Ya tenemos la solución para acabar con el hambre en el mundo

4.8
(5)

Solo el 25% de la comida que desechamos es suficiente para acabar con el hambre en el mundo. Estas son las medidas que las grandes empresas alimentarias están tomando para luchar contra el despilfarro...

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ha lanzado un alerta sobre la cantidad alarmante de comida que se desperdicia anualmente en todo el mundo, la cual podría acabar con el hambre en el mundo de un plumazo.

La agencia calcula que hasta un tercio de todos los alimentos se estropea o desecha antes de ser consumido por los humanos.

Esta situación ha propiciado que las empresas alimentarias más grandes se reunieran para acordar un mejor etiquetado de los productos. Estas corporaciones, en conjunto con millones de minoristas, se han puesto de acuerdo para que la medida entre en vigor en el año 2020.

Entre las compañías que han dado su visto bueno se encuentran Wal-Mart Stores, Unilever, Nestlé, Tesco, Kellogg y Carrefour, quienes han respaldado una llamada a la acción contundente para contrarrestar el panorama actual.

En España, Mercadona también ha firmado su compromiso contra el despilfarro donando cientos de toneladas de alimentos a comedores sociales y entidades benéficas de Castilla y León.

Para acabar con el hambre en el mundo, hay que acabar con el despilfarro de comida

El desperdicio de alimentos es un exceso en un mundo en el que unos 1.000 millones de personas pasan hambre, especialmente en África.

La campaña de concienciación #ZeroHunger creada por la FAO busca promover un consumo más responsable a nivel global. Sorprende conocer datos como que tan solo ¼ de la comida que se desperdicia es suficiente para acabar con el hambre en el mundo.

En palabras de Tristam Stuart, autor del libro Despilfarro, “Se desperdicia más comida en el mundo de la que podrían consumir todas las personas hambrientas”.

El objetivo de la medida acordada entre las empresas alimentarias es eliminar las múltiples etiquetas de fabricación y las fechas que puedan generar confusión en los compradores.

“Nosotros, como consumidores, estamos un poco confundidos. Como la comida no es necesariamente cara, ante una duda con las etiquetas, las personas prefieren desecharla. Lo que se necesita en los alimentos es una claridad absoluta”, recalcó Ignacio Gavilán, director de sostenibilidad del Consumer Goods Forum, la asociación que propuso la iniciativa.

Nueva etiqueta para productos alimenticios

Los representantes de la organización han informado que los alimentos vendrán con un nuevo etiquetado en el que, por ejemplo, los artículos perecederos como el salmón ahumado, tendrán una fecha de caducidad, mientras que otro tipo de productos como las legumbres, la pasta o el azúcar tendrán una etiqueta de “mejor antes de”.

El resto de la información, como fechas de fabricación o números de lote, estarían en un código de barras que no sería legible para los consumidores.

Al respecto, Gavilan explica: “hay dos tipos de etiquetas, pero solo uno debe exhibirse”.

Estimaciones de diversas organizaciones del sector afirman que cada año se tiran unos 1.300 millones de toneladas de alimentos en todo el mundo. En los hogares estadounidenses, esto representa una media de 1.500 dólares al año.

Estas medidas para frenar el despilfarro y acabar con el hambre en el mundo deben aplicarse junto a campañas de concienciación sobre el consumo responsable y la comida sostenible, para que las personas valores los alimentos como es debido, y conozcan el complicado proceso de fabricación y distribución.

Referencias:

Puntúa este contenido

Puntuación: 4.8 / 5. Votos: 5

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre