La monarquía leonesa

5
(4)

Tras la publicación de Los reyes que ocuparon el trono de Asturias y a continuación La monarquía en Galicia, quiero traeros hoy la monarquía leonesa que, como todas, está relacionada entre sí.

El primer rey de León es García I, que recibe la corona, de su padre Alfonso III el Magno, rey de Asturias, al ser obligado a abdicar y repartir sus posesiones entre sus hijos. Aunque su reinado fue muy breve −transcurre desde el 910 al 914−, no por ello dejó de ser muy activo. Falleció en la ciudad de Zamora, y sus restos fueron trasladados a Asturias, donde gobernaba su hermano Fruela, siendo enterrado en el Panteón de reyes de la Catedral de Oviedo.

Al morir García I, en el 914, le sucede en el trono leones, su hermano Ordoño II, que por entonces era rey de Galicia, aunque subordinado al rey de León. Fue rey de León desde el 914 al 924, periodo en el que tienen lugar continuas campañas contra los andalusíes. Falleció de muerte natural en León, siendo sepultado, tras el altar mayor de la Catedral de León.

A Ordoño II le sucede su hermano −rey de Asturias− Fruela II el año 924, a pesar de que Ordoño era padre de Alfonso, Ramiro y Sancho. Más su reinado sería breve, pues duró un año y algunos meses. Fruela II era conocido como el Leproso, y al parecer fue esta enfermedad la que le produjo la muerte en el 925, recibiendo sepultura en la Catedral de León, junto a su hermano Ordoño II. Le sucede en el trono su hijo Alfonso Froilaz.

Alfonso Froilaz es conocido como el Jorobado, y reinado fue muy breve, puesto que comienza con la muerte de su padre en agosto de 925, y termina al ser derrocado por su sus primos, hijos de Ordoño II, a comienzos de 926. En 1932 su primo Ramiro II manda encarcelar a su hermano Alfonso y a sus primos Alfonso Froilaz, Ordoño y Ramiro, y sacarles los ojos, siendo, finalmente, encerrados en el monasterio de san Julián y santa Basilisa en Ruiforco de Torio, hasta su muerte.

En un principio, en el año 926, ciñó la corona su primo Alfonso IV el Monje, que renunció en el año 931 para ingresar en el monasterio de Sahagún, siendo sustituido por su hermano Ramiro II. Cambió de opinión Alfonso y quiso recuperar el trono, pero Ramiro, como hemos visto le encarceló y mando cegar junto a sus primos Alfonso Froilaz, Ordoño y Ramiro, donde permanecieron hasta su muerte. Se sabe que Alfonso IV murió en 933, recibiendo sepultura en el monasterio que le había servido de prisión, el monasterio de san Julián y santa Basilisa en Ruiforco de Torio.

Monarquía leonesa - Alfonso IV
Alfonso IV el Monje.

Como hemos visto, le sucede en el trono, al abdicar para ingresar en el monasterio de Sahagún, su hermano Ramiro, llamado el Grande y el Diablo por sus enemigos musulmanes. Reinó en León desde el año 931 hasta el 951. Durante este periodo se hizo con el norte de Galicia, y destacaremos su victoria sobre el califa cordobés Abderramán III en la batalla de Simancas el año 939.

Ya en las postrimerías de su reinado, tuvo que hacer frente a las pretensiones independentistas de Castilla, encabezadas por el conde Fernán González, que hasta entonces era la mano derecha del monarca leonés. Abdicó en su hijo Ordoño III, el 5 de enero de 951, cuando en la iglesia de San Salvador de Palat del Rey, tras despojarse de sus vestiduras, y vertió sobre su cabeza las cenizas rituales ─penitencia publica pronunciada por San Isidoro de Sevilla─, falleciendo ese mismo mes.

Tras la abdicación de su padre, Ramiro II, reinó en León desde 951 hasta 956, un corto reinado que finalizó al morir en Zamora en octubre de 956, siendo sustituido por su hermano Sancho el Craso, hijo de Ramiro pero de distinta madre. Fue enterrado en el Panteón de reyes de San Isidoro de León.

Sancho I el Craso, era hijo de Ramiro II y sucedió a su hermanastro Ordoño III, desde octubre de 956 hasta 958, cuando fue destronado ─por su obesidad─ por los nobles leoneses y castellanos, dirigidos por Fernán González, que pusieron en el trono a Ordoño, hijo de Alfonso IV. Sancho se trasladó a Córdoba, y allí un medico les puso un tratamiento para combatir su obesidad.

En la primavera de 959 ─por un pacto con cordobeses y navarros─ se inició una campaña que conquistó Zamora y en 960 León, reponiendo en el trono leonés a Sancho I hasta 966, en que falleció tras ser envenenado en el Monasterio de Castrelo de Miño, donde fue sepultado hasta su posterior traslado a la iglesia de San Salvador del Palat del Rey y años más tarde junto Ordoño III y Ramiro II al Panteón de reyes de San Isidoro de León.

Monarquía leonesa - Sancho I
Sancho I el Craso (José María Rodríguez de Losada, hacia 1892-1894).

Entre los años 956 y 958 fue rey de León Ordoño IV el Malo, que había sido puesto en el trono por los nobles encabezados por el conde Fernán González. El año 958 un ejército constituido por elementos cordobeses y de Pamplona, conquistaron León y destituyeron a Ordoño, poniendo, de nuevo en el trono a Sancho I. El general cordobés Galib, le trasladó a Córdoba, donde falleció en 962 o 963. Sus restos fueron trasladados a la iglesia de San Salvador del Palat del Rey.

Tras fallecer Sancho I, le sucede en el trono su hijo Ramiro III, que reinará en León desde 966 hasta 985. Durante su reinado tuvo que guerrear, a partir de 981, con un ejercito organizado por nobles gallegos y portugueses, que proclamaron rey a su primo Bermudo Ordóñez, una vez se hicieron con el control de Galicia. El reino leonés quedaba así dividido en dos.

Al fallecer en Destriana a 15 km de Astorga, el 26 de junio de 985, le sucedió Bermudo. Recibió sepultura en el Monasterio de san Miguel de Astorga. Los restos tras pasar por la Catedral de Astorga fueron finalmente trasladados por Alfonso V a la iglesia de san Juan Bautista de León, que posteriormente pasó a llamarse Basílica de san Isidoro de León.

Bermudo o Vermudo II el Gotoso fue rey de León desde 985 hasta su muerte en 999, aunque en realidad fuese proclamado rey en 981, momento desde el cual estuvo en continua guerra contra Ramiro III. Los problemas con el condado de Castilla y las rebeliones internas le hicieron ponerse bajo la protección del califato cordobés, recuperando Zamora. El ejército de Almanzor quedaba en León como ejército de ocupación, hasta su expulsión en 987. Almanzor, entonces, destruyó Coimbra y avanzó hacia León, ciudad que arrasó, y que no pudo reconquistar Bermudo hasta 990.

En el año 999 se agravó la gota que padecía el rey, y en septiembre falleció en el Monasterio de Villabuena (León). Recibió sepultura en el Monasterio de santa María de Carracedo. Los restos fueron trasladados por orden de Fernando I, al Panteón de reyes de san Isidoro de León.

Monarquía leonesa - Bermudo II
Bermudo II de León (José María Rodríguez de Losada, hacia 1892-1894).

Al morir Bermudo II, acede al trono leonés, con tan solo cinco años, su hijo Alfonso V el Noble o el de los Buenos Fueros, que gobernará el reino desde ese año (999), tutelado por su madre Elvira García y el conde Menendo González, hasta su fallecimiento el 7 de agosto de 1028, cuando se encontraba asediando la ciudad portuguesa de Viseu, a consecuencia de una flecha. A el se debe la promulgación en 1017 del «Fuero de León». Al morir le sucede su hijo Bermudo III, que por ser menor de edad, estuvo tutelado por su madrastra, la reina Urraca. Alfonso V recibió cristiana sepultura en el Panteón de reyes de san Isidro de León.

Bermudo III reinó en León desde la muerte de su padre Alfonso V, el 7 de agosto de 1028, hasta el momento de su muerte en Tamarón el 4 de septiembre de 1037, cuando peleaba contra el ejército castellano mandado por Fernando I ─su cuñado, al estar casado con su hermana Sancha─. Cuentan las crónicas que Bermudo fue herido de muerte hasta en cuarenta ocasiones, cuando su montura se adelantó al resto de las huestes leonesas, quedando solo rodeado por los castellanos. Tras su muerte sube al trono leonés Fernando I, último conde castellano y primer rey de León de la Dinastía Jimena.

Fernando I el Magno o el Grande es ungido rey de León el 22 de junio de 1038, reinando hasta el momento de su muerte el 27 de diciembre de 1065, en la ciudad de León, siendo enterrado en el Panteón de reyes de san Isidoro de León. Tuvo un reinado muy intenso, pero, en mi opinión, debo destacar la forma en que repartió, a su muerte, sus dominios entre sus tres hermanos. Siguiendo los principios jurídicos navarros, que consideraban el reino como un patrimonio familiar, dispuso en 1063 el reparto entre sus hijos, así Sancho heredará el reino de Castilla, Alfonso el de León y García el de Castilla, siendo su hija Urraca señora de Zamora y su hija Elvira señora de Toro.

Alfonso VI el Bravo, hereda de su padre Fernando I el trono de León, siendo coronado en dicha ciudad en enero de 1066. Cerca de dos años de relativa tranquilidad, hasta que el 7 de noviembre de 1067 fallece la reina Sancha, momento en que los tres hermanos comienzan unas hostilidades que durarán siete años. Sancho y Alfonso se enfrentan en un «juicio de Dios», el 19 de julio de 1068. Vence Sancho y Alfonso no respeta lo pactado que consistía en que el vencedor obtendría el reino des derrotado. Sancho con la complicidad de Alfonso entra en Galicia, dominio de su hermano García, al que derrota, apresa y envía preso a Sevilla.

En la batalla de Golpejera, Sancho vence a Alfonso, tomándole preso y por la intersección de Urraca, se le permitió trasladarse a Toledo, bajo la protección de Al-Mamún, su vasallo. Sancho pone sitio a la ciudad de Zamora, donde se había refugiado su hermana Urraca, acompañada de gran parte de la nobleza leonesa. Allí encuentra la muerte el rey Sancho, a manos de Vellido Delfos. Esta “oportuna” muerte permite a Alfonso recuperar su reino y reclamar Castilla y Galicia. A consecuencia de esto la «Leyenda de Cardeña», relata que El Cid pide al monarca que jure en la Iglesia de Santa Gadea, su no intervención en el asesinato de Sancho, aunque es algo no probado históricamente.

Monarquía leonesa - Alfonso VI
Jura de Alfonso VI el Bravo en Santa Gadea.

Alfonso, dedica los próximos catorce años a realizar conquistas que amplíen los territorios de su reino. Alfonso fallecerá en Toledo el 1 de julio de 1109, adonde había acudido para proclamar a Urraca heredera del trono y al tiempo defender la ciudad de una posible ataque almorávide. El cadáver fue llevado al Monasterio de san Benito de Sahagún, donde fue enterrado siguiendo sus deseos. En las actualidad, al desaparecer el monasterio, sus restos descansan en el monasterio de las monjas benedictinas de Sahagún.

Como hemos visto anteriormente Sancho II el Fuerte, consiguió durante unos meses del año 1072, unificar la herencia de su padre Fernando I, al vencer a su hermano Alfonso en la batalla de Golpejera, situación que no perduró al caer asesinado por Vellido Delfos, en las murallas de la ciudad de Zamora.

Hereda el reino de León la hija de Alfonso VI, Urraca I la Temeraria, que ceñirá la corona leonesa desde 1109 a 1126. Urraca casó, en 1093, con Raimundo de Borgoña, con el que tuvo dos hijos: Sancha y Alfonso, pero Raimundo falleció pronto, en septiembre de 1107. Al fallecer su hermano Alfonso en la batalla de Uclés (1108), fue proclamada en Toledo heredera al trono, por su padre.

Pronto surgen las discrepancias entre los nobles leoneses y castellanos, y Alfonso decide casarla, para evitar males mayores, con el rey aragonés Alfonso el Batallador. Este matrimonio fue un fracaso total, y a partir de 1112, Urraca decidió gobernar en solitario. El primer objetivo fue recuperar Castilla, que estaba en manos del monarca aragonés, labor a la que se dedicó plenamente a partir de entonces.

A finales de 1125, Urraca se encontraba en Galicia, marchando hacia Castilla, donde moriría el 8 de marzo de 1126, en la ciudad de Saldaña. El cadáver fue llevado a León, para darle sepultura en el Panteón de reyes de San Isidoro.

La reina Urraca I de León
La reina Urraca I de León, 1857 (Carlos Múgica y Pérez / Museo del Prado)

Ese mismo año de 1126, el hijo de Urraca será coronado en la catedral de León como Alfonso VII, conocido como el Emperador. Alfonso era hijo de Urraca y el conde Raimundo de Borgoña, siendo el primer rey leonés de la Casa de Borgoña. Nada más ceñir la corona leonesa, reclamó el reino de Castilla, donde su padrastro Alfonso I de Aragón poseía plazas muy importantes, como Burgos y Carrión de los Condes.

Alfonso el Batallador se pone al frente de un poderoso ejército, encontrándose con el de Alfonso VII en el valle de Támara. Más el enfrentamiento no llega a producirse, llegando ambos monarcas a un acuerdo en las Paces de Támara, volviendo a los limites marcados por Sancho III el Mayor.

Tras la muerte, sin descendencia, de Alfonso I el Batallador, Alfonso VII reclamó el trono de su padrastro, pero sus aspiraciones no fueron aceptadas y fue nombrado el hermano del fallecido, Ramiro II el Monje.

Desde 1138 el soberano centra su atención en los territorios situados al sur de la península, que estaban en poder de almohades y almorávides. Los enfrentamientos fueron constantes, hasta que decide regresar a León desde Almería, donde había fracasado en su intento por conquistarla. Al parecer murió en la población de Viso del Marqués (Ciudad Real), el 21 de agosto de 1157, hecho que se disputan otros lugares. El cadáver fue trasladado hasta la catedral de Toledo, donde recibieron sepultura. Siendo el primer monarca leonés en recibir sepultura allí.

Al fallecer Alfonso VII, accedería al trono leones y al de Galicia, su hijo Fernando II, mientras el primogénito Sancho, sería rey de Castilla. Durante su reinado fueron continuas las disputas con Castilla, mayormente tras la muerte de su hermano Sancho y la minoría de edad de su heredero Alfonso VIII de Castilla.

El rey Fernando fallecerá en la ciudad de Benavente (Zamora) el 22 de enero de 1188, siendo sucedido en el trono por su hijo Alfonso.

Monarquía leonesa - Fernando II
Fernando II de León (Isidoro Lozano, 1851).

Alfonso IX, heredará el trono leonés, y será el último rey de un León independiente, ya que su hijo Fernando III unirá definitivamente los reinos de León y de Castilla. Fueron notorios los enfrentamientos con su primo Alfonso VIII de Castilla, lo que provocó su ausencia en la batalla de la Navas de Tolosa.

Con unos comienzos turbulentos, por las ambiciones de castellanos y portugueses y la amenaza de los almohades por el sur, Alfonso descubre que el reino está en bancarrota. Es entonces cuando toma la decisión en 1188, de convocar «Las Cortes de León». Es la primera vez, en Europa y en el mundo, que se convocan a los representantes de las ciudades para que intervengan en los asuntos de Estado. Así Alfonso IX consiguió los recursos necesarios.

Necesitado de eliminar la amenaza almohade y, tras no llegar a un acuerdo con Alfonso VIII de Castilla, el ejército cristiano se encontró en Alarcos con el almohade el 19 de julio de 1195. La batalla fue un rotundo fracaso para las fuerzas cristianas. Una vez terminadas las luchas entre leoneses y castellanos, con la muerte de Alfonso VIII de Castilla, el monarca leones pudo reemprender la lucha contra los musulmanes.

He de destacar la creación por parte de Alfonso IX del Estudio General de Salamanca, embrión de la Universidad de Salamanca.

Tras la muerte del infante Fernando, tenido con la reina Teresa, otro de sus hijos de nombre también Fernando, tenido con la reina Berenguela, fue nombrado rey de Castilla. Entonces pensó en sus hijas Sancha y Dulce, pero Fernando pactó con ellas sus renuncias a los derechos sucesorios al reino de León en la llamada «Concordia de Benavente».

Monarquía leonesa - Alfonso IX
Alfonso IX de León (José María Rodríguez de Losada, hacia 1892-1894).

Alfonso fallecerá en el municipio gallego de Sarria el 24 de septiembre de 1230, en plena peregrinación a Santiago. Fue sepultado en la Catedral de Santiago, donde ya estaba su padre Fernando II.

Y aquí finaliza el reino de León como reino independiente, al ceñir la doble corona (León y Castilla) el rey Fernando III de Castilla.

Puntúa este contenido

Puntuación: 5 / 5. Votos: 4

Ramón Martín Pérez
Aficionado y amante de la Historia, sin aditivos políticos o partidistas. Mi pasión es dar a conocer y divulgar, de forma sencilla, algunos aspectos de esa Historia que a todos nos gusta recordar. Autor del blog Cosas de Historia y Arte.

Referencias:

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre