Tony Alsup, el hombre que rescató a 64 mascotas del huracán Florence con un autobús escolar

4.7
(14)

Tony Alsup compró un viejo autobús escolar y lo convirtió en un refugio para rescatar animales en situaciones de emergencia. Esta es la historia del héroe de Greenback que ha salvado a cientos de mascotas de varios huracanes…

Tony Alsup, un camionero de Greenback de 51 años y gran amante de los animales, condujo su autobús escolar desde Tennessee hasta Carolina del Sur para recoger a las mascotas de varios refugios antes de que llegara el devastador huracán Florence.

Según publicó el periódico The Greenville News, Alsup se detuvo en las ciudades de Dillon, North Myrtle Beach, Orangeburg y Georgetown. Acomodó en el interior de su autobús a 11 gatos y 53 perros, y se dirigió hacia un refugio de animales situado en Foley (Alabama) para ponerlos a salvo.

Abandonar a mascotas a su suerte en el paso de un huracán es una de las formas más crueles de maltrato animal que pueden existir, ya que están destinadas a una muerte agónica. Pero, gracias a Tony, muchas de ellas podrán ser adoptadas y tendrán un nuevo hogar.

Una vocación que empezó con el huracán Harvey

Tony Alsup descubrió su vocación de rescatador en el año 2017, cuando vio en internet la solicitud de ayuda por parte de un refugio de animales que se encontraba en el camino del huracán Harvey.

Sin dudarlo, se ofreció a transportar algunas de las mascotas en la cabina de su camión, aunque el espacio era reducido.

Fue entonces cuando decidió comprar un viejo autobús escolar, del que extrajo todos los asientos posteriores para instalar jaulas hasta el techo y, de esta forma, poder acoger a muchas mascotas. El vehículo luce el rótulo de “Rescate y refugio de animales de emergencia”, y Tony recibe algunas donaciones con las que puede pagar el combustible y comprar comida para las mascotas.

Tony Alsup frente a su autobus
Tony Alsup con una mujer frente a su autobus (Tony Alsup / Facebook)

También utilizó su autobús para evacuar animales durante el huracán Irma. Ahora que ha descubierto su vocación, asegura que continuará haciéndolo. Es un trabajo duro, pero su generosidad es recompensada de inmediato.

“La gente suele adoptar a los perros más pequeños, mientras que los mayores pasan años en los refugios. A mí me encantan los perros grandes, y merecen otra oportunidad. Alguien tiene que salvarlos”, comenta Alsup.

Héroes como Tony Alsup o como los 200 voluntarios que pasaron el 4 de julio en un refugio haciendo compañía a los perros aterrados por los fuegos artificiales, hacen del mundo un lugar por el que merece la pena luchar.

Puntúa este contenido

Puntuación: 4.7 / 5. Votos: 14

Referencias:

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre