La animación 3D conquista nuevos espacios de la mano de la fotografía y el cine

4.7
(3)

La combinación de técnicas fotográficas y efectos cinematográficos llevan la animación en 2D y 3D para películas, juegos de vídeo y dispositivos móviles a un terreno que no deja de sorprender.

Desde los años 90, cuando se popularizaron los videojuegos de carreras en los salones recreativos, mucha agua ha corrido. Hoy es posible disfrutar con producciones en 3D que literalmente pueden engañar a los ojos, sembrando la duda de si son imágenes reales, grabadas con cámaras de verdad, o planos obtenidos 100% con animación digital.

Los expertos y críticos de la tecnología auguran una presencia cada vez más exponencial de las especializaciones en el campo de la animación en 2D y 3D, siendo el sector del entretenimiento el que más se seguirá beneficiando. Esto es posible gracias a los avances informáticos, las técnicas más sofisticadas y a la posibilidad de estudiar la carrera de animación, sin muchas complicaciones, en academias y universidades acreditadas y disponibles en casi cualquier parte del mundo.

Un lenguaje tecnológico muy animado

Estudiar animación 3D es el sueño de muchos jóvenes y adultos de todas las edades, que ven en esta carrera tecnológica y con gran demanda una oportunidad para insertarse rápidamente en el mercado de trabajo. En España, opciones como la Escuela Universitaria de Diseño, Innovación y Tecnología (ESNE), por ejemplo, permiten obtener un ciclo formativo de grado superior en animación 3d juegos y entornos interactivos.

Capacitarse en animación 3D no solo permite abrirse campo en el mundo del cine, en la creación de videojuegos o en el diseño de aplicaciones para dispositivos móviles. La publicidad, las productoras de televisión, los medios gráficos y el sector educativo también requieren contenidos multimedia y multiplataformas usando las técnicas de animación.

La representación tridimensional en los videojuegos, que lleva a una inmersión cada vez más real del espectador o jugador, salta sin complejos hacia otras áreas que hasta hace poco eran impensables. Esto es lo que ha ocurrido con la incorporación de la animación al cine documental, lo que ha supuesto un nuevo lenguaje artístico que capta más público.

Como comentan en la web de ESNE, los fundamentos de la fotografía y la cinematografía han convertido a la animación 3d juegos y entornos interactivos en un lenguaje expresivo que cada día se perfecciona.

El poder visual del animadoc

El Observatorio Audiovisual Europeo realizó un estudio en 2014 en el que advertía que solo un 14,7% del público de Europa veía filmes de animación hechos en este continente, aunque eran más receptivos con las producciones de Estados Unidos. Sin embargo, esas cifras han variado, y mucho.

La animación ha dejado de ser exclusiva para el público infantil. Ha ido adentrándose en temas más serios, abordando situaciones reales y conflictos sociales, pero que contados con el lenguajes de la animación en 2D y 3D generan sensibilización y reflexión. Es lo que ha sucedido con la animación para documentales. Este cruce se denomina animadoc y ha permitido dar una nueva mirada al cine documental.

En la 12ª edición del Festival Internacional de Cine Documental MiradasDoc, celebrado a principios de 2018 en Tenerife, los documentales animados representaron el 10% de las 600 producciones presentadas en la cita. En ediciones anteriores casi no figuraron estas propuestas. Todo apunta a que esta tendencia seguirá incrementándose para contar historias muy crudas, pero matizadas por las animaciones.

Puntúa este contenido

Puntuación: 4.7 / 5. Votos: 3

Julia Cotino

Diplomada en Literatura Hispánica y Máster en Literatura Creativa por la Universidad Autónoma de Barcelona. Apasionada de los libros en papel y del color rosa. Escribo para diversos medios online y blogs especializados.

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre