Consejos para empezar el día motivado

La motivación no aparece sola. Muchos emprendedores y empresarios han señalado en múltiples ocasiones que cuentan con una rutina mañanera que les permite empezar el día con energía y positividad.

Lejos de esto, la mayor parte de las personas opta por abusar de la función Snooze de su despertador antes de salir de la cama.

Esta simple acción hace que los días empiecen de forma apresurada, ya que, seguramente, a la persona le faltará tiempo para llegar a algún lugar. Esto suele acarrear que, con el objetivo de recuperar el tiempo perdido, se salte el desayuno, la rutina de entrenamiento, la preparación de la reunión de ese día u otras actividades necesarias para afrontar el día.

Para evitar esta mala práctica y comenzar la jornada motivados y con buen ánimo, es necesario incluir algunos hábitos en el estilo de vida.

Son hábitos muy simples, sin misterio y con aparente poca magia, pero que, llevados a cabo con regularidad y disciplina, aumentan la motivación exponencialmente.

Crear una rutina nocturna

Para empezar el día con buen pie, hay que empezar la preparación de éste la noche anterior. Esto implica analizar las cosas pendientes que deben ser realizadas y culminadas al día siguiente, y organizarlas.

Preparar la agenda con anticipación aporta tranquilidad, evita que la persona se preocupe durante la noche y permite disfrutar de unas buenas horas de sueño. Esto hace que se sienta menos inclinado a seleccionar la opción de posponer de su despertador por la mañana, porque despierta con una sensación de descanso y sosiego.

Incluir en la agenda las actividades personales

Es decir, añadir a la agenda todas aquellas actividades que se realizarán antes de comenzar la jornada de trabajo. A continuación, nombramos algunas de las que inyectan una buena dosis de motivación para el resto del día.

Se recomienda que la primera acción a realizar una vez despertado siempre sea tomar un vaso de agua. La persona ha pasado alrededor de ocho horas sin hidratarse. Empezar el día con un vaso de agua permite iniciar el proceso metabólico y cargar al cuerpo de energía.

También es importante desayunar de forma equilibrada y variada, y realizar algún tipo de actividad que aporte energía y concentración. Algunos optan por realizar ejercicios físicos mientras otros prefieren ejercitar el cerebro con lectura, crucigramas o problemas matemáticos.

Meditar

Una vez que los niveles de energía son altos, es necesario equilibrarlos para que el exceso de potencia no provoque ansiedad y desasosiego.

Meditar durante 10 ó 15 minutos por las mañanas permite empezar el día con una sensación de calma y paz. Lo que ayuda a impulsar la motivación y evita las preocupaciones antes de abordar las obligaciones de la agenda.

Referencias:

Calificación: 4.4/5 (22 votos)