Craig Lewis, el primer hombre que vivió sin corazón ni pulso

4.3
(32)

Craig Lewis, de 55 años de edad, con diagnóstico de amiloidosis y con pocas esperanzas de vida, aceptó la ayuda del doctor Cohn, que le ofreció sustituir su corazón por un dispositivo revolucionario.

Billy Cohn y Bud Frazie, doctores en el Texas Heart Institute, aseguraban que habían creado un dispositivo con rotores giratorios que permitiría a las personas vivir sin latidos.

La medicina ha invertido décadas en investigaciones y ensayos para encontrar un corazón artificial que sea perfecto. La parte más difícil radica en que ese corazón no se puede descomponer, desgastar, producir infecciones o coágulos. Cohn y Frazie afirmaban que su dispositivo podía evitar todo eso.

Cohn y Frazier tenían un ternero de 8 meses dentro de su laboratorio de investigación, al que llamaban Aba. Para su experimento, sustituyeron el corazón de Aba por dos bombas centrífugas; al escuchar su pecho a través de un estetoscopio, no pudieron oír los latidos de su corazón.

El animal siguió con vida, moviéndose, comiendo y durmiendo. Las bombas hacían girar la sangre y la movían por todo el cuerpo de Aba. Con el propósito de demostrar que el dispositivo podía funcionar en humanos, los doctores siguieron sus pruebas con más terneros.

En marzo del 2011, se sintieron confiados para hacer la prueba de su dispositivo con un ser humano. Fue entonces cuando se pusieron en contacto con Craig Lewis, al cual, debido a la amiloidosis, le quedaba poco tiempo de vida.

La amiloidosis es una extraña enfermedad autoinmune que produce la acumulación de proteínas de forma anormal, obstruyendo los órganos hasta que dejan de funcionar. En el caso de Lewis, su corazón había sufrido tanto que le quedaba muy poco tiempo de vida. Ya no tenía nada que perder.

Con gran éxito, el procedimiento tardó menos de 48 horas y Craig Lewis se convirtió en el primer hombre en recibir esta tecnología. Lewis podía sentarse en una silla y hablar, lo que ya representaba un gran logro. Sin embargo, con el transcurso de las semanas, comenzó a desvanecerse, pues la enfermedad atacó también al hígado y riñones.

Cohn señala que para llevar su dispositivo al mercado primero debe trabajar en el diseño final, encontrar fabricante y esperar la aprobación de la FDA y de todas las demás organizaciones reguladoras.

Puntúa este contenido

Puntuación: 4.3 / 5. Votos: 32

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre