Técnicas neurocientíficas para mejorar el aprendizaje

Los expertos han recopilado una serie de técnicas y recomendaciones que ayudan a los estudiantes a aprender mucho más rápido de lo normal. Aprende a hackear tu mente.

El desarrollo y el avance que ha experimentado la sociedad humana durante siglos se fundamenta en 2 aspectos: la educación y el aprendizaje.

Durante los últimos 100 años la mayor difusión de información, y un mejor acceso al conocimiento, ha generado un impulso mayúsculo que se ve reflejado en la expectativa de vida, la globalización y el intercambio cultural.

La neurociencia, al igual que otras disciplinas, ha puesto el resaltador sobre cómo mejorar el rendimiento del aprendizaje. El centro de atención lo tienen los estudiantes que son los que están en la primera línea de batalla para adquirir nuevos conocimientos.

Daniel Glaser, neurocientífico y director de la Galería de Ciencias del King’s College de Londres, se ha referido al funcionamiento interno del cerebro y de cómo se puede mejorar la capacidad de aprendizaje de los estudiantes.

Actitud hacia el aprendizaje

El investigador explica que las creencias que tenga una persona sobre su cerebro y sus destrezas, influyen en el resultado de los exámenes. “Eso puede cambiar la actitud hacia el aprendizaje”.

Glaser se refirió a un estudio en el que se les enseñó a los estudiantes de secundaria diferentes hechos sobre el cerebro. Al primer grupo se le explicó que los humanos no tienen un nuevo crecimiento de las células cerebrales después de 3 o 4 años y que no hay mucho que se pueda hacer para cambiar los patrones cerebrales (lo cual es cierto).

Al segundo grupo se le dijo que existe nueva evidencia de neuroplasticidad y que la estructura del cerebro puede cambiar constantemente (lo que también es cierto).

Una vez que presentaron sus exámenes los estudiantes del segundo grupo alcanzaron mejores calificaciones.

Otra afirmación del especialista fue que cambiar ocasionalmente el contexto de cada persona ayuda a aprender. Todo es cuestión de equilibrio, eso incluye el trabajo y la vida misma. Solo a través de una relación adecuada se puede alcanzar la felicidad.

“Cuando se cambia de contexto la persona está en la obligación de evaluar de nuevo la situación y ver las cosas de manera diferente”, aseveró el académico.

Un elemento clave es la práctica mental. Es decir, cuando una persona enfrenta diversos escenarios en su mente antes de que sucedan, tendrá un mejor desempeño cuando realmente ocurran. El experto recalcó que uno de los mejores momentos para realizar este tipo de técnica es al momento de dormir.

En el campo laboral este aspecto ocurre frecuentemente ya que los escenarios a menudo son muy impredecibles, lo que se traduce en que siempre hay nuevos desafíos que no se pueden prever. Para estos casos lo ideal es capacitar al personal para que puedan hacer un mejor trabajo.

Capacidad cerebral

Mujer haciendo deporte (Pixabay)

La neurociencia y la psicobiología han avalado diversos procedimientos que también contribuyen a un mejor rendimiento a la hora de adquirir nuevos conocimientos. Uno de ellos es practicar regularmente deportes o actividades físicas.

Los ejercicios tienen un impacto positivo en la capacidad cerebral de cada persona. Se ha demostrado científicamente que aquellos individuos que mantienen actividad física semanal, cuentan con una mayor velocidad de procesamiento y una mejor memoria.

También hay que tomar en consideración el tipo de alimentación que tienen los estudiantes. Una dieta balanceada libre de excesos de grasas permitirá un mejor funcionamiento del cerebro.

El resto de los factores que han sido analizados por la neurociencia incluye dormir al menos 8 horas cada día, conducir el aprendizaje con preguntas, experimentar un nivel moderado de estrés, leer constantemente y realizar presentaciones en clase para desarrollar las  habilidades de hablar en público.

Referencias:

Calificación: 4.7/5 (7 votos)