Ante el abandono animal, CERO excusas

4.9
(9)

Cada vez que nos encontramos a un gato casero que ha sido abandonado en alguna de nuestras colonias no puedo evitar pensar en el triste camino que tendrá por delante; en lo que les ocurre, por regla general, a todos aquellos gatos cuyos dueños abandonan a su suerte en una colonia, creyendo, erróneamente, que allí podrán vivir en compañía de otros gatos, que no les faltará comida ni agua y que serán mucho más felices que en el hogar que siempre han conocido.

Derechos de los animales & leyes de protección animal
en España, México y el mundo

Leer artículo

Los gatos son animales muy territoriales y en toda colonia rige una estricta jerarquía. El macho dominante es quien cuida del resto de integrantes, junto a otros de rango inferior, que lo harán en caso de que el dominante no esté.

Cuando abandonan en una colonia a un gato, este, con la pena en el alma y el miedo en el cuerpo, se dirigirá al comedero para intentar alimentarse. Sin embargo, al no ser un individuo de la colonia, el gato dominante lo rechazará e impedirá que pueda comer. El recién llegado se tendrá que resignar a quedarse cerca del comedero observando con tristeza la comida y el agua, pero sin permitírsele acceder nunca a ella.

En pocos días será visible lo demacrado de su pelaje y cuerpo. Después, con el corazón destrozado por el abandono, desnutrido y desamparado, el que un día fuera el rey de la casa, se esconderá inmóvil y esperará en silencio su muerte.

Son muchas las excusas que he llegado a escuchar de personas que se querían desprender de quien debiera ser parte inseparable de su familia, dejándolo en la protectora. La causa más repetida es, sin duda, la de la supuesta alergia a los gatos por parte del propietario o de uno de los integrantes de la familia. El miedo a la toxoplasmosis es otra excusa muy habitual en casos de abandono.

Cuando le explicas al propietario que…

  1. Dando por cierto que el gato tuviera la enfermedad, solo la podría contagiar por las heces y durante las pocas semanas en las que el felino la padezca, una vez restablecido, ya no existe el riesgo de transmisión.
  2. Si el gato no está contagiado es imposible que la transmita al humano con el que convive.
  3. En caso de que tu gato viva en casa sin salir y sin la compañía de otro felino, no habrá podido ser contagiado.
  4. Aún teniéndola, es posible evitar el contagio utilizando guantes a la hora de cambiarle la arena y lavándote las manos después.
  5. Si estás embarazada y tienes miedo por el feto, si tu pareja cambia la arena del arenero en vez de hacerlo tú, tampoco podrá transmitirte la enfermedad, aunque tu gato la tuviera.
  6. Es más fácil contagiarte por comer embutidos mal curados y carne cruda o poco hecha. De hecho, esta es la causa de la mayoría de los casos de toxoplasmosis en humanos.

…, por regla general, la persona acaba diciéndote que, aun así, quiere desprenderse igualmente de su gato.

Otro de los pretextos más comunes a la hora de justificar el deshacerse del animal es el marcaje por micción en gatos no castrados. Como todos sabemos, se trata de una conducta que casi siempre desaparece cuando el animal es esterilizado. Por otro lado, la esterilización siempre es recomendable, ya que, de no realizarse, es muy frecuente que derive en problemas de próstata.

El primer celo de una gata es otra de las excusas por las cuales la gente abandona a su mascota. Si bien es cierto que la esterilización de una gata puede ser relativamente costosa, en determinados casos existe la posibilidad de ponerse en contacto con alguna protectora u organización para que la puedan realizar los veterinarios con los que tienen concierto, a un precio más reducido.

La castración de una hembra es algo que se debe hacer obligatoriamente por varias razones:

  1. La primera de ellas es que, si no se hace, nuestra compañera felina tendrá un 95% de posibilidades de desarrollar un cáncer de cuello de útero. Mediante la esterilización el problema, lógicamente, desaparece.
  2. La segunda razón es el peligro de que desarrolle un cáncer de mama. De hecho, en el caso de las gatas que han sido esterilizadas antes de los 6 primeros meses de edad existe un riesgo 7 veces menor de padecerlo. La esterilización a cualquier edad reduce el riesgo de tumores mamarios en un 40% al 60%.
  3. Y la tercera, evitar los problemas de maullido continuo a lo largo del día y la noche, y que se prolongarán durante todo el periodo de celo —entre cinco y diez días—.

Pero sin duda, la peor excusa que he tenido que escuchar en todos los años que llevo dedicándome a luchar por los animales fue la que me dio una mujer que un día apareció con un transportín con una gata en su interior.

—Vengo a dejaros a la gata —me dijo.
—¿Y eso…, por qué? —pregunté yo.
La buena mujer se puso muy seria y mirándome fijamente me respondió:
—Es que a mi gata le ha venido la regla y me está dejando el suelo perdido de sangre.
—Buen intento —le contesté. ¡Las gatas no tienen menstruación!

Puntúa este contenido

Puntuación: 4.9 / 5. Votos: 9

Fran J. Fradejas
Observador del comportamiento animal y la naturaleza. Especialista en pequeños y grandes felinos y fauna salvaje.

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

2 Comentarios

  1. Gravísimo problema ( entre otros ) el del abandono en España. Cuando no existen leyes y las que hay son insuficientes o no se aplican pues es difícil avanzar.Siempre queda la presión y el movimiento popular.Si vemos actuemos por favor.Basta de impunidad en todos los órdenes de la vida.

  2. pobres gatitos…son muchos los abandonados por las calles pero estan tan acostumbrados que nadie hace nada por ellos

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre