La versión moderna del Arca de Noé busca casa en Israel

4.3
(4)

La réplica del Arca de Noé construida en Holanda, con 130 metros de eslora y capacidad para 5.000 personas, costó 1,6 millones de dólares. Ahora, su constructor, Johan Huibers, quiere llevar a este gigante de madera a Tierra Santa…

¿Locura o revelación bíblica? Las razones que llevaron a Johan Huibers a construir una réplica del Arca de Noé pueden ser discutidas, pero el resultado ha asombrado a muchos.

Se trata de una embarcación de dimensiones similares a las del relato bíblico, que está anclada en el puerto de Dordrecht, Países Bajos, y es toda una atracción turística en la localidad.

Una idea millonaria

La loca idea de Huibers surgió en 1993, cuando leía a sus hijos el extracto del Génesis de La Biblia, momento en el que comenzó su investigación sobre aquel mandato de Dios a Noé.

Consultó documentaciones y libros para replicar la historia bíblica. En 2006 terminó de construir un barco de 70 metros, que apenas superaba la mitad de la envergadura del descrito en los relatos religiosos.

Interior de la réplica del arca de Noé.
Interior de la réplica del arca de Noé. Fotografía de Juan Ponce

Huibers decidió seguir adelante y en 2008 reunió un grupo de carpinteros aficionados para que le ayudaran en la aventura que costó 1,6 millones de dólares.

“Muchas cosas están un poco torcidas”, dijo el visionario al destacar que no eran expertos fabricantes de barcos.

Réplica bíblica

La embarcación tiene una altura de 25 metros, dispuestos en siete niveles, incluidas cinco cubiertas y compartimientos para los animales.

La réplica del arca de Noé vista desde fuera.
La réplica del arca de Noé vista desde fuera. Fotografía de Juan Ponce

Con un ancho de 30 metros y 130 de proa a popa, se necesitaron alrededor de 2.500 toneladas de madera de pino y cedro americano para construir el barco con capacidad para 5.000 personas.

La colosal construcción se ha convertido en un atractivo turístico y en 2012 se abrió al público.

En el recorrido se pueden ver esculturas en madera de tamaño real de animales como jirafas, elefantes, rinocerontes y gorilas.

Escultura de elefante en el interior de la réplica del arca de Noé.
Escultura de elefante en el interior de la réplica del arca de Noé. Fotografía de Juan Ponce

Es una pena que la cuestionable visión del entretenimiento de su creador le llevara a convertir una construcción tan impresionante y con tanto interés cultural en un cruel zoológico, recluyendo especies vivas de pavos reales, loros y conejos.

Con la intención de convertirse en un parque temático flotante, se adecuó un restaurante, dos salas de cine y una de eventos. Sin embargo, tras una disputa con las autoridades locales, el lugar fue clausurado a los visitantes.

Un viaje espiritual

En procura de llevar un mensaje de fe por el mundo, Huibers y la Fundación Arca de Noé pretenden trasladar la gigantesca obra a Israel.

“Es una copia del barco de Dios, solo tiene sentido llevarlo a la tierra de Dios”, dijo.

Desprovisto de motor y sin capacidad para navegar de manera autónoma, esta moderna arca solo puede ser impulsada con barcos remolcadores. Para cumplir con ese objetivo necesitan recaudar cerca de 1,3 millones de dólares que cubran los gastos de la misión hacia Tierra Santa.

Referencias:

Puntúa este contenido

Puntuación: 4.3 / 5. Votos: 4

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre