La televisión puede perjudicar el bienestar de los niños

La televisión tiene un enorme poder de influencia mediática ante el público. En este sentido, los niños son especialmente vulnerables ante los contenidos televisivos de tal forma que determinados programas potencian de forma positiva su crecimiento y su desarrollo intelectual. Por el contrario, otros perjudican su correcto desarrollo al transmitir valores inadecuados y poco educativos para los niños. Por ejemplo, cada tarde, Sálvame está cuatro horas en directo en horario infantil.

Las investigaciones realizadas en este ámbito muestran que aquellos niños que pasan mucho tiempo frente a la pequeña pantalla están expuestos a sufrir varios efectos físicos y psicológicos negativos: según los expertos, la televisión fomenta el sedentarismo físico, por tanto, produce tendencia a la obesidad (un grave problema de la sociedad actual). Además, limita la imaginación de la mente infantil dada a crear y a soñar con lo imposible.

Los niños deben cultivar su creatividad mediante los juegos con sus amigos que favorecen la diversión y la alegría de compartir con los demás. Lo más apropiado es que los niños puedan disfrutar de la programación infantil dentro de un margen de horario reducido que debe quedar especialmente adaptado durante el fin de semana o el viernes por la tarde.

Por el contario, los niños deben tener acceso a los libros para poder adquirir el hábito tan recomendable de la lectura y jugar al aire libre con otros niños. En la sociedad actual, la televisión tiene un poder omnipresente en muchas familias, sin embargo, es una pena que en muchas casas ya no se escuche el diálogo y en cambio, siempre esté como sonido de fondo el eco de algún programa.

5.2 Not Bad
Valoración de los usuarios:
5.2 ( 9 Votes )

Dejar un comentario