Proponen el uso de MDMA para tratar los problemas de salud mental que produzca el confinamiento

3.7
(3)

Después del Covid-19 el mundo será diferente. Los expertos hacen proyecciones respecto a lo económico y lo social, pero se estima que uno de los principales aspectos que tendremos que tratar será la salud mental de la población, para lo que se ha propuesto el uso clínico y controlado de drogas psicodélicas como el MDMA.

De acuerdo a sus propias investigaciones, junto a otras divulgadas por diversos países e instituciones, la fundación sin ánimo de lucro Mind Medicine Australia (MMA) recomienda el uso terapéutico de drogas, como el MDMA –mejor conocida como Éxtasis– y la Psilocibina procedente de los hongos alucinógenos.

Afirman que la aplicación medicinal de estas sustancias puede contribuir de forma crucial en el tratamiento post-aislamiento, que puede haber resultado traumático, principalmente por las pérdidas de familiares, amigos o del trabajo, así como por el miedo y la incertidumbre ante lo desconocido y la separación social sufrida.  

Cuáles son las drogas psicodélicas

Aunque el término psicodélico parezca relativamente moderno, en realidad proviene de la antigua Grecia y significa “manifestación del alma”, estando ampliamente documentado el consumo de sustancias alucinógenas por parte de los dioses y semidioses, así como por los sacerdotes y sacerdotisas para fines rituales.

En la Europa Occidental y Estados Unidos el consumo de drogas psicodélicas se disparó durante la época del movimiento hippie, durante los años 60 y el inicio de los 70 del siglo pasado. Especialmente consumían LSD, ya que esto formaba parte de su actitud rebelde y contestataria, al tiempo que les proporcionaba experiencias sensoriales únicas.  

LSD
Hippies vendiendo LSD por $1 en Woodstock, 1969.

En el grupo de las drogas psicodélicas –caracterizadas por avivar el sistema nervioso, acelerar la actividad cerebral y modificar la percepción–, las más conocidas son: LSD, MDMA o Éxtasis, y DMT, que es considerada la más potente de todas por sus efectos, siendo el principio activo de la famosa Ayahuasca que consumen los chamanes de Amazonas.

Otras drogas ilegales son las calificadas como “depresoras” –entre las que se encuentran el cannabis, el opio y la heroína–, y las llamadas “estimulantes”, donde destaca principalmente la cocaína.

Qué defiende la fundación Mind Medicine Australia

En cada país se presentan diferentes grados de propensión hacia las enfermedades mentales, la depresión y la ansiedad. En su página institucional, la MMA afirma que un 45% de los australianos sufrirá de alguna enfermedad mental en su vida. Comparando este porcentaje con el de España, descubrimos que, en nuestro país, esta variable se reduce al 25%.

Específicamente la depresión y la ansiedad son dos flagelos que afectan a la humanidad desde mucho antes de que apareciera el coronavirus, siendo declaradas por la OMS como graves problemas para la población mundial. Es de suponer que, de acuerdo a las cifras de la MMA, en Australia la situación sea especialmente crítica.

MDMA para los problemas de salud mental tras el confinamiento
Imagen: Engin Akyurt

Según muchos estudios, las drogas psicodélicas reducen significativamente la depresión y la ansiedad. Específicamente el Éxtasis proporciona una marcada sensación de bienestar, promueve la extroversión y la empatía, aumenta la creatividad, y sus efectos son a largo plazo.

Por este motivo, la MMA recomienda instalar una comisión para la aprobación de una ley que permita usar las drogas en pacientes sometidos a tratamientos psiquiátricos. Ya sea por causa del estrés a consecuencia del coronavirus, o por otros motivos, la MMA asegura que este tratamiento aportaría cambios altamente positivos para los afectados.

Seguramente cada país evaluará la situación e implementará sus propias medidas en la etapa de post-aislamiento, pero obligatoriamente la salud mental tendrá que ser prioritaria.  

Puntúa este contenido

Puntuación: 3.7 / 5. Votos: 3

Referencias: 7news; Daily Mail; Dazed; Mind Medicine Australia; Mix Mag; Philanthropy Australia; Rolling Stone.

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…