Beneficios y contraindicaciones de la natación

4.4
(14)

La natación tiene muchas ventajas, entre ellas, retrasar el proceso de envejecimiento, pero puede ser peligrosa para personas con ciertas patologías. Estos son sus beneficios y contraindicaciones…

Realizar cualquier actividad deportiva tiene sus ventajas, y es bien conocido que la natación es una de las más completas. Es innegable que ejerce una serie de beneficios sobre el organismo, pero antes de comenzar a practicarla conviene saber todo sobre ella.

Se trata de una disciplina que pone en funcionamiento todos los músculos y que ayuda a la persona a relajarse y a desarrollar su resistencia. Por otra parte, cuando se hace alusión a las contraindicaciones de la natación es considerando algunos casos específicos, ya que cada individuo cuenta con patologías y necesidades diferentes.

Larga vida a los nadadores

La natación implica el uso de las extremidades y de los grupos musculares de forma coordinada, lo que aporta muchas ventajas. Su impacto positivo sobre la salud comienza con el fortalecimiento de los músculos y las articulaciones.

Además, muchos la practican porque ayuda a retrasar el proceso de envejecimiento. Eso ocurre, precisamente, porque la persona se mantiene en constante movimiento y aumenta su flexibilidad, con lo que se consigue que los problemas relacionados con la edad, como los dolores musculares y óseos, tarden en aparecer.

Asi mismo, la natación ayuda a aumentar la capacidad motriz y a perder los kilos de más. De hecho, es uno de los ejercicios que permite quemar una mayor cantidad de calorías, debido al esfuerzo que requiere el hecho de moverse en el agua.

También ayuda a mejorar la memoria y la circulación, favorece el sistema cardiorrespiratorio e incluso contribuye a eliminar el estrés.

Cuidado con las patologías

Beneficios y contraindicaciones de la natación
Nadador en competencia (Pixabay)

Si bien es cierto que la actividad física ayuda a mantener una salud equilibrada, también hay que tener cuidado. Por ejemplo, alguien que se acaba de recuperar de una infección pulmonar no puede comenzar a practicar la natación en un corto plazo.

Las personas que padecen ciertas enfermedades, como la diabetes, epilepsia, brotes de eczema, patologías cutáneas o dolores crónicos en la columna vertebral, requieren la aprobación previa y la supervisión de un profesional a la hora de nadar.

Como en cualquier deporte, conviene tomar ciertas precauciones. Algunas de ellas son: ducharse al salir de la piscina para eliminar restos del cloro que hayan quedado sobre el cuerpo, secarse bien para evitar la proliferación de hongos, usar gorro para proteger el cabello y cuidar los ojos utilizando unas gafas especiales.

Referencias:





Puntúa este contenido

Puntuación: 4.4 / 5. Votos: 14

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre