Chistes polémicos por los que algunos cómicos han tenido que pedir perdón

3.3
(6)

El ser humano evoluciona y los límites de la tolerancia también. Estos 4 cómicos famosos tuvieron que disculparse públicamente por pasarse de frenada con estos chistes polémicos…

Con el paso del tiempo, el significado de algunas palabras o expresiones puede cambiar, como también va cambiando el punto de vista de la sociedad y el contexto. Chistes polémicos que hoy estarían censurados, hace años fueron bromas sin importancia.

Muchos humoristas piensan que la polémica en torno a sus chistes es positiva, y que ser políticamente correcto destruye la comedia. Pero la opinión pública está en desacuerdo, y quedó claro con sus críticas a los chistes polémicos de Demi Moore en el Roast de Bruce Willis.

El público es una parte importante del espectáculo y la intensión de los cómicos no suele ser incomodarlo, sino hacer que pase un buen rato.

Si alguien se ofende por una broma, es fácil pensar que pueda tratarse de una persona demasiado sensible o que no lo ha entendido bien, pero lo más constructivo es que el humorista aproveche la ocasión para considerar que, tal vez, el chiste haya envejecido mal y sea hora de renovarlo.

No se trata de hacer solo humor blanco con fotos de perros y gatos, pero sí de ajustar el tono en función del feedback de los espectadores.

Estos 4 comediantes no han sido los primeros famosos que han tenido que pedir perdón públicamente por sus trabajos, pero, en este caso, las personas ofendidas tenían más motivos para exigirlo.

Las siguientes historias han sido las causantes de todo.

[no_toc]

Paul Scheer

Paul Scheer
Paul Scheer

«En mis inicios como humorista, debuté en Nueva York en el Teatro UCB. Programaron uno de los espectáculos para el 11 de setiembre, justo en el primer aniversario del atentado, por lo que se me ocurrió hacer algo especial.

Me vestí con un traje andrajoso y humeante, y mi intención era representar a un hombre que había quedado atrapado bajo unos escombros del World Trade Center. Ahora sé que no tuvo ninguna gracia. Sin embargo, son errores que todos los comediantes jóvenes cometen alguna vez, y esto es lo que hace posible aprender«.

Emily Heller

Emily Heller
Emily Heller

«Durante mucho tiempo estuve contando un chiste en el que explicaba que se suele asociar a los hombres homosexuales con un determinado tipo de voz, pero que no existe un «acento lésbico». Entonces sugería que, si existiera alguno, sería un acento francés falso, y terminaba asegurando que no soy gay.

La gente se reía, pero ahora comprendo que lo hacían a expensas de las mujeres homosexuales. Siento no haberme dado cuenta antes, ¿en qué estaría pensando? Hay que evitar que la gente se sienta mal, especialmente en un espectáculo cómico«.

Kyle Kinane

Kyle Kinane
Kyle Kinane (Getty Images)

«Hace años, solía explicar algunos chistes extravagantes para llamar la atención del público, bromas denigrantes que ahora serían muy lamentables. Recuerdo que hice algún chiste sobre la violación y en aquel entonces el público se reía.

Los tiempos cambian y los humoristas deben adaptarse al espíritu de cada época. Creo que los comediantes que crecen a medida que pasa el tiempo son más humanos. Aquellos que siguen haciendo las mismas bromas (sobre violación o cosas peores) se olvidan de seguir evolucionando y se estancan».

Sasheer Zamata

Sasheer Zamata
Sasheer Zamata (ABC/Heidi Gutman)

«En un antiguo chiste hacía referencia a los hombres blancos con los que me había acostado, y terminaba con una alusión a Rodney King, el taxista que fue agredido brutalmente por la policía de Los Ángeles. El público solía reaccionar con una mezcla de risa, gemidos y gritos y me encantaba provocar esa reacción.

Sin embargo, después de un tiempo, la brutalidad policial se convirtió en algo habitual. Entonces comprendí que aquella broma que había estado contando no tenía ninguna gracia. Nunca debí mencionar a Rodney King, pero supongo que por aquel entonces era muy joven, y me gustaba decir algo que impactara al público presente y sentir su respuesta».

La tolerancia debe estar presente también en el proceso de creación de comedia. El ingenio para hacer reír burlándose de alguien sin llegar a ofenderlo con chistes polémicos innecesarios, se valora mucho más que el humor simplista de enumerar y describir los defectos de los demás.

Referencias:

Puntúa este contenido

Puntuación: 3.3 / 5. Votos: 6

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

1 Comentario

  1. Pues yo creo que hicieron mal, lo políticamente correcto es lo que debería desaparecer por completo.

    La libertad de expresión debe estar siempre, sin excepción, por encima de sentimientos personales, ideologías, creencias, costumbres, religiones, tradiciones, razas, sexos y naciones.

    Al que le moleste algo que endurezca el carácter, en lugar de ir hacía una sociedad de niñatos ñoños y quejicas.

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre