del estudio.

Las hembras bonobos y el sexo

Hembras bonobos
Hembras bonobos comiendo fruta (Pixabay)

Los primates más cercanos al hombre son los chimpancés, estudiados durante décadas por Jane Goodall, y los bonobos o chimpancés pigmeos, con los que el ser humano comparte aproximadamente el 99% de ADN. Sin embargo, mientras que los machos suelen ser los líderes entre los chimpancés, en las sociedades de los bonobos son las hembras las que desempeñan este papel.

Las hembras organizan las comidas, comen en primer lugar, toman el control cuando hay que emprender un viaje e intervienen como mediadoras cuando hay que solucionar problemas de convivencia.

En ocasiones, dos de ellas colaboran para enfrentarse a un macho agresivo y, a pesar de ser más pequeñas, consiguen vencerlo.

Sin embargo, a las hembras bonobos no les gusta la violencia y prefieren optar por otra estrategia: el sexo. Muy a menudo utilizan el sexo para eliminar las tensiones de una forma pacífica y placentera.

Como ya ha demostrado el liderazgo femenino en las empresas, el éxito no es cuestión de fuerza bruta, sino de estrategia.

Elefantes y orcas: nacidas para ser líderes

Una orca y su cría
Una orca y su cría saliendo a la superficie (Pixabay)

En las sociedades de los elefantes y las orcas, las hembras adultas son las líderes y nacen para serlo. Mientras que las sociedades humanas suelen estar jerarquizadas a partir de un sistema patrilineal, que se transmite a través de las líneas paternas, los elefantes y las orcas son matrilineales y se basan en la línea de ascendencia materna.

“No tienen que luchar contra los machos para alcanzar una posición de liderazgo, pues la tienen por nacimiento. Además, ellos no sirven como líderes y viven separados”, explica Cynthia Moss, fundadora de Amboseli Trust for Elephants, en Kenia.

Las hembras elefantes más ancianas son las que guían a la manada hacia los buenos pastos y el agua.

Lo mismo ocurre en las sociedades de las orcas, donde las más experimentadas y sabias son las que saben dónde encontrar los mejores salmones. Aún después de tener sus propias crías, las orcas pasan toda la vida junto a sus madres.

La conocida inteligencia de los elefantes, capaces de memorizar caras humanas, y la de las orcas, capaces incluso de imitar palabras, pone de manifiesto que la jerarquía social no es solo fruto del instinto.

Liderazgo femenino en leonas, hienas y lémures

Dos leonas vigilantes (Pixabay)

Las leonas son las auténticas reinas de la selva. Ellas son las que cazan, consiguen alimento, dirigen la manada y se enfrentan a cualquier macho cuando hace falta.

Cada manada de leones está formada por unas 13 hembras que pertenecen a un mismo linaje. El macho reproductor no pertenece al linaje y, cuando ellas lo consideran oportuno, es sustituido por otro más joven y fuerte.

Las hienas viven en un sistema matriarcal y cuentan con un estricto orden de jerarquía dentro del grupo, donde cada hembra tiene un rango distinto. Cuando matan a sus presas, las líderes son las que comen primero.

Una de las particularidades de esta especie es que las hembras son más grandes y agresivas que los machos. Además, el órgano reproductor de las hienas les permite expulsar el esperma que el macho ha depositado en su interior a través de la orina, en el caso de haber sido apareadas sin su consentimiento.

Las hembras lémures también lideran las familias, que pueden ser de hasta 15 miembros. Incluso llegan a determinar quién forma parte de ellas y quién debe marcharse. Algunos machos son desterrados y se ven obligados a vivir solos o a forman familias masculinas.

La importancia de la colaboración

Una lémur con su cría
Una lémur con su cría (Pixabay)

Del análisis del liderazgo femenino en estas 6 especies de mamíferos destaca la importancia del trabajo en equipo. En los grupos bien organizados liderados por hembras, la colaboración y la utilización de la experiencia adquirida a lo largo de los años conforman la base de la convivencia. La unión de las fuerzas y habilidades individuales siempre beneficia al grupo y marca la diferencia.

“Este estudio nos ha proporcionado ideas interesantes que seguiremos analizando. Creo que se puede aprender mucho de las sociedades no humanas”, concluyó Jennifer Smith.

Aún es pronto para sacar conclusiones, pero no se puede ignorar que el liderazgo femenino es el que hace viable la supervivencia de algunas de las especies a las que se les atribuye mayor inteligencia, y que gozan de cierta superioridad en la naturaleza. Si el injustificado y manido argumento de las diferencias físicas entre géneros no tiene cabida en una manada de leones, no puede tenerlo en una sociedad civilizada y avanzada como la humana.

Referencias:

Calificación: 5/5 (7 votos)