Reyes de la península ibérica. Fruela II el Leproso

4.8
(8)

Es Fruela Adefónsiz, el tercer hijo de Alfonso III de Asturias y su esposa Jimena, fue rey de Asturias desde el 910, año en que fallece su padre, hasta el 924.

Y como su hermano Ordoño II de León no había nombrado sucesor, a pesar de tener cuatro hijos, fueron los obispos y los nobles los que pusieron a Fruela II en el trono leones, unificándose así los dos reinos. El trono de León lo ocupará durante los años 924 y 925.

Desde mediados del 886, ya se encuentra en la corte de Alfonso III, apareciendo en algunos documentos, mientras que aún no aparecían sus hermanos Ramiro y Gonzalo, continuando como asistente a actos oficiales a partir del año 894.

En abril del 909 aún forma parte del séquito paterno, momento en que suscribe, junto a sus hermanos, un documento datado en León, en el cual el monarca permuta ciertos bienes en Sahagún.

Poco tiempo después, una rebelión impulsó a Alfonso III a renunciar al trono. Es un momento de gran trascendencia, ya que se produjo el fraccionamiento definitivo del reino astur, pasando la hegemonía política al reciente reino de León: reino adjudicado a García, reservándose Ordoño la provincia de Galicia con sus territorios del sur, y quedando para Fruela el núcleo astur que cierra la gran cordillera cantábrica.

Es por estas fechas cuando Fruela II y Nunilo Jimena se unen en matrimonio. En ese mismo 910 se celebra el llamamiento al mermado reino astur. Se hace mediante la ofrenda del matrimonio a la iglesia ovetense de San Salvador, que consiste en una preciada arqueta, adornada con ochenta y dos piedras de ágata y un remedo de la llamada Cruz de Pelayo. Es la conocida como la Arqueta de las Ágatas.

Arqueta de las Ágatas
La Arqueta de las Ágatas de la Cámara Santa de la Catedral de Oviedo.

Llegamos así a los años 911 y 912, en los que hay diversos documentos que dan testimonio de su condición de Rey. Cuando los tres hermanos firmaron y aceptaron el convenio de repartición del reino, es posible que se estableciera una cierta jerarquización entre ellos.

Fruela, que visitó en diversas ocasiones a Ordoño (una de ellas fue cuando acudió a visitar a su madre, Jimena, antes de su muerte, que para entonces vivía junto a Ordoño), prescindió de todo rango en las suscripciones, firmando simplemente “Froila frater confirmat”.

Esta actitud la mantendría de aquí en adelante, cuando era ya Ordoño soberano del trono leonés, pues aparece en los distintos documentos como frater regis, silenciando cualquier otra titulación superior.

Fruela era, por esa partición realizada con la herencia de Alfonso III, titular de un territorio reducido, protector de la barrera montañosa asturiana. Halló su mejor defensa al secundar la actitud de Ordoño, manteniendo la integridad de su parcela asturiana y dando constantemente muestras de su reconocimiento a la supremacía del rey leonés.

El apartamiento geográfico de Asturias le permitió una cierta independencia política. En documentos de los años 914 y 915, se especifica que en las tierras de la Liébana “reinaba el príncipe don Fruela” o que “don Fruela reinaba en Asturias”.

Siendo ya rey de León, al morir su hermano Ordoño II en el verano de 924, se produjo la reunificación de los tres grandes territorios: León, Galicia y Asturias, que habían constituido el patrimonio íntegro del rey Alfonso III.

El rey Sancho de Pamplona le solicitó ayuda para hacer frente a la campaña musulmana contra Navarra, pero Fruela acudió con poca ayuda, como consecuencia de la rebelión de sus sobrinos, los hijos de Ordoño II. Fue un movimiento político de oposición, no se sabe si violenta, en el que participaba la poderosa aristocracia gallega.

Ordoño II de León
Ordoño II de León (Isidoro Santos Lozano Sirgo / Museo del Prado)

No hizo ninguna expedición a territorio musulmán, solamente los dirigidos contra la familia Olemundiz, de procedencia mozárabe, que era fiel partidaria de los hijos de Ordoño II y que estaba muy arraigada en torno a Simancas, Zamora, Villalpando y Benavente.

El nuevo rey sería apenas conocido en León. Por diversos documentos, se conoce que no muestra mayor interés por el fortalecimiento de la trama administrativa del reino ni por la consolidación y ornato de instituciones vinculadas al trono.

La atención del monarca solo se centró en la reconstrucción del monasterio de Pardomino, en las montañas de Boñar.

Estuvo casado en segundas nupcias con Urraca, una hija del príncipe de Tudela, Abd Allāh b. Mamad b. Lope, de la familia de renegados de los Banū Casi, que acompaña al rey a partir de 917.

De sus matrimonios tuvo varios hijos, llamados Alfonso, Ramiro y Ordoño, ninguno de los cuales pudo reinar. El obispo Pelayo de Oviedo, afirma que fueron engendrados en Muniadomna, silenciando a las dos esposas que se conocen y complicando este panorama familiar con la introducción de otro hijo, éste ilegítimo, de nombre Aznar.

Murió de lepra en agosto de 925. Fue enterrado en León al lado de su hermano Ordoño, aunque resulta dudoso que la catedral acogiera al impío castigador del obispo Frunimio, muy prestigiado y querido socialmente en el ámbito leonés.

Puntúa este contenido

Puntuación: 4.8 / 5. Votos: 8

Ramón Martín Pérez
Ramón Martín Pérez
Aficionado y amante de la Historia, sin aditivos políticos o partidistas. Mi pasión es dar a conocer y divulgar, de forma sencilla, algunos aspectos de esa Historia que a todos nos gusta recordar. Autor del blog Cosas de Historia y Arte.

Referencias:

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre