Actividad física: yoga para tu salud física y mental

0
(0)

La actividad física es una de las mejores maneras de mantenerse en forma, junto con el seguimiento de una dieta saludable y completa. En particular, un informe echo por Reebok muestra como Suiza se corona como la capital mundial del fitness, mientras España cuenta con los corredores de maratón más rápidos.

Hacer, al menos, media hora de actividad al día -incluso de forma no intensiva- ayuda a mejorar la presión del corazón, mantiene el colesterol y la diabetes bajo control y aleja el riesgo de enfermedades cardiovasculares. ¿Quieres saber más sobre cómo mejorar tu vida? Sigue leyendo, te daremos consejos prácticos que puedes adoptar en cualquier momento.

La actividad física, y no necesariamente deporte, es un excelente tónico del humor y también ayuda contra la depresión, el estrés y la ansiedad, porque funciona como una válvula de escape. De hecho, está científicamente probado que la actividad física mejora la condición del cuerpo. En particular:

  • Reduce, en general, el riesgo de muerte prematura…
  • Regulariza el azúcar en la sangre
  • Ayuda a reducir el colesterol LDL, el llamado colesterol malo, a favor del colesterol HDL
  • Reduce el riesgo de obesidad, tonifica el cuerpo, mejora la forma física…
  • Mejora el metabolismo
  • Ayuda contra la aparición de la osteoporosis
  • Reduce la hipertensión
  • Reduce el riesgo de enfermedades cardíacas y cardiovasculares
  • Fortalece el sistema musculo esquelético y el esqueleto
  • Previene la aparición del dolor de espalda.

Por lo tanto, es una cosa muy importante que muchas personas no tienen en cuenta. ¿Por qué?

¿Cómo empezar a hacer actividad física?

Mucha gente piensa que tiene tiempo para entrenar, pero en realidad para sentirse mejor bastaría con introducir un poco de actividad física, todos los días. Caminar al trabajo, subir las escaleras en lugar de tomar el ascensor, usar menos el coche, coger la bicicleta para moverse por la ciudad: pueden parecer pequeños pasos, pero en realidad ayudan a hacer ejercicio y a sentirse mejor, sin ocupar demasiado tiempo en el día.

Si, por otro lado, quieres elegir labrarte un espacio para ti mismo con el fin de sentirte bien física y mentalmente, la disciplina del yoga es para ti. Pero, ¿cómo empezar? ¿Qué reglas hay que seguir?

Crear una rutina

Así como siempre encontramos el tiempo para cepillarnos los dientes o preparar la comida, deberíamos hacer lo mismo con el yoga. Por eso es mejor que al principio este momento sea corto, 10-15 minutos como máximo: con el tiempo, si acaso, podemos aumentarlo, pero mientras tanto no nos frustraremos por no encontrar una hora de tiempo para la práctica personal.

Escucha tu cuerpo

Tenemos que elegir las secuencias que se adaptan a nuestro organismo, ya sea hombre o mujer, la hora del día, la estación, el estado de ánimo del momento.

También en este caso es mejor empezar con pocas expectativas y sin exagerar.

Sería bueno que este momento se repitiera todos los días, siempre a la misma hora, en el mismo lugar, con el mismo tipo de ropa, para crear un hábito querido. Tengamos en cuenta que cada uno de nosotros es diferente y como tenemos el privilegio de crear una lección sólo para nosotros, ¡utilicémosla! Si encontramos una posición difícil, elijamos otra por el momento: podemos volver a esa después de unos días de práctica.

Tienes que darle tiempo a tu cuerpo para que reaccione de la manera correcta y eso lleva mucho tiempo.

Esta actitud también debe ponerse en práctica durante cada posición. Ser paciente y no tener prisa al realizar una posición es realmente fundamental.

¿Ya sabes cómo vestirte?

El uso de ropa adecuada al tipo de práctica es esencial para su bienestar y equilibrio a todos los niveles. ¿Cómo?

Si quieres cuidar el cuerpo, la mente y el alma, es esencial que la ropa que elijas para la práctica sea cómoda y de calidad. La ropa no debe estorbar, pero debe facilitar sus movimientos. Así como el yoga tiene la gran cualidad de adaptarse a sus necesidades y no al revés, la ropa de yoga debe adaptarse perfectamente al tipo de ejercicio que va a hacer y esto también se aplica a la ropa de Pilates.

Tanto si elige un estilo más dinámico como si prefiere la meditación, la ropa que lleve debe ser tan agradable y cómoda como una segunda piel para poder disfrutar plenamente de la práctica, sin distracciones. Puedes encontrar muchas ropas con estilos diferentes en la tienda online de Reebok, que ha creado una sección yoga solo para ti. Además, Reebok es Evita la ropa que sea demasiado abundante y que no facilite el movimiento y oculte demasiado las líneas del cuerpo. Tu profesor/a debe ser capaz de comprobar que estás haciendo los ejercicios correctamente y corregirte para ayudarte a encontrar la alineación correcta para tu salud y seguridad.

En conclusión, puedes confiar en los buenos libros, los buenos manuales y las secuencias que te parezcan adecuadas: te serán muy útiles.

Sin embargo, la práctica te dirá más sobre ti mismo que mil cursos y mil libros. Quédense con vosotros, practicad, escuchad, observad, recordad, practicad, practicad, practicad, practicad, ¡y veréis!

Si usas un libro, no olvides leer las advertencias generales antes de aventurarte con posiciones que te han atraído visualmente.

Puntúa este contenido

Puntuación: 0 / 5. Votos: 0

Julia Cotino
Diplomada en Literatura Hispánica y Máster en Literatura Creativa por la Universidad Autónoma de Barcelona. Apasionada de los libros en papel y del color rosa. Escribo para diversos medios online y blogs especializados.

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…