De asesinos a héroes en un pestañeo: crónica de un “si se quiere, se puede”

5
(3)

Ante la pasividad de los gobiernos, la industria de la moda está dando pasos ejemplares en la lucha contra el maltrato animal, y marcas de lujo como Armani y Gucci quieren forma parte de ella. ¿Sigue siendo rentable matar para presumir?

En el último año, han sido muchas las firmas de moda que han anunciado su compromiso de abandonar las pieles en la fabricación de ropa. Vivienne Westwood, Tom Ford, Tommy Hilfiger, Calvin Klein, Ralph Lauren, Hugo Boss, Michael, Kors, Donatella Versace, Armani y, reciente, Burberry ya no incluyen pieles en sus diseños.

Algunos de esos nombres representan a las marcas de ropa más caras del mundo, y han decidido arriesgar ese título, muchos de sus clientes y parte de sus ganancias para alejarse de la crueldad animal que provocaban sus prendas.

Mr. Hyde quiere ser el Dr. Jekyll

El presidente y director de Gucci, Marco Bizzarri, también comunicó hace unos meses que dejaría de confeccionar diseños con pieles de animales.

Teniendo en cuenta los enormes beneficios que obtenía la marca con prácticas como la fabricación de complementos con piel de serpientes y lagartos despellejados vivos tras ser torturados durante días, es una decisión que merece un aplauso.

Esta nueva filosofía empezó a hacerse visible en la colección primavera-verano 2018, aunque ha sido empujada desde 2015 con la llegada de Alessandro Michele, que asumió el cargo de director creativo de la marca.

“Nuestro compromiso es hacer sostenible el negocio de la moda. No somos perfectos, pero hacemos todo lo posible para mejorar”, explicó Bizzarri durante el comunicado de prensa.

Para muchos, este cambio de rumbo es un lavado de imagen y no tiene valor, pero todo el mundo tiene derecho a una segunda oportunidad, y más cuando dársela evita la muerte indiscriminada de millones de animales inocentes.

No conseguiremos salvar muchos vidas recriminando las barbaridades del pasado, sino enseñando el camino correcto hacia un futuro sin maltrato animal.

Decisión con efectos inmediatos

Como muestra de su compromiso, la empresa realizó una subasta benéfica con todas las piezas de ropa hechas con materiales animales que tenían en existencia. Toda la recaudación de fondos fue donada a asociaciones defensoras de los derechos de los animales como Humane Society International y LAV.

Tanto los responsables de estas asociaciones, como la gran comunidad de amantes de los animales, aplaudieron la decisión de la firma de sumarse a la lista de empresas que excluyen la explotación y muerte de seres vivos de sus líneas de producción

“El que Gucci ya no use pieles es un gran cambio de juego. Esto tendrá un efecto tremendo en el futuro de la moda”, declaró Kitty Block, presidenta y CEO de Human Society International.

Lo cierto es que una acción tan contundente no solo tiene implicaciones en el mundo de la moda. Es una hoja de ruta que ahora muchas otras empresas podrán seguir para no tener que formar parte de la anacrónica tradición bárbara de desollar animales para vestir.

Si es posible eliminar de forma inmediata el sufrimiento animal en una industria que ha usado durante siglos ese mismo sufrimiento animal como símbolo de estatus social y de poder adquisitivo para engordar los resultados monetarios, es posible eliminarlo en todos los sectores; especialmente, y aunque muchos se empeñen en demostrar lo contrario, en el sector alimentario, el cual ya cuenta con cientos de productos que sustituyen a los de origen animal, con el mismo sabor, la misma textura y mayor calidad nutritiva.

Una nueva esperanza

Millones de visones, coyotes, mapaches, conejos y zorros, entre otras especies, ya no serán criados y torturados hasta la muerte para ayudar a hipócritas de dudosa alta alcurnia a aparentar más de lo que son.

Ahora son los tejidos sintéticos los que hacen mejores a las personas que los visten, ya que anuncian que su corazón es humano y compasivo, y que no están dispuestas a permitir la injusticia aberrante de asesinar a seres vivos con el innoble fin de presumir de fortuna ante gente menos afortunada que ellas.

Gucci ya es oficialmente miembro de Fur Free Alliance, un grupo internacional formado por más de 40 organizaciones que realizan campañas sobre los derechos de los animales, y que promueven alternativas “animal free” rentables para la industria.

Tal y como dijo Joh Vinding, presidente de Fur Free Alliance, Gucci ha enviado un mensaje claro y fuerte de que el futuro de la moda de lujo debe estar libre de pieles.

Sea por no asociar su marca con prácticas sangrientas e inhumanas, por seguir los pasos de su competencia y acortar distancias en el mercado, por captar al exponencialmente creciente grupo de personas sensibles con el medio ambiente y con los animales, o para reducir los costos de fabricación y aumentar la rentabilidad, acciones como la de Gucci ponen todas las esperanzas de cambio en la industria, y no en los gobiernos, donde inútilmente se ha destinado la mayor parte de los esfuerzos.

Referencias:





Puntúa este contenido

Puntuación: 5 / 5. Votos: 3

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre