Una escuela en Francia tiene el techo fotovoltaico más grande del mundo.

Las edificaciones sostenibles son cada vez más frecuentes en la mayoría de los países, tanto que, recientemente, una escuela de Francia ha estrenado el techo fotovoltaico más grande del mundo.

Se trata de la escuela Pierre Mendes France, ubicada en La Rochelle, Francia, cuyo techo es capaz de generar energía sostenible. El techo orgánico tiene unos 500 metros cuadrados y fue diseñado por la alemana Heliatek.

Energía sostenible

Se prevé que la tecnología BiOPV (siglas en inglés de Building integrated Organic PhotoVoltaic) genere unos 23’8 MWh anuales, con sus 22’5 kWp de capacidad instalada. Esto sería el equivalente al 15% del total de necesidades de energía de la institución.

Tras la alianza de ENGIE y el Departamento de la Charente Marítima se consiguió instalar el enorme techo, transparente y muy liviano, en un proceso que duró alrededor de ocho horas, un tiempo bastante reducido.

Incluso en su web la empresa comentó lo siguiente: “con 3 longitudes diferentes, de 2, 4 y 5,7 metros, se aplicaron casi 400 películas en un tiempo récord”.

Esta solución, cuyos creadores venden como “lista para usar”, se denomina HeliaSol y es fácil de integrar en fachadas o techos de grandes edificios.

HeliaSol

El techo fotovoltaico orgánico de HeliaSol instalado en Pierre Mendes France tiene apenas un milímetro de espesor. Cuenta con un adhesivo en la parte trasera para ajustarlo en la superficie a instalar y también tiene un cableado preconfigurado para captar la luz solar.

Además, es capaz de adherirse a diversos materiales (cristal, cemento, aluminio, acero o PVC) y, tal como aseguró el director ejecutivo de Heliatek, Thibaud Le Séguillon, este tipo de tejados ligeros, que normalmente impiden la instalación de tecnología solar convencional, podrán comenzar a generar “energía limpia”.

Calificación: 4.2/5 (17 votos)

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre