Crean un escáner para proteger la herencia cultural del mundo

4.9
(7)

La Fundación Factum ha creado un escáner que permite imprimir en tres dimensiones y a tamaño real réplicas exactas de las grandes obras culturales y artísticas de la antigüedad.

La meta del proyecto es garantizar a las nuevas generaciones heredar las maravillas realizadas en el pasado para su estudio y admiración. La innovación permitiría que estos tesoros puedan seguir visitándose en sus lugares originales instalando réplicas.

Incluso se podrían organizar exposiciones itinerantes, para que más personas pudieran disfrutar del patrimonio.

La sobreexposición turística, los actos vandálicos y la destrucción de obras a manos de personas con desequilibrios mentales han puesto en peligro grandes iconos del arte y la cultura, como el célebre David de Miguel Ángel en la Galería de la Academia, en Florencia.

También se pueden mencionar los grafitis aparecidos en la Alhambra, las piedras robadas del Coliseo romano o la basura acumulada en las laderas de Machu Picchu, en Perú.

Patrimonio de la humanidad

Especialistas en conservación y arte han reiterado que, de no tomarse las medidas adecuadas, gran parte del patrimonio cultural de la humanidad podría desaparecer en un siglo. Esto sería así si miles de turistas continúan accediendo de forma masiva y descontrolada a los templos.

Según el egiptólogo Zahi Hawas, que se desempeñó como ministro egipcio de Antigüedades, este tipo de prácticas deben realizarse de otra forma, ya que corren peligro cientos de obras que han sobrevivido con el paso de los siglos.

La solución no es fácil de tomar, pues prohibir las visitas por completo podría afectar a muchos países, que tienen en el turismo su principal actividad económica.

Esto abarca aquellos lugares que han sido designados como Patrimonio de la Humanidad, precisamente porque su legado pertenece en cierta forma a todos los humanos.

Nueva tecnología

Aquí han entrado en juego las nuevas tecnologías, con las que se puede mantener un equilibrio al seguir visitando los lugares históricos, sin que las obras sufran un deterioro irreparable.

Otro punto a favor es que les permitiría a los investigadores continuar con sus estudios sin temor a dañar los originales.

Factum ya ha digitalizado la tumba del faraón Seti I y ha expuesto su trabajo en Basilea. Adam Lowe, presidente de la Fundación, ha dicho que «visitando una réplica se pueden entender más cosas que viendo el original, por la poca iluminación, restricción de tiempo y la circulación de personas».

Puntúa este contenido

Puntuación: 4.9 / 5. Votos: 7

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre